¿Brexit? ¡Los cochazos y otras cosas que nos podríamos perder!

Que el BAC Mono ni lo toquen, ¿eh?

Inglaterra vota sí al Brexit. O sea, que se quiere ir de Europa. Vale, allá ellos. Pero ojo, porque puede tener ciertas consecuencias. Y es que los coches pueden verse bastante afectados: El Reino Unido es, tras Alemania y España, el tercer fabricante de coches (por ejemplo, el Nissan Qashqai), pero más de tres cuartas partes de lo que se fabrica sale fuera de las Islas... y sin pagar aranceles. Por si no lo sabías, todos los vehículos de fuera de la Unión Europa tienen que pagar un 10% de impuestos. Si pensabas comprarte un Aston Martin Vulcan, igual deberías lanzarte al concesionario. O, bueno, donde quiera que se compre eso. Otro ejemplo: un Jaguar F-Type podría subir su precio en unos 10.000 euros, según nos chivan nuestros colegas de AUTOBILD.es.

Renault va a llevar un cacharro interesante a Goodwood

Y, claro, esto del Brexit puede tener consecuencias de calado. Algunas son malas, como que la libra y el euro se van a devaluar, por lo que comprar fuera va a ser más caro. Otras pueden ser buenas. Según nuestro compi Vicente Cano, de nuestra revista hermana de orígenes más alemanes que el Volkswagen Golf GTI (aquí la prueba del Performance), se podría aumentar la producción de coches en España. Toyota o Nissan se plantean afincarse fuera de Inglaterra: ahí se fabrican los Avensis, Auris, Civic y CR-V

En cuanto al Qashqai, lo mismo 'se viene pa España', lo que en el fondo, tampoco estaría tan mal. ¡Ah, la política! Al final cosas como el Brexit tienen su lado malo y menos malo, ¿no? Un lío.

Lecturas recomendadas