Pasar al contenido principal

BMW M4 o Audi RS5 ¿cuál comprar?

Cuando el problema es elegir...

Imagen de perfil de Miguel Lorente
BMW M4 Audi RS5

Dada la disyuntva de tener que elegir entre un BMW M4 o Audi RS5 ¿cuál comprar? es similar a elegir entre pizza o hamburguesa, entre Epi o Blas, Iron Maiden o Metallica. Difícil elección aunque siempre te queda el consuelo de saber que has hecho bien y que sea la opción que sea, es correcta.

BMW M4 o Audi RS5 ¿cual comprar? Datos técnicos

Empecemos por el BMW M4. Este coupé tiene unas medidas de 4.671 mm de largo, 1.870 de ancho y 1.380 de alto, tiene 4 plazas homologadas y un peso de 1.590 kg. El motor es un seis cilindros en línea que cubica 2.979 cc y que produce 431 CV lo que establece una relación de 3,7 kg por caballo, un consumo medio homologado de 6,9, propulsión posterior, que alcanza los 100 km/h desde parado en 4,3 segundos. El precio del BMW M4 se sitúa desde los 94.650 euros. 

Te interesa: Prueba Audi RS5

Por parte del Audi RS5 nos encontramos con otro coupé con unas medidas de 4.723 milímetros de largo, ancho de 1.861 y 1.360 mm altura de 1.360, 1.655 kg de peso y también cuatro plazas. El motor es V6 de 2.894 cc y 450 CV, más potente que el BMW M4 y con la misma relación peso/potencia debido a su mayor peso y consume 7,1 litros a los 100, según su ficha. La tracción es integral (40 delante, 60 detrás) que le ayuda a bajar hasta los 3,9 segundos en el 0 a 100 pero supera la barrera psicológica de los 100.000 euros, para ser exactos el precio del Audi RS5 comienza en 100.990 euros.

Ambos tienen una aceleración máxima limitada electrónicamente de 250 km/h.

BMW M4 o Audi RS5 ¿cual comprar? Al volante

La habitabilidad de los dos es excelente pero diferenciada. La calidad de los interiores ofrece dos formas diferentes de entender un habitáculo señorial pero deportivo y no faltan detalles como los volantes, cada uno con un material y ergonomía diferente pero un tacto muy agradable gracias a las calidades de los materiales: piel o Alcántara.

Quizás sea la banqueta del BMW M4 la que ofrezca un carácter más deportivo, la del RS5 es más cómoda, pero la del BMW te hace sentir en un ambiente más racing si cabe, te envuelven y te hace sentirte fijado al asiento. Por otro lado, la del Audi, te invita a ponerte cómodo mientras disfrutas de un cupé de altas prestaciones.

Este BMW M4 San Marino Blue enamora ¿a que sí?

El puesto de conducción aporta ese plus al volante que puede ser definitivo al final de una disyuntiva cómo la de elegir entre un BMW M4 o un Audi RS5, lo que ninguno de los dos restan jamás son la emoción de conducir dos coches nuevos de infarto. Respecto de las butacas traseras, ninguno de los dos es cómodo para pasar largos viajes ni para personas de más de 1,80 ya que empezarán a sufrir los que se aproximen a los dos metros, aunque el Audi puede ofrecer una mayor comodidad a los acompañantes de las plazas traseras, pero también es cierto que pudimos comprobar en la prueba BMW M4 M Competition que puede ser un cupé familiar al que incorporar una sillita detrás y sobrevivir al día a día, hay que pensar en todo ¿verdad?

El maletero del M4 es más pequeño que el del RS5: 445 litros por 460, lo que permite llevar alguna bolsa de gimnasio más en el segundo.

El BMW M4, gracias a su propulsión, lanza el coche con una prontitud que, al hundir el pie en el acelerador pueda provocarte esa extraña sensación de tener mariposillas en el estómago, notas como los neumáticos intentan clavarse en el asfalto a la vez que busca impulsar el vehículo lo antes posible mientras engranas una marcha como si tu mano estuviera poseída. La forma de fagocitar curvas a golpe de sincronizar el volante (muy efectiva la dirección, sobre todo en el modo Sport) con el acelerador, provoca una continua ilusión por no acabar una carretera secundaria de curvas. En recta, corre y mucho, acelera a la perfección y es cómodo, pero ahí reside uno de los puntos fuertes de su rival.

Sobre los puntos que destacaría del Audi RS5, es perfecto en conducción, con las ayudas a la conducción se puede decir que es un coche tan bueno que da igual lo que hagas que te costará tener un susto. Al igual que su contrincante, la aceleración provoca un impulso de tu cuerpo en dirección opuesta a la marcha, vamos, que te quedas pegado al asiento, gracias a la tracción total marca de la casa que le confiere un reparto del par a las ruedas tan equilibrado que, aun sintiendo que despegas como en un avión, lo haces en un avión de pasajeros al estilo de A-380: con contundencia y robustez. La caja de cambios automática le resta el plus de emoción del pedal-palanca, que puedes sustituir por los toques a las levas, seguro que más efectivo en circuito pero soy de los que, para la conducción espirituosa prefiero un cambio manual.

BMW M4 o Audi RS5 ¿cual comprar? El veredicto

Voy a ser un poco pillo: ya te lo he dicho al principio. Difícil elección aunque siempre te queda el consuelo de saber que has hecho bien y que sea la opción que sea, es correcta. Tal cual te indicaba al principio es una elección muy personal y que va muy relacionada con el estilo de conducción, la filosofía de uso de un coche deportivo y las necesidades de cada posible comprador. Sin olvidar de la estética.

Por eso, si a mí, Miguel Lorente, me planteas BMW M4 o Audi RS5 ¿cual comprar? elegiría el BMW. Me gustan los coches más extremos, que exijan a la hora de domar, que sean divertidos en zonas de curvas, rápidos en vías rápidas y me importa menos su confort y habitabilidad, mostrando un porte un tanto más atlético, por lo que el M4 se ajusta más a mi forma de entender un coche ideal.

También te digo ¿podría vivir feliz con un Audi RS5 en mi garaje? ¡Por supuesto! Ambos son caballos ganadores, aunque, como en cualquier carrera, solo puede ganar uno.

Tienes la información detallada sobre estos dos coches u otras opciones más en nuestra sección de fichas

 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear