Pasar al contenido principal

A prueba el Hyundai i20N

prueba hyundai i20n
Nuevo integrante de la familia N.

Hyundai refuerza presencia en el segmento de los compactos deportivos. Primero, a fines de 2017, teníamos el i30N; ahora tenemos el i20N. Pronto habrá un Kona N que llegará en 2021, porque los "crossover deportivos" son muy populares en estos días.

Pero el Hyundai i20N es interesante, porque Hyundai se dirige a un sector que la mayoría de las marcas han abandonado. Renault ya no tiene un Clio deportivo, Mini ya no se preocupa genuinamente por el compromiso del conductor y todo lo que tenemos son esfuerzos tibios como el VW Polo GTI.

Comenzamos la prueba del Hyundai i20N

Estos son los 5 peores rivales del Hyundai i20 N

Y también está el Ford Fiesta ST. Esta podría ser la razón por la que nadie más se molesta. La misma razón por la que nadie construye un rival para el Porsche 911. El Fiesta más deportivo se adapta tan bien a lo que hace que lo es todo para todos. Pero aquí está Hyundai enfrentándolo de frente. Cuatro cilindros en lugar de tres para el motor turboalimentado, pero cifras de potencia y par casi idénticas: 204 CV y 275 Nm. Todo enviado a las ruedas delanteras a través de una caja de cambios manual de seis velocidades y un diferencial de deslizamiento limitado estándar (en algunos mercados, este último será opcional)

Hyundai afirma que el i20N está inspirado en el coche de rally i20 WRC. Esta más de 70 kg por debajo del Fiesta, a pesar de que tiene cinco puertas. No hay una versión de tres disponible, lo que probablemente desanime a aquellos que no quieren que la gente piense que han comprado un utilitario normal.

Al menos puedes especificarlo en pintura Performance Blue, y todos vienen con detalles en rojo. También líneas nítidas, aunque quizás demasiadas alrededor del área de los tres cuartos traseros. En comparación con un i20 estándar, también hay faros LED, una caída de suspensión de 10 mm, un alerón de techo "inspirado en el WRC", ruedas de 18 pulgadas, frenos mejorados y, como el i30N, una amplia gama de modos de conducción configurables en el interior.

La mecánica es bastante sofisticada y los cambios con respecto al i20 estándar, de largo alcance. El motor cuenta con inyección de combustible a 350 bar, la caja de cambios se ha reforzado, el chasis se ha endurecido un 12 por ciento, hay una nueva barra estabilizadora, resortes y amortiguadores, torretas de suspensión reforzadas y autoblocante para darle a la parte delantera algo de mordida y actitud bajo potencia.

Las cifras hablan de un 0 a 100 km/h en 6,7 segundos, aunque es posible que estés más interesado en el consumo y CO2 aún no confirmadas.

En el interior hay una gran cantidad de detalles N interesantes para mantenerte ocupado, incluidos los temporizadores de vuelta y aceleración, aunque apostamos a que la pantalla táctil central de 10,25 pulgadas se va a utilizar más a menudo para manejar Apple CarPlay o Android Auto. Hay asientos bien reforzados y freno de mano manual.

Podrías pensar que esto invitará a hacer travesuras al estilo de Toyota GR Yaris. Si es así, te estás engañando a sí mismo. Esto está inspirado en los rallyes solo por razones de marketing. La experiencia de conducción, como la del i30N anterior, está más inspirada en la pista. No olvides que la N en su nombre significa Nürburgring.

En conducción

¿Qué sabemos sobre el hermano mayor de este coche, el i30N? Que tiene un chasis y un motor perfectamente bueno, pero bastante inolvidable. Hyundai cree claramente que para establecer correctamente la marca N, el i20N debe imitar esa plantilla.

Así que primero saquemos las cosas malas. El motor hace su trabajo, incluso hay un escape configurable que emite un poco de ruido y petardea siempre que vayas lo suficientemente lento como para escucharlo, porque todo se ahoga a medida que aumenta la velocidad, aunque como también se transmite a través de los altavoces, tal vez los ingenieros simplemente lo apaguen.

No hay nada de malo en la entrega de par; el 1.6 litros entrega su par en una línea plana de 1.750 a 4.500 rpm. Es lo suficientemente saludable a partir de 2.000 rpm, pero siempre mejor entre 3.500 y 5.500 rpm. Después de eso, comienza a quedarse sin aire.

Pero no es tan enérgico. Se puede echar la culpa al pesado volante de inercia: las revoluciones aumentan lentamente y tardan años en desaparecer. Hecho para las normas de emisiones, sin duda.

No parece demasiado entusiasta, como si estuviera remolcando bastante peso. Pero sabes que no es porque a) Hyundai te diga que pesa solo 1.190 kg y que en las curvas se siente bien, y b) te estás moviendo más rápido de lo que pensabas.

