Prueba en Miami: Lamborghini Huracán Spyder

Un 'playboy' en la meca del postureo

¿Qué tenemos sobre la mesa?

Se trata del nuevo Lamborghini Huracan Spyder. Durante esta primera prueba, una cosa me ha quedado clara: probablemente, si tuvieses que elegir un último sonido para escuchar en tu vida, elegirías el de este V10 atmosférico. Con 610 CV y un diseño arrebatador, tiene todo para convertirse en un objeto de deseo desde el primer minuto. Pero es normal, los Lamborghini descapotables siempre han tenido un no sé qué. 

¿Es entonces el sonido lo mejor del nuevo Huracan descapotable?

En una palabra: . No será lo único bueno que tiene esta bestia, pero si hay un deportivo que te invita a pisar el pedal derecho a fondo, poniendo en riesgo tu carné por puntos, para poder escuchar la maravillosa melodía que produce uno de los últimos grandes motores atmosféricos del mundo de los superdeportivos, este es el Huracán Spyder.

Igual te sabe a poco y te sobre la pasta: prueba con el Lamborghini Centenario

Háblame más del sonido

Bueno, ¿qué más hace falta decir combinando en una misma frase V10 y atmosférico? Su sonido es adictivo, desde el ronroneo gutural del motor en bajas vueltas, que parece que te pide a gritos: "¡písame, písame!" hasta el brutal alarido que es capaz de emitir a más de 8.000 vueltas, pasando por el sonido vibrante del motor a medias carga, que parece transportarte a cualquier ‘pit stop’ de un gran premio de Fórmula 1. Sin duda, la ausencia del turbo hace que no necesites llegar a la línea roja para sentirte alguien muy afortunado.

No necesitas pisar a fondo, pero y si lo haces, ¿qué pasa?

En tal caso, irás rápido, muy rápido, rapidísimo. Sobre el papel, los 120 kg extra de peso del Huracan Spyder comparado con la versión cerrada pueden parecer muchos, pero te aseguro que sus prestaciones son más que adecuadas (por no decir exageradas) para cualquier sistema de transporte terrestre.

Hablemos de números

Gracias al archiconocido sistema ‘launch control’, el Lamborghini Huracán Spyder arranca el asfalto cuando hundes el pie sobre el acelerador y sueltas el freno: es capaz de alcanzar los 100 km/h desde parado en 3,4 segundos, dos décimas más lento que el coupé. Para los 200 se queda a las puertas de entrar en el club de los diez segundos, con una marca de 10,2. Eso sí, en velocidad máxima entra en la liga de los superdeportivos, con una punta de 323 km/h.

El exceso de peso parece importante. ¿De dónde sale? ¿Se nota demasiado?

Básicamente, sale del "no-techo". Los ingenieros de Lamborghini (aunque probablemente más su departamento de diseño y de estilo) han decidido mantener la capota de lona, al estilo de su antecesor, el Gallardo Spyder. Afirman que de esta manera se puede identificar mejor como un descapotable, incluso cuando está colocada. Una estrategia diferente respecto a sus rivales de McLaren y Ferrari, que han apostado firmemente por el techo duro. En materia estética, es cuestión de gustos, lo que te puedo decir es que de los 120 kg, 105 llegan del mecanismo de apertura, así como los refuerzos en caso de vuelco.

Al menos, la rigidez mejora, ¿verdad?

¡Y tanto! Según la marca, el nuevo Lamborghini Huracán Spyder es un 40% más rígido que el Gallardo Spyder. Se supone que en curvas no debería sufrir en exceso respecto a la versión cerrada. Ah, y cuando pasas por un bache pronunciado, tanto el parabrisas como los espejos retrovisores se mantienen unidos y apenas tiemblan.

Y en cuanto a comportamiento, ¿cómo se comporta el Huracán Spyder?

Bueno, para ser honesto contigo, no he podido ir todo lo rápido que me hubiese gustado y, por lo tanto, no te puedo hablar del carácter dinámico del coche... Pero vamos, intuyo que correr, corre mucho.

¿Y por qué no has podido darle al gas?

Lamborghini decidió presentar su nuevo descapotable en Miami, Florida. Estoy seguro que es la mejor elección teniendo en cuenta el carácter ‘playboy’ de coche, pero no es una opción acertada si lo que quieres es conducir más allá de interminables avenidas con cientos de semáforos en rojo. Al parecer, no hay ni una sola carretera decente en 1.000 kilómetros a la redonda.

Toca esperar…

Pero mientras lo haces, deja que te comente una curiosidad acerca de los Lamborghini Huaracan (y no solo del Spyder). El presidente de la marca, Stephan Winklemann, presentó la gama Huracán en tres niveles bien diferenciados. El LP610-4 Coupé como el más rápido, la versión con tracción trasera LP580-2 como el más divertido, mientras que el descapotable lo incluyeron bajo el título ‘lifestyle’: créeme, ‘playboy’ hubiese sido más acertado.

En este apartado, Miami no tiene rival: pocos lugares hay en el mundo con más potenciales compradores de un Lamborghini descapotable capaz de despertar de un profundo sueño a cualquiera mientras acelera a fondo a las tantas de la madrugada por Ocean Drive. El conjunto motor-cambio es posiblemente uno de los mejores sobre la faz de la tierra; una pena no haberle podido sacar más provecho.

En cuanto al Huracan 'Spyder': ¿es un buen descapotable?

Sí. Los ingenieros han sido capaces de crear una corriente de aire muy interesante que se crea desde una nueva toma de aire situada junto a los asientos y que consigue mucho aire en tu pelo pero sin sufrir un huracán (ojo al inteligente juego de palabras) en el resto: una sensación de libertad muy conseguida.

También te permite bajar la ventanilla trasera independientemente del techo mientras que si te pilla un chaparrón imprevisto, podrás capotar tu Huracán Spyder en apenas 17 segundos, también en marcha a menos de 50 km/h. Lamborghini también asegura que gracias a su techo de lona, el centro de gravedad se queda más bajo que en sus rivales con techo duro, mejorando el dinamismo: eso está todavía por comprobar.

Entonces, ¿te llevas una buena impresión?

¡Ya lo creo! Quitarle el techo al Lamborghini Huracán Spyder no ha convertido a este deportivo en un flan con ruedas y por el contrario, enfatiza lo mejor que tiene: un motor espectacular y un sonido que te pone los pelos de punta. Ahora solamente queda ver si en curvas mantiene el espectacular nivel dinámico de su hermano cerrado, estoy bastante convencido que así será. Y si no, ¿a quién le importa?

 

Lecturas recomendadas