Nissan GT-R 2017: aparece en las pesadillas del 911 Turbo. Lo probamos

Más potente: llega a 570 CV

El nuevo Nissan GT-R 2017, ¿es un coche completamente nuevo?

¡No! El GT-R 2017 está basado en el modelo que se presentó en 2007 y se lanzó en España en 2009. Casi diez años después, los ingenieros de Nissan no se lo han pensado dos veces y lo han actualizado a fondo. ‘Godzila’ utiliza el mismo chasis y mecánica pero se ha evolucionado para que sea más eficaz en al límite. También se han empeñado en hacerlo más cómodo. ¿Están locos? Según ellos ha sido por peticiones expresas de los clientes GT-R. El caso es que nosotros ya buscamos las 10 cosas que deberías saber del nuevo Nissan GT-R.

No deberías pasar por alto esto: La historia de Nismo; desde un sedán al GT-R

¿En qué aspectos ha mejorado para ser más cómodo el GT-R?

Han trabajado muy duro en la rumorosidad interior. Los conductores de los primeros GT-R se quejaban de que era muy ruidoso. Por eso, ahora tiene un nuevo parabrisas que hace menos ruido a partir de 200 km/h y se ha añadido más material acústico para aislarlo más del exterior. También han cambiado la consola central y, aunque ha perdido esencia ‘japo’, el navegador es más amplio y todo es más lógico de utilizar.

¿Y cómo han incrementado la potencia hasta 570 CV?

La respuesta sencilla es: “incrementando la presión de los turbos” pero hasta llegar aquí, los cerebros japoneses han mejorado la ventilación del motor con un nuevo paragolpes con unas entradas de aire mejor canalizadas pero, también han modificado la gestión del motor.

La antigua centralita manejaba los seis cilindros al mismo tiempo, es decir, daba las mismas órdenes para todos. La nueva programación permite que esta gestión de haga de forma individual así que se obtienen una mezcla más precisa y los gases de la combustión salen a menos temperatura.

Fórmula final, gases más fríos y motor mejor refrigerado = podemos darle más presión a los turbos y pasamos de los 550 a los 570 CV del nuevo GT-R.

Nissan GT-R 2017

Y, ¿ya no han hecho nada más?

¡Un ingeniero japonés siempre está dándole al ‘coco’! Y ya que tenían todo un amasijo de cables, aprovecharon para actualizar el software de la caja de cambios automática de doble embrague. Muchos se quejaban de que era algo brusca a bajas velocidad y, sobre todo en el paso de primera a segunda.

La solución a este problema ha sido mucho más sencilla de lo que parece. Le han ordenado a la centralita que pase de 1ª a 2ª a 10 km/h, en vez de los 16 en los que lo hacía antes. También han cambiado una pieza que une la caja de cambios con la transmisión pero los ingenieros no han dicho ni pío sobre el elemento en cuestión. Mierda.

¿Tanto corre el Nissan GT-R 2017?

Corre muchísimo, tanto que solo tiene sentido en las autopistas alemanas sin límite de velocidad donde lo he probado. Su ritmo normal es de 200 km/h y cuando circulas a 130 km/h parece que vas parado. Me he quedado helado cuando he pisado a fondo el pedal del acelerador a 210 km/h y cómo todavía tenía tanto empuje como para aplastarme la espalda contra el asiento. Sí, igual que hace tu Seat Ibiza TDI cuando pisas a fondo de 2ª a 3ª. Claro, luego coges el Nissan Navara ese que hicieron con el motor del GT-R y subes al Kilimanjaro si hace falta...

Y en circuito, ¿da la talla?

Da la talla y de forma sobresaliente. Efectivamente, pesa casi 1.800 kilos y es un coche de 4,7 metros de longitud pero se conduce como si fuera un Volkswagen Golf GTI. Solo tienes que apuntar hacia donde quieres ir y apretar a fondo el acelerador. El Nissan GT-R te convierte en un piloto experto aunque tengas la técnica de un simple “sujeta volantes”.

Lo he probado en un circuito tan técnico como Spa Francorchamps donde hasta el mejor deportivo de calle sufre como el Coyote detrás de Correcaminos. No ha mostrado ningún signo de subviraje ni en las curvas lentas, su paso por curva hacía que el cuerpo se te cargara de fuerza G lateral y la salida de las curvas las hacía con una motricidad increíble. ¡No hay ningún tan eficaz con cuatro ruedas¡

Pero, ¿es más rápido que un Porsche 911 Turbo?

Es posible que un Porsche 911 Turbo S con 580 CV sea más rápido que el Nissan GT-R pero, lo que tengo claro, es que el japonés es más fácil de conducir en cualquier circuito. El Porsche es un coche más exigente, que requiere un conductor más técnico mientras que el GT-R es como llevar un cohete controlado por un volante y dos pedales: uno para acelerar muy rápido y otro para parar.

¿Cuánto cuesta el nuevo GT-R?

Pues si para llevarte un Porsche 911 Turbo a casa tienes que pagar 200.822 euros, para comprarte un Nissan GT-R 2017 “solo” tendrás que reunir 108.050 euros. ¡Casi el doble! De acuerdo, el Porsche tiene una imagen más elegante, es un coche legendario y ligarás más pero… ¿No querías pasártelo bien conduciendo?

Lecturas recomendadas