Ford lanza un Puma 1.0 muy potente, con el apellido ST y la caja Powershift

Es el puente entre las versiones normales y el divertidísimo ST de 200 CV.

El Ford Puma ST Powershift llega al segmento de los B SUV con ganas de alboroto. Y es que este modelo, probablemente el más divertido de conducir de todos sus rivales, aterriza con el toque divertido que le proporciona formar parte de la familia ST.

Pero claro, como no puede ser de otro modo, anunciar un modelo deportivo no sirve de nada si no puede contar con algún tipo de hibridación. En este caso es el mismo sistema de 48 voltios del 1.0 de 155 CV, aunque en este caso el motor tricilíndrico le saca unos pocos CV extra.

Además, como puedes intuir ligeramente por su nombre, utiliza la caja de doble emgrague Powershift con siete velocidades en lugar de la manual de seis marchas del ST (lee aquí la prueba del Puma ST).

El motor Ecoboost de 999 cc consigue 170 CV a 5.750 rpm y 200 Nm a entre 2.000 y 5.000 vueltas gracias a un retoque en la ECU. 

Por su parte, el corazón del sistema mild-hybrid cuenta con un generador que hace las veces de alternador que es capaz de recuperar la energía más rápidamente para poder cargar antes la batería de 48V.

Como puedes imaginar, el Puma ST Powershift es algo más lento que el ST de 200 CV: la versión de 170 CV necesita 7,4 s, frente a los 6,7 del tope de gama, que también utiliza un motor de 1,5 litros.

En Ford aseguran que este ST de tamaño reducido mantiene todas las características de conducción de la versión de 200 CV: lleva una barra de torsión trasera muy rígida (2.000 Nm/grado), así como estabilizadoras más gruesas (28 mm detrás y 24 delante)...

... y unos "muelles vectoriales de fuerza" en el eje trasero, según la propia marca. Son una idea patentada y no son intercambiables, pues cada uno se enrosca teniendo en cuenta la direccionalidad. El resultado: menos balanceo y ese comportamiento juguetón que todos conocemos.

¿Más modificaciones? Lo has adivinado: la dirección es un 25% más rápida que la de un Ford Puma normal y trabaja con un Torque Vectoring Control para mejorar el paso por curva.

Otros elementos que incorpora son el nuevo frontal -que mejora la carga aerodinámica en un 80% respecto a un Ford Puma con acabado base-, un difusor y un alerón traseros y los típicos accesorios del ST. Ah, también estrena un color exclusivo, Azul Azura, que es el que puedes ver en las fotos.

En cuanto al precio del Ford Puma ST Powershift, aún no se sabe nada, pero es de esperar que se sitúe apenas un poco por debajo de los 32.000 euros que cuesta un ST.

Entonces, ¿por qué aplicaría Ford Performance la insignia ST a una versión mild-hybrid más lenta, menos potente y casi igual de cara que un ST? "La dinámica de respuesta, gratificante y divertida de conducir de Ford Performance será ahora disfrutada por un número aún mayor de clientes de SUV", Ford. Está claro que esa diferencia de precio ayudará...

Etiquetas: SUV pequeño