Pasar al contenido principal

¡No puede ser verdad! Estos son los falsos escapes del Audi SQ5

¿de verdad hacía falta hacer algo así? ¿De verdad? ¿De verdad?

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Los escapes falsos del Audi SQ5 son un ejemplo más de que a veces el marketing lleva a la industria del automóvil a lugares dónde jamás debería estar. ¿De verdad es tan difícil hacer que los escapes ‘reales’ terminen en una cola de escape sencilla, bonita y efectiva visualmente? ¿Es necesario colocar un trozo de plástico con forma de escape en su lugar? Parece que sí y lo peor es que es una tendencia al alza, ¡estamos apañados!

No te lo pierdas: Audi tuvo que parar la producción del A4 y A5

El objetivo es claro: mantener o crear una imagen deportiva sin necesidad de involucrar lo más mínimo a la técnica. Da la sensación de que son como dos mundos distintos, cuando hasta hace nada, la cosa era al revés: el diseño se adaptaba a la técnica. Por ejemplo, el Peugeot 308 o algún que otro Mercedes también recurre a esta misma solución, pero quizás hasta ahora todavía no habíamos visto un caso tan flagrante como el del Audi SQ5 2017.

Y es que se trata de una versión deportiva, donde estos pequeños detalles tienen una relevancia especial. Tal como puedes ver en la galería, se puede ver como las colas de escape reales desembocan en la parte inferior del paragolpes, por debajo de las salidas de escape falsas: de verdad, ¿tanto costaba subirla un poco y hacerla coincidir con el hueco del escape? Y es que los adornos decorativos de plástico no parece que tengan un acabado que merece un coche como este, de más de 60.000 euros.

 

 

Y en Audi encima parece que intentan engañarnos. Si acudes a la nota de prensa oficial podemos encontrar frases como: “el paragolpes trasero integral la doble salida de escape S y una terminación en aluminio para el difusor.”, mientras que en la página web española leemos: “las dos salidas de escape dobles y el logotipo S rojo garantizan una apariencia dinámica.” La verdad es que en este casi las salidas de escape proporcionan tanta deportividad como el logo: cero. Una pena que una marca que está en la cúspide del segmento, tanto tecnológicamente como en términos de imagen, haga cosas así. 

Lecturas recomendadas