Pasar al contenido principal

Así se utiliza el sistema Launch Control de un BMW M4

Cuatro pequeños pasas para terminar con un esguince cervical…maravilloso!

Launch Control BMW M4 aceleración drag pasos

¿Te acabas de comprar un BMW M4 y no sabes cómo activar el Launch Control? Tranquilo, te aseguro que yo también he estado en una posición así, aunque sin comprarlo. Es normal, sin duda se trata de un elemento muy interesante en un deportivo moderno, ya que gestiona todo el potencial del motor y tracción para conseguir la arrancada más eficaz, consiguiendo la aceleración más rápida posible. Pera conseguirlo, deberás seguir estos pasos.

 

 

El primer paso que debes hacer es calentar la mecánica hasta que consiga la temperatura óptima. Este paso es fundamental si no quieres mandar el motor al desguace a la primera de cambio: ¿has visto cómo explota el motor de un dragster?. Una vez que tienes esto listo, lo que debes hacer es buscar una recta lo suficientemente larga para poder alcanzar altas velocidades sin poner a nadie en peligro. Tampoco a ti. Una vez que tengas el motor a su temperatura y estés al comienzo de la recta, empieza el proceso.

Prueba: BMW M4 M Competition

Lo primero que debes hacer es colocar el control de estabilidad DSC en off, el modo de conducción en sport, el cambio en modo manual (o deportivo) y colocar el Drive Logic en su posición 3. Una vez hecho todo esto, solamente debes pisar a fondo el pedal del freno con el pie izquierdo y pisar a fondo el acelerador con el pedal derecho, hasta hacer el ‘kick down’. Una de las particularidades del sistema launch control del BMW M4 es que puedes seleccionar las revoluciones a las que se regula el sistema: por defecto se colocará a las 3.000 vueltas, buscando optimizar la tracción, aunque puedes subirlo hasta las 3.500 vueltas para conseguir más brutalidad pero a riesgo de perder algo de tracción. Más allá de las 3.500 vueltas no es recomendable. Siempre que busques efectividad, claro está.

 

 

En ese momento, cuando el cuentavueltas está fijo entre las 3.000 y 3.500 vueltas, verás que aparece una banderita a cuadros en el ordenador de a bordo del cuadro de instrumentos, es el momento de agarrar fuerte el volante, colocar la cabeza junto al asiento y soltar el freno. Lo demás, ¡ya sabes de sobre qué es lo que ocurrirá! ¡Disfruta!

Lecturas recomendadas