Pasar al contenido principal

Nuevo accidente mortal de un coche autónomo. ¿Son la solución?

¿Fallo del coche o irresponsabilidad del conductor?

coches autonomos accidentes eeuu incendio brutal

El accidente mortal de un coche autónomo de Uber hace unos días ya hizo saltar las alarmas: los coches autónomos no son perfectos, tienen sus limitaciones. Es por eso que a día de hoy, las marcas apenas ofrecen el nivel 3 de conducción autónoma, que permite al coche viajar completamente solo sin la intervención del conductor: aquí puedes repasar todos los niveles de conducción autónoma. El pasado 23 de marzo se produjo otro accidente mortal de un coche autónomo en California, EEUU: en este caso el accidente fue de un Tesla Model X con Autopilot. ¡El debate está servido!

Te interesa: ¿confiamos en los coches autónomos? No

¿Es fallo del coche o irresponsabilidad del conductor? En el caso del accidente de Uber, la responsabilidad fue del ciclista que cruzó de noche, por una zona sin iluminar, andando con su bicicleta, una especie de suicidio anunciado. Uber y los técnicos responsables del Volvo XC90 autónomo envuelto en el accidente afirmaron que el accidente se habría producido igual con un humano al volante: viendo el vídeo del accidente, me lo creo y les compro su afirmación.

 

 

Ahora bien, en este caso, el accidente se produjo con un Tesla Model X, un coche que cuenta con tecnología de conducción autónoma pero que todavía no está implementada al 100%: en el Tesla, un pitido recuerda al piloto que debe estar atento en todo momento y situar las manos en el volante cada cierto tiempo. Es decir, es un sistema de conducción autónoma pero no es un sistema con un nivel cuatro, en el que el ‘conductor’ se puede relajar y dejar de lado a la conducción.

Pero el conductor fallecido se relajó y dejó al coche al mando: al parecer y según Tesla, el vehículo alertó numerosas veces al conductor sobre el peligro, invitándole a tomar el control del volante. Las manos del conductor no se detectaron en el volante en los seis segundos previos al impacto. En este caso, al parecer el accidente se produjo al impactar el coche contra una barrera de hormigón de las que dividen los carriles y que no debería estar situada allí: el coche no la detectó e impactó violentamente contra ella, produciéndose poco después un incendio. Desde Tesla afirman que el conductor no hizo ningún amago de evitar la colisión, por lo que es de esperar que no estuviese atento a lo que estaba pasando en su entorno y dejó al coche con libertad absoluta.

 

Vídeo: ¡cuidado! Los torpes también provocan accidentes

 

Esto creo que es un error muy grave, tan grave que le ha costado la vida. Los coches autónomos tendrán un papel importante en el futuro, pero a día de hoy, el conductor sigue siendo imprescindible para viajar del Punto A al Punto B. Son muchos los supuestos inesperados que la máquina puede no detectar y evitar de manera adecuada y por eso el conductor debe estar siempre presente y atento como en cualquier otro vehículo. El mercado, que a veces parece no entender el sentido común y solamente escuchan los titulares sensacionales, castigó con dureza las acciones de Tesla, con fuertes caídas en Wall Street. Los coches autónomos totales llegarán, pero todavía no están preparados y los coches que disponen de este tipo de mecanismos, todavía necesitan la presencia humana bajo control. ¡Y quien piense lo contrario se arriesga a sufrir un accidente tan grave como este!

Imagen y vídeo: ABC News

 

 

Toda la gama de Tesla en España, aquí

 

Lecturas recomendadas