Pasar al contenido principal

Necesitas un artefacto como el Nissan GT-R de Liberty Walk. Y lo sabes

Es ostentoso, salvaje y totalmente innecesario. Y por eso ahora mismo tienes el pulso acelerado.

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Así es el Nissan GT-R de Liberty Walk

Si te flipan los coches japoneses pero nunca has podido encontrar el más adecuado para satisfacer tus necesidades petrolhead más oscuras, tengo justo lo que necesitas: se trata del Nissan GT-R de Liberty Walk, resulta absolutamente inconfundible... y sabes que te molaría tener algo así en tu garaje. Aunque ni siquiera pudieras sacarlo de él sin reventar media carrocería al pasar por la rampa de acceso a la calle. 

Honda NSX de Liberty Walk: escandaloso y brutal

¿Te suena de algo es espectacular preparador nipón que, aparte del Nissan GT-R ha perpetrado la obra que ves en la galería que sigue a estas líneas, ¿verdad? Sí, se trata del mismo que hace algún tiempo se atrevió a hacer aún más bestia a la propuesta coupé de los muniqueses con el BMW M4 de Liberty Walk... y que incluso ha querido lanzarse con alguna que otra pieza que haría revolverse dentro de su tumba al mismísimo Enzo Ferrari. Te estoy hablando del F430 que tunearon hace poco, por si te lo perdiste. 

 

 

En esta ocasión el equipo de enfermos apasionados de la modificación de los deportivos más espectaculares del mundo se ha puesto manos a la obra para mejorar el ya de por sí brutal Nissan GT-R 2017 -prueba- añadiéndole algunas golosinas pensadas para convertirlo en una pieza todavía más acongojante. El paquetito de la felicidad -ríete tú de Amazon y sus entregas del Grandland X- está compuesto por elementos tan interesantes como unos nuevos paragolpes delantero y trasero con difusores integrados, una parrilla frontal terminada en negro, un monstruoso alerón y un equipo de suspensión neumática.

¿Quieres saber su precio? La preparación de este Nissan te costará 20.690 dólares si sabes conformarte con las piezas construidas a base de fibra... y 24.200 si prefieres que estén formadas por CFRP. Eso son poco más de 17.000 y 20.000 euros, respectivamente, a los que tendrás que añadir algo más si también necesitas la enorme entrada de aire situada sobre el capó o una buena carta de homologación para pasar la ITV. Y sabes que las necesitas. A ambas.

No voy a preguntarte si te gusta el Nissan GT-R de Liberty Walk porque me parece una pérdida de tiempo: sé que te encanta. ¿Te gustaría dejar el tuyo igual? Sólo tienes que hacer un par de llamadas... y hacerte con uno de los deportivos más efectivos jamás creados por el hombre. Después del Porsche 924 que tengo yo, claro. ¿A qué viene esa cara? ¿Por qué te ríes? 

 

VÍDEO: ¡un dron contra un Nissan GT-R! ¿Alguna apuesta?

Lecturas recomendadas