Pasar al contenido principal

El coche feo de la semana: Aston Martin Lagonda Shooting Brake

Un claro ejemplo de que el dinero no es sinónimo de buen gusto...

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez

Nos encanta el momento de hablar del coche feo de la semana y en esta ocasión le ha tocado el turno al Aston Martin Lagonda Shooting Brake. ¿¡Cómo!? ¿Has dicho Shooting Brake? Sí, amigos, así es. Shooting Brake. 

Un buen día, un particular decidió encargar este elemento a los chicos de Roos Engineering, especialistas en la marca con sede en Suiza, y lo más chocante de todo es que el Aston Martin Lagonda Shooting Brake recibió la aprobación de Aston Martin. A simple vista, es un Lagonda estirado, pero con mucho trabajo detrás: tardaron tres años en acabarlo, de 1996 a 1999…

 

¿Cuáles son los 5 mejores Aston Martin de la historia?

 

Y por detrás me refiero también a que la mayor parte de los cambios de este Lagonda Shooting Brake se producen en la zaga… De hecho, si te fijas bien, para darle forma lo que hicieron fue añadir no solo un pilar D sino también un pilar E que convierten a este Lagonda en uno de esos coches únicos que, aunque parezca complicado, mantenía las dimensiones del modelo estándar: 5,3 metros de longitud. 

No te pierdas: Este adorable señor tiene 24 Aston Martin Lagonda en el garaje

Aunque para gustos los colores, no podemos negar que se trata de un coche feo y, a nuestro juicio, desproporcionado… Al ser un coche único, tampoco podemos machacarle mucho, pero si tuviéramos que compararlo con algo, sería con una especie de coche fúnebre al que, eso sí, no le falta detalle. Aunque cada uno hace lo que quiere con su dinero, ¿no?

 

 

El interior se mantuvo original, así como el motor, un Tadek Marek V8, pero se le añadieron sensores traseros de aparcamiento (un detalle teniendo en cuenta las dimensiones de este Lagonda Shooting Brake) y una transmisión automática de cuatro marchas que sustituía a la de tres original.

¿Se pasaron de originales? Queremos saber qué te parece… Aunque aquí hablemos de un objeto de coleccionista, lo cierto es que entre los planes de futuro de Aston Martin está el Lagonda y quién sabe si se animarán con esta versión. 

Y además