Pasar al contenido principal

Gracias, Australia: los canguros despistan a los coches autónomos

En Australia hay animales muy peligrosos...

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
Coches autónomos despistados por canguros

En Volvo tienen un problema con Australia. Uno muy serio, además. Los canguros, esos animales malvados que brincan sin parar, están volviendo locos a sus vehículos. Están provocando el ‘síndrome de los coches autónomos despistados’.

Los coches autónomos aprenderán de GTA V cómo no matarnos a todos.

Efectivamente, todos esos saltos, nos cuentan en Carscoops, interfieren con los dispositivos de los prototipos que se prueban en las Antípodas, así que el ‘Sistema de Detección de Animales Grandes’ no identifica estas fieras (ejem). Hasta ahora, ha reconocido sin problemas ciervos, alces y caribús, pero sus últimos test en Australia han puesto de manifiesto que no detecta los canguros y su peculiar forma de desplazarse.

Kevin McCann, director de Volvo en ese continente, ha afirmado a The Guardian que este descubrimiento es parte del programa de pruebas y desarrollo de su tecnología sin conductor y que no supondrá un problema una vez que los Volvo autónomos lleguen al mercado en 2020. “Cualquier compañía que esté trabajando en un coche autónomo tendrá que hacer el mismo trabajo. Hemos traído a nuestros ingenieros a Australia para que empiecen a recolectar datos sobre los movimientos y el comportamiento de los animales, con el fin de que los ordenadores puedan comprenderlos mejor”, afirma.

El mencionado sistema de detección utiliza el suelo como punto de referencia, por eso no puede juzgar la distancia a la que está el canguro, debido a sus saltos. “Cuando se encuentra en el aire, aparenta estar más lejos, pero vuelve a ponerse sobre el terreno y entonces parece más cercano”, explica David Pickett, jefe Técnico de Volvo Australia, a ABC. “Los coches autónomos están en continuo desarrollo y crear la tecnología que reconozca canguros es parte de este trabajo”, añade. Actualmente, esta especie causa hasta el 90% de los siniestros en las Antípodas en los que hay implicado un vehículo y un animal.

Lecturas recomendadas