¿Ricciardo derrapando en un Fórmula 1? ¡1.000 CV de puro drift!

El australiano derrapando con un Red Bull en Australia. Bueno, no por todo el país... ¡Pero así se las gasta Daniel Ricciardo!

La Fórmula 1 es en ocasiones cruel y aparta de la parrilla a verdaderos iconos e ídolos. Ese es el caso de Daniel Ricciardo, cuya sonrisa nos ha acompañado durante varias temporadas junto a Red Bull y comenzó a desaparecer en McLaren. Ahora está de vuelta en la casa austriaca y un poco de drift en Australia no es mala forma de celebrarlo.

En la última película de Red Bull sobre el mundo del motor, reúne a todo tipo de vehículos para hacer todo tipo de locuras. La empresa de bebidas energéticas, marketing y mecenas de todo tipo de barbaridades no pudo evitar poner a Ricciardo al volante del viejo RB7 de F1 para un buen show.

Desde ir a la oficina hasta tomaarse un café con un amigo en Sidney. Que no hombre, eso no son tradiciones australianas de verdad. Si piensas en Australia, muchos lo hacen en campo y tierra. Así que allí puso ruedas en polvorosa el Fórmula 1.

Y no estuvo solo, porque el motorista Daniel Sanders o Toby Price acompañaron al superdeportivo de carreras. Ambos como múltiples Rally Dakar a sus espaldas y en el caso de Price, con un par de victorias en el bolsillo. Gente que sabe lo que hace sobre tierra, desde luego.

Un recorrido curioso acompañado de helicópteros o aviones acrobáticos que acabó en Melbourne con ese sensacional motor V8 rugiendo entre las calles de la conocida ciudad, llena de aficionados que abarrotaron el circuito de Albert Park tras una buena temporada sin carreras.

Y hablando de circuitos... Ricciardo pisó uno por el que muchos venderíamos nuestra alma para que la F1 corriese allí: Bathurst. Una pista icónica donde corren muchas series diferentes y que atraviesa un paisaje natural con un segundo sector recorriendo una montaña llena de curvas diabólicas con los muros muy, muy cerca.