Toyota Hilux Bruiser: una bestia teledirigida que se ha hecho realidad

Por desgracia, no te dejarán jugar con él.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Allá por 1985, recuerdan en Carbuzz, la compañía japonesa Tamiya produjo un coche de radio control réplica del Toyota Hilux. Tenía tracción total y suspensión de ballestas (flipa). Era lo más de lo más para los críos… y no tan críos. Pues bien, 30 años después, la división de la automovilística en Reino Unido ha creado una copia exacta a tamaño real de este juguete y la ha bautizado como Toyota Hilux Bruiser.

 

Toyota Hilux Bruiser

 

Se basa en la recién estrenada Hilux Extra Cab y ha sido llevada a cabo por los especialistas de Arctic Trucks. Como puedes apreciar en el vídeo sobre estas líneas, ‘calca’ el vehículo de radio control. Para igualar ese aspecto de ‘big foot’, la empresa ha colocado unos neumáticos de 35”. Eso ha traído consigo modificaciones en la amortiguación, nuevos ratios para las marchas y unos pasos de rueda más anchos.

Las llantas cuentan con un acabado cromado y la carrocería se ha envuelto en un vinilo color Diamond Blue del proveedor Funkee Fish. La decoración ‘Hog Heaven’ y las pegatinas se han reproducido de forma digital, lo que da a este Hilux a escala 1:1 un aspecto bastante cercano al original. No falta el botón de encendido y apagado en el suelo del coche ni los paragolpes tubulares; estos últimos han sido fabricados utilizando un escape de acero inoxidable y forrándolo con vinilo blanco.

Toyota Hilux ‘Invincible 50’: el mejor homenaje, en Frankfurt.

Bajo el capó, el Toyota Hilux Bruiser lleva un motor diésel de 148 CV que manda su potencia a las cuatro ruedas mediante una transmisión manual de seis velocidades. Por desgracia, no se vende y no podrás conducirlo. Pero te gustaría, no lo niegues…

 

 

Lecturas recomendadas