Prueba Volkswagen Golf GTI Performance: más que un GTI

Con 10 CV extra y discos más grandes, el Golf GTI Performance es el más travieso de los dos que hay a la venta.

8 10

Nuestro veredicto

¿Qué es el Volkswagen Golf GTI Performance?


El Volkswagen Golf GTI Performance es el GTI más rabioso de los dos que comercializa la marca alemana. Además de 10 CV extra (230 frente a los 220 CV del Golf GTI normal), este modelo incorpora frenos de disco más grandes y con ventilación interior (340 mm delante y 310 mm detrás, respectivamente; el GTI normal solo tiene discos ventilados en el eje anterior) y llantas de 18 pulgadas. Las pinzas de freno delanteras incluyen, asimismo, el logotipo GTI.
La última de las novedades, y sin duda una de las más destacadas de esta versión, es la existencia de un diferencial de deslizamiento limitado delantero regulado electrónicamente y desarrollado exclusivamente para este coche, que ofrece mayor tracción en curva.

Prestaciones

Este aumento de potencia mínimo hace que el GTI Performance sea una décima más rápido que su hermano en el 0 a 100 (6,4 frente a 6,5 segundos). En velocidad punta, el modelo de 230 CV equipado con DSG alcanza los 248 km/h, 4 más que el de 220 CV. Eso sí, el par máximo permanece invariable (los 350 Nm están disponibles entre 1500 y 4600 rpm). Ah, y por si no lo sabes, el Performance es 10 km/h más rápido que el GTI anterior.

Prueba del Volkswagen Golf GTI Performance

Hay una cosa que debes tener muy clara si estás pensando comprarte el Volkswagen Golf GTI Performance. No esperes un coche con sensaciones muy deportivas: ni por el comportamiento de la suspensión (no es una tabla), ni por las reacciones del coche, ni por su sonido (no esperes los llamativos petardeos que tanto se están poniendo de moda últimamente...). ¿Significa esto que peca de burgués? No, solamente que no es un compacto de espíritu racing, sino que destaca por su suavidad de rodadura en cualquier circunstancia y por su nobleza de reacciones.

Sin embargo, este hecho hace que se convierta en un opción muy interesante para aquellos conductores que buscan un compacto suave y confortable en el uso diario, y divertido en carreteras que lo exijan. Y es que gracias a su motor de 230 CV, el emblemático modelo alemán ofrece una respuesta inmediata en cuanto pisas el acelerador (eso sí, tampoco esperes un patadón porque hablamos de 230 CV....). Además, es noble de reacciones y sigue la trayectoria de la dirección (que para mi gusto debería ser un poco más dura para sentir aún más el coche). El perfecto funcionamiento del cambio DSG con levas también ayuda a exprimir un poco más el vehículo en carreteras en las que te sentirás perfectamente acoplado con el coche.

Además, cinco modos diferentes de conducción (Eco, Comfort, Normal, Sport e Individual) te permiten variar numerosos parámetros (aceleración, etc.) según tus necesidades. Por último, los conductores con manos también tienen la posibilidad de modificar el comportamiento del ESC (normal, deportivo y desactivado -aunque no lo hace al 100%).

Interior del Golf GTI Performance

Nada más entrar en el coche, el clásico tapizado 'Clark' a cuadros de estilo escocés te recuerda el modelo que estás conduciendo: todo un acierto para los que siempre hemos sido fans del Golf GTI. Numerosos elementos resaltan su deportividad: pedales de aluminio, volante específico GTI de tres radios achatado, costuras rojas por todos los lados, asientos con orejas que ofrecen una buena sujeción lateral... Todo, rodeado de los buenos acabados made in Volkswagen.

El Volkswagen Golf GTI Performance también presta atención al apartado tecnológico, e incluye numerosos sistemas de asistencia a la conducción como el detector de fatiga y el freno anti colisión múltiple. Opcionalmente incluye el control de crucero adaptativo ACC, el sistema de observación del entorno Front Assist con asistente de frenada de emergencia en ciudad o el asistente de mantenimiento de carril Lane Assist.

¿Cuánto cuesta?

Seguro que a estas alturas te estás preguntado cuál es la diferencia de precio entre el Volkswagen Golf GTI Performance y el normal. Pues 1.780 euros (34.690 euros la versión tres puertas del GTI convencional y 36.470 el Performance). Una diferencia de precio reducida que puede compensar la elección de un modelo más exclusivo (aunque su potencia y equipamiento solo sean ligeramente superiores).

Nuestro veredicto

Tal y como he podido comprobar en esta prueba del Volkswagen Golf GTI Performance, el modelo alemán es una opción interesante si buscas un coche suave y agradable en el uso diario, con potencia suficiente en cualquier circunstancia y con ese puntito de deportividad que te permitirá disfrutar cuando llegan las curvas... Sin duda, un coche a tener muy en cuenta si no buscas sensaciones radicales pero tampoco quieres un compacto aburrido.

Lecturas recomendadas