Pasar al contenido principal

Tres virtudes y un defecto de los motores eléctricos

Imagen de perfil de Miguel Lorente
Motor Nissan Leaf

Llega el fin de semana y, posiblemente, te puedas permitir esos ratos de ocio en los cuáles te pones a pensar sobre ciertos temas como, por ejemplos, las virtudes y los defectos de los coches eléctricos. Sí, lo sé, otra vez otro artículo sobre el coche eléctrico... que si es el futuro, que si van a revolucionar el mundo del automóvil, que si milenarismo va a llegar... ya, pero te lo voy a enfocar desde un punto de vista personal. Te voy a ofrecer lo que yo veo de bueno y de malo en los coches eléctricos, en concreto, respecto de sus motores.

Virtudes de los motores eléctricos: funcionamiento óptimo desde el primer momento

Una de las cosas que más me gusta de conducir un coche eléctrico es su motor. El motor del coche eléctrico tiene puntos positivos, como por ejemplo, la tranquilidad que transmite desde el momento que lo enciendes, porque no lo arrancas. Abres el coche, te sientas, pulsas el Start y, ya está: el motor eléctrico del coche está a tu entera disposición desde el primer instante.

Te interesa ¿cuál es el coche eléctrico más vendido del mundo?

Un motor de combustión, es un bloque metálico que se encuentra a temperatura ambiente: en invierno, frío y en verano, menos frío (una explicación científica de andar por casa), cuando arrancamos, se produce una combustión del carburante, el motor se pone rápidamente a varios cientos de grados y, tras unos minutos, incluso estando a ralentí, alcanza más de 500 y unos 700ºC tras circular. Las partes rígidas se dilatan y se contraen y pueden acabar resquebrajándose con el paso del tiempo. Las partes móviles empiezan a funcionar en frío, friccionan y el lubricante, aunque esté ahí, necesita su tiempo para alcanzar la temperatura óptima. Eso produce un desgaste y una erosión que provocará, a la larga, fallos de funcionamiento o averías. Por no hablar del ruido de los motores, sobre todos los diésel. 

El motor eléctrico no necesita ni coger temperatura ni que lo lubriquen ni hace ruidos. Se enciende y a funcionar. No hay más.

Virtudes de los motores eléctricos: su par motor

Decimos que los coches eléctricos son aburridos, que solo sirven para ir de A hasta B sin ni siquiera sonreír entre que subes y bajas. Mentira. Si puedes, haz una salida en parado a una vía rápida, la primera vez que conduje un eléctrico y lo hice no hacía más que reír, pero esa risa floja que te entra cuando subes a una atracción en la que una lanzadera te sube y te deja caer a plomo, hasta entonces solo el despegue en un avión me hacía más mariposillas en el estómago.

Además, al no funcionar con una caja de cambios tener un umbral de par, el coche funciona en zonas reviradas con la misma alegría que tu pie. Sí, es cierto que te puedes quedar sin batería en menos que canta un gallo pero hay que ver lo bien que responde y entrega el trabajo un motor eléctrico.

Virtudes de los motores eléctricos: no emite gases contaminantes

Seguro que recuerdas aquellos años en los que no se podía entrar a los locales de moda en deportivas. Algunos somos ya viejóvenes y recuerdas a ese portero de discoteca que te miraba con desprecio y te decía "Tú, no" señalando tus zapatillas con las que jamás harías ni un sprint para coger el autobús.

¿Conoces las ventajas del coche eléctrico frente a los diésel o gasolina?

En breve vamos a entrar en la tercera década del segundo milenio, 2020, las normas anticontaminación se endurecen, la nueva ITV de 2018 viene con la fusta en la mano contra los coches viejos y ya hay naciones o ciudades que ponen cerco a los motores de diésel o gasolina, e incluso a los híbridos, permitiendo la entrada a la 'almendra' central solo a los coches eléctricos, como Madrid desde noviembre. 

El motor eléctrico del coche, puede ser la llave mágica para moverte por la ciudad sin restricciones, incluso, de aparcamiento ya que no se paga por usar un coche Eco. Puede ser como como la frase mágica que desbloqueaba al portero de la discoteca "Soy Fulano de Tal, Inspector de Sanidad". Mola ver un cartel tan siniestro como "Acceso restringido - Alta contaminación" y saber que, además de poder entrar y llegar a tu destino sin tráfico, lo haces sin influir directamente sobre esa boina marrón que se agarra a la ciudad.

Defectos de los motores eléctricos: su desconocimiento

Muchas veces criticamos la autonomía de los coches eléctricos, como si eso fuera lo peor, o la falta de cargadores o el tiempo que se necesita para recargarlos. Por no hablar de la polémica que subyace a la hora de analizar la procedencia de la energía eléctrica que un coche necesita para ser fabricado y para moverse, dado que, el 80% de la electricidad se genera a partir de la quema de combustibles fósiles.

Pero lo que más preocupa de un motor eléctrico es lo poco que realmente se conoce el funcionamiento. Más o menos, los usuarios de los vehículos de motores térmicos entienden las partes del corazón de su coche, saben cómo es, qué piezas o grupos lo componen, incluso su mantenimiento. 

Es cierto que, el motor eléctrico puede presumir de que solo hace falta recargarlo, poco más necesita ya que, por ausencia de desgaste de piezas móviles que lo componen, no necesita ni un sistema de refrigeración líquida, ni una sustitución de elementos desgastados por la fricción... De hecho, es que, en líneas generales, el motor eléctrico y, por extensión, el coche eléctrico, es el 'electrodoméstico' del futuro inmediato del ser humano más desconocido y esa falta de formación y de interés puede ser el mayor problema de los coches eléctricos que tenemos en la actualidad.

Tienes disponibles la información de los modelos eléctricos actuales a la venta en nuestra sección de fichas.

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear