Prueba: Citroën E-Mehari, el coche que amaba al plástico

¡Sí! Un nuevo Mehari ya está aquí y es tan curioso como lo era su antecesor: ¿te vienes a la playa?

7 10

Nuestro veredicto

Hmm, ¿esto es una broma?

Para nada, el Mehari ha vuelto y se ha bautizado casi de la misma manera que el original: Citroën E-Mehari.

¿Qué significa la E?

Pues como probablemente estés pensando, en esta prueba te voy a hablar de un coche eléctrico. Sí: el nuevo Mehari tiene una historia de desarrollo y de posicionamiento de mercado realmente curiosa. Para empezar, este no es un coche desarrollado completamente por Citroën, sino que ha contado con una importante ayuda del fabricante francés de pequeños vehículos eléctricos Bolloré. En Citroën afirman que solamente han aportado su sabiduría en lo que al sistema de propulsión eléctrica se refiere, pero me da a mí que hay mucho más.

¿Por qué lo dices?

Bueno, la parte trasera, por ejemplo, es sospechosamente similar a la del utilitario de Bolloré y parece que Citroën ha jugado bien esta baza: ha conseguido renacer un clásico, con un desarrollo compartido mucho más barato y mejorando su imagen de marca… ¡o al menos es lo que pretenden con este coche del que no buscan fabricar más de 1.000 unidades al año!.

¿Y qué tipo de motor lleva?

Bueno, tiene algunas particularidades. El motor del E-Mehari, en sí no tanto. Se trata de un propulsor eléctrico que genera 50 kW de potencia máxima, unos 68 CV, pero lo que sí trae de nuevo este coche son sus baterías de tipo LMP (Litio Metal Polímero). Este tipo de baterías aguantan mejor los cambios en las condiciones climáticas y su vida útil supera los 200.000 kilómetros. Con una capacidad de 30 kWh, permiten al Citroën E-Mehari contar con una autonomía de 100 km en uso extraurbano y hasta 200 km en uso urbano: estas cifras son, como siempre, algo optimistas, pero debo decir que durante esta prueba, las baterías han aguantado muy bien: en un uso poco cauteloso del pedal derecho y con no demasiada ciudad, su autonomía habría superado los 100 km.

Y lo de ‘coche que adora al plástico’…¿por qué lo dices?

Pues porque la mayor parte del E-Mehari está fabricado en plástico. Tranquilo, todavía no te eches a temblar. Antes de empezar a conocer este modelo debes entender su planteamiento, no se parece a ninguna otra cosa, su principal cometido es llevarte a la playa, punto. Buscando también volver al espíritu del Mehari original, su estilo es austero al máximo nivel. La carrocería está completamente fabricada en plástico termoformado resistente a cualquier corrosión, además, como la pintura está dentro del plástico, tampoco sufrirás por su mantenimiento. Fíjate si es curioso, que ni siquiera se puede cerrar…

¡¿Cómo que no se puede cerrar?!

No y ese detalle es parte de lo interesante de este coche: sus puertas están siempre abiertas y lo único que podrás cerrar es un pequeño cofre cerrado en el maletero, donde guardar cosas de valor. Eso sí, en su interior, ya te adelanto que poco tendrán que robar…

¿Tan austero es?

Bueno, su salpicadero podría ser perfectamente de un coche de hace 15 años y es que no cuenta, ni siquiera, con airbags frontales. Eso sí, todo el interior está tapizado en un material impermeable que permite, una vez que has vuelto de la playa y lo has llenado todo de arena, meterle un manguerazo y dejarlo como nuevo.

Bueno, ¿y qué tal va?

Debo confesarte que la primera impresión general del coche no fue muy buena. Todo plástico, todo muy austero y calidad de ‘pre-serie’. Pero una vez terminé la prueba, debo confesar que cumple con lo que es su cometido. Es un coche para ir tranquilo, para llamar la atención y para disfrutar del buen tiempo y del paisaje. Un coche perfecto para ir a la playa, ya que incluso cuenta con una suspensión con recorrido suficiente como para adentrarse por pistas forestales para poder llegar a tu cala ibicenca favorita: cómo es 100% eléctrico, no deberás sufrir porque algún miembro de Greenpeace te pueda destrozar el coche.

Entonces, ¿solamente sirve para eso? ¿Para ir a la playa?

Bueno, no es que solamente sirva para eso, pero sí que es verdad que en esa función, es el mejor coche del mundo. Mucha gente en Ibiza, lugar elegido con precisión para esta prueba, me comentaba que lo veía una gran opción para moverse por la isla: con hasta 200 km de autonomía, puedes dar muchas vueltas entre carga y carga. Pero claro, para un uso como único coche yo lo veo altamente arriesgado y con varios puntos flojos.

¿Y quién se va a comprar un Citroën E-Mehari?

En Citroën lo tienen muy claro. Primero tienen muy claro que es un coche de imagen, no de volumen, por lo que no esperan vender demasiados. Eso sí, los que 'coloquen', saben muy bien a quién: hoteles, negocios, alquiladoras en general y empresas turísticas variadas. También apuestan por un pequeño volumen para clientes privados, aunque reservados para gente con un poder adquisitivo elevado y que busquen un coche para su residencia de verano, siendo este su segundo, tercero o cuarto coche.

A todo esto…¿cuánto cuesta?

Sin duda, el precio del Citroën E-Mehari es lo que más anonadado te puede dejar de primeras: ¡25.000 euros! En un coche de plástico, sin airbags, sin cierre centralizado, sin radio y con apenas 68 CV. Sí, puede parecer una locura, pero este es uno de esos coches-capricho cuya razón de ser no se puede medir como en el resto de coches. Es único, es hipster, es diferente y ese es su mayor valor. Veremos cómo le sale el experimento a Citroën, pero lo que está claro es que aunque lo parezca, no es una jugada demasiado arriesgada y aunque vendan pocos, el objetivo ya está conseguido: ¡llamar la atención!

No te pierdas:

- DS3 2016: pequeños cambios para mantenerse al día

- Prueba Lexus RC300h: no es un híbrido cualquiera

- Una saga de pura diversión: todos los Renault Clio Sport

- ¿Grande y verde? Hemos probado el Volvo XC90 T8 con doble mecánica

Lecturas recomendadas