Más rápido de lo que normalmente se siente un 0-100 en 6,7 segundos. Si el Fiesta ST no tuviera un motor tan ávido, no estaríamos hablando de esto, pero evita que el i20N se sienta tan sensible en su transmisión como lo hace en su chasis. Sin embargo, tanto su satisfactorio cambio manual de seis velocidades como los frenos son muy impresionantes: se mantienen firmes bajo los pies y detienen el coche muy bien. Se vuelve un poco liviano en la parte trasera si el camino es accidentado.

Como ocurre con el Fiesta, es la forma en que se comporta en las curvas lo que es tan agradable. Balancea algo, pero se siente ligero, ágil y juguetón. Pero el i20N es serio.

Suspensión más rígida, control de la carrocería más contundente, sensación más tensa a través de sus controles. Muy i30N. Pero posiblemente incluso mejor que eso es que se siente como si estuviera destinado a ser un compacto deportivo desde el principio de su desarrollo, no modificado una vez que se hubo lanzado el modelo.

Es muy coherente en todo lo que hace. Vira plano, se agarra con fuerza... pero levantará una rueda trasera interior si realmente vas con ganas. En una carretera secundaria de Gales llena de baches, es divertidísimo en curvas. No hay mucha sensación de dirección, pero sí un peso decente, y la comunicación se obtiene a través del chasis y la suspensión.

prueba hyundai i20n

Es saliendo de los virajes donde el i20N es más notable. Ese diferencial es agresivo y la tracción que ofrece, impresionante. Sin embargo, la dirección se retuerce en tus manos cuando el diferencial se pone a trabajar con intensidad. Si la superficie es rugosa, tendrás que luchar un poco con ella. Es divertido, pero no estoy seguro de que el i20N lo necesite. En el Fiesta tiene sentido porque hay más balanceo, lo que reduce el peso del neumático interior y hace que sea más probable que gire, por lo que el diferencial lo mantiene bajo control.

Pero es grosero quejarse. Incluso si no funciona a la perfección, el diferencial agrega algo de participación al conductor, una sensación de que tiene un buen coche en sus manos que quiere mostrarle de lo que es capaz. Al igual que el GR Yaris de Toyota, recupera la compostura rápidamente. La amortiguación es impresionante cuando conduces con fuerza.

El resto del tiempo es un coche pequeño que se mueve bien, incluso más que el Fiesta. Por ciudad es rígido y los pasajeros lo notarán. Los amortiguadores no son ajustables, por lo que no importa en qué modo pongas los otros sistemas: la calidad de conducción no cambia.

Pero al menos tienes cosas con las que jugar: un par de botones N configurables en el volante, ajuste del motor, control de estabilidad, dirección, escape y ajuste de revoluciones, cada uno a través de cuatro niveles diferentes (Eco, Normal, Sport y Sport +). 

No es tan dinámicamente talentoso como el Yaris y su tracción integral o tan juguetón y extravagante como el Fiesta ST, pero este es un hot hatch que se lo toma en serio y hace un trabajo más que convincente al avanzar en carretera.

Interior

El i20 N es un coche muy bien rematado. Exteriormente pequeño, con poco más de cuatro metros de largo y 1,75 de ancho, pero capaz de acomodar a cuatro adultos sin apretar demasiado. La capacidad del maletero (352 litros) está bien, además los asientos se pliegan y hay espacio de almacenamiento debajo del suelo si necesitas más hueco.

Y luego están los botones N y el botón que ayuda con el punta-tacón en un volante con un aro grueso. 

prueba hyundai i20n

Hay pantallas y modos en abundancia, gráficos de fuerza G y par, launch control, un sistema de datos de conducción de rendimiento y más. No falta nada y, aunque algunos de los plásticos, especialmente la franja en el tablero, están rematado con plástico brillante, no hay impresión de que la calidad no esté a la altura. 

Veredicto de la prueba del i20 N

No nos sorprende que Hyundai haya clavado el i20N. La compañía ha copiado muy directamente el manejo directo y conducción firme del i30N. En todo caso, esta vez es aún mejor, el coche se siente muy completo de una manera que no estamos seguros de que ni siquiera el Fiesta ST pueda igualar.

Aunque es cierto que no es tan divertido de conducir como el Fiesta, que con su motor chillón y su chasis adictivo, sigue siendo el más divertido de su clase.

El i20N es más serio, un pequeño deportivo que piensa y actúa en grande. El motor, que necesita ser más dinámico, lo frena un poco, pero por lo demás, hay mucho que decir sobre el i20N.

Por ejemplo, que Hyundai se ha tomado la molestia de desarrollar y crear un compacto deportivo convincente en una clase que otros han abandonado recientemente, y presumiblemente contra una corriente interna que se inclina fuertemente a favor de los híbridos y eléctricos...

compacto deportivo lujo altas prestaciones radical

Compactos deportivos

Los coches compactos deportivos son especiales por muchas razones. Probablemente tengan el tamaño ideal, no necesitan motores estratosféricos para ofrecer diversión y están al alcance de (casi) todos. Puede que aquí no esté toda la información que existe, ¡pero sí toda la que te gusta leer!

Y además

Buscador de coches