Pasar al contenido principal

Viejas glorias: Renault R5 GT Turbo

¡Todo un supercinco estrellas!

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Renault R5 GT Turbo (1987)

Hablar de la historia de Renault sin hablar del Renault R5 GT Turbo no es posible, pues sin duda, el 'Supercinco' fue uno de los coches estrella de la marca en los años ochenta y noventa gracias a todo lo que ofrecía.

La segunda generación llegó al mercado en 1985 para sustituir al anterior Renault R5; su carrocería estaba diseñada por Marcello Gandini, el mismo encargado del Lamborghini Miura, estaba basado en el bastidor de los Renault 9 y Renault 11 y el motor, por su parte, estaba en posición delantera transversal. 

No te pierdas: Coches clásicos baratos para invertir sobre cuatro ruedas

La versión más deportiva del R5, conocida como Renault R5 GT Turbo o 'Supercinco', fue muy querida en la época. En su primera fase, el GT Turbo ofrecía 115 CV, mientras que la segunda fase añadió 5 CV extra, una mayor fiabilidad y un par ligeramente alterado. Para diferenciar una fase de la otra, la posición del rombo se cambió y pasó de estar en el centro de la parrilla hacia la izquierda, además de añadir las letras ‘GT Turbo’ en el lateral. 

Respecto al motor, la potencia venía de un simple bloque OHV de 1.397 cc… ¡algo que fue considerado toda una hazaña! Y montaba un cambio manual de cinco velocidades. Sin embargo, hubo en algunos lugares de Europa en los que se tuvo que prescindir de dicho propulsor debido a las estrictas restricciones de emisiones.

 

 

Entonces, para aquellos países menos permisivos, Renault decidió usar el 1.7 litros atmosférico del Renault 19 y tomó el nombre de GTE; producía 95 CV y aunque no era un modelo tan rápido como el Renault R5 GT Turbo (cuya velocidad máxima registrada fue de 204 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 8 segundos) su aspecto exterior e interior era idéntico y contaba con la misma configuración de suspensiones y frenos.

 

Llega el momento de despedir al Renault R5 GT Turbo...

 

Entre los años 1984 y 1996 Renault produjo más de dos millones de unidades en las factorías francesas de Billancourt, Dieppe y Flins-sur Seine, Bruselas y Vilvoorde (Bélgica), Palencia (España), Setúbal (Portugal), Mariara (Venezuela) y, a partir de 1989, Novo Mesto (Eslovenia). 

Ya en los años noventa, el Renault R5 se vio desplazado por el Renault Clio, que rápidamente se convirtió en un éxito de ventas en Europa. Entonces, para dejar sitio al recién llegado, la producción del R5 se trasladó a Revoz (Eslovenia), donde se produjo hasta 1996, cuando cesó su fabricación después de 24 años. 

Sin duda, el Renault R5 GT Turbo, gracias a sus prestaciones -capaces de retar a los conductores más experimentados- y su potencia, se convirtió en una vieja gloria; además, su precio le situaba en una buena posición frente a la competencia. Por aquel entonces, hacerse con uno de estos en su versión de 115 CV costaba 1,23 millones de pesetas (¡sí, nuestro más joven lector... pesetas!), mientras que hacerse con un Opel Kadett GSI, por ejemplo, no bajaba de los 1,72 millones de pesetas… ¡Y no tenía el carisma del pequeño gran ‘Supercinco’!)

 


 

Lecturas recomendadas