Pasar al contenido principal

El Toyota-Shelby 2000 GT se convierte en el coche japonés más caro de la historia

Alguien que se ha dado un capricho...

Efectivamente, has leído bien. El primer Toyota-Shelby 2000 GT de la historia salió a subasta a principios de marzo en el gran evento de automoción de Amelia Island, en EE. UU, gracias a Gooding & Co. En sí, este bólido de Toyota es una pieza de colección muy cotizada, pero si a eso se le añade la preparación de Shelby American, se convierte en una joya única.

¿Por qué es tan popular el Toyota AE86 Hachiroku?

El Toyota 2000 GT se fabricó entre 1967 y 1970, con un total de 351 unidades en todo el mundo. Es considerado el primer superdeportivo japonés, y en su momento llegó a medirse con el mismísimo Porsche 911.

Una preparación única ideada por Carroll Shelby

De las 351 unidades del Toyota 2000 GT, solo 60 coches fueron enviados a EE. UU; y únicamente tres fueron las preparadas para competir por Shelby American. La unidad subastada por Gooding & Co en Amelia Island, con el número de chasis MF10-10001, es la primera de ellas.

Tras la promoción del bólido en EE. UU, Carroll Shelby convenció a Toyota para trabajar juntos en la preparación de los ejemplares con el objetivo de competir en las carreras del SCCA (Campeonato nacional de coches deportivos), que como curiosidad, fue el primer campeonato de automoción organizado en el país americano tras la Segunda Guerra Mundial.

Después de una corta carrera en el mundo del motorsport, Toyota abandonó al equipo Shelby pese a sus buenos resultados, y el coche pasó de colección en colección (y una exhaustiva restauración), apareciendo en grandes eventos como el Goodwood Festival of Speed

Sin duda, este Toyota-Shelby 2000 GT de 1967 es un ejemplar único, y un pedazo de la historia de los coches japoneses y el automovilismo estadounidense.

Originalmente, el Toyota 2000 GT fue impulsado por un motor atmosférico de 2,0 litros, 6 cilindros en línea DOHC (con doble árbol de levas en la cabeza de los cilindros) y dos válvulas por cilindro, para sumar un total de 12. El bloque se construyó en colaboración con Yamaha, que construyó la culata en aluminio e implementó un sistema de tres carburadores Mikuni-Solex 40 PHH.

El motor 3M, que así se llamó, desarrollaba 150 CV y 175 Nm de par máximo en un coche que pesaba 1.120 kg. En definitiva, su 0 a 100 km/h se alcanzó en 8,6 segundos y la velocidad máxima fue de 217 km/h. Cifras nada desdeñables para la época. Si bien, nueve modelos adicionales se construyeron con la modificación del motor 2M-B SOHC de 2,3 litros, que rindió a 140 CV pero con 201 Nm de par.

El japonés más caro de la historia

La subasta tuvo lugar los días 3 y 4 de marzo de este año, y aunque no se llegó al valor estimado para este Toyota-Shelby 2000 GT, entre 2,5 y 3 millones de euros, sí que llegó a una cifra absolutamente demencial: alguien pagó por él 2.535.000 dólares, que equivalen a 2,3 millones de euros.

Con este precio, el Toyota-Shelby 2000 GT no solo se convirtió en el coche japonés más caro de la historia, sino que además se puso en cuarto lugar en la subasta por detrás de un Talbot-Lago T150 Teardrop de 1939 (13,4 millones), Porsche 718 RSK de 1959 (2,9 millones) y un Bentley R-Type Continental de 1954 que alcanzó 2,9 millones.

Y además

Buscador de coches