Pasar al contenido principal

7 'inventos' de la F1 tan feos como el Halo: ¡qué dolor de ojos!

Para ver las fotos de hoy te recomendamos que tengas un colirio a mano porque tus ojos pueden sufrir.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Roy Winkelmann Racing Formula 2 Brabham BT23C-Cosworth Ford at Albi in the F2 race there in October, 1968

Con la reciente aprobación del Halo por la FIA se ha abierto un debate sobre las virtudes estéticas del 'aparato'. De hecho, algunos fans de la Fórmula 1 que son casi tan frikis como nosotros, aseguran que jamás ha existido nada tan espantoso en la especialidad. 

Sin embargo, en Top Gear vamos a llevarles la contraria con pruebas irrefutables que les harán cambiar de opinión. Para ello nuestro servicio de documentación -yo mismo- se ha puesto a bucear en el tema y ha localizado verdaderos monumentos a la fealdad.

 

Brabham BT26 A GP españa

 

Tanto es así que nos ha sorprendido encontrar una gran variedad de 'dispositivos' que adheridos a los monoplazas, les conferían un aspecto tipo Frankenstein.

Sin más dilación abrimos en exclusiva para ti las puertas del museo de los horrores estéticos de la Categoría Reina. Después de ver las fotos, pensarás que el Halo es incluso bonito.

Prepárate que viene los inventos de la F1 más feos que el Halo. A propósito, perdona que hayamos incluido como foto de portada un 'espectacular' F2, pero el armario de Ikea que lleva incorporado nos ha parecido de lo más atractivo. Ja, ja.

 

Ensign N179 

Para que no te asustes comenzaremos con algo light. Aquí tienes el  Ensign N179 - Ford, una 'bella' criatura de 1979. No sabemos en qué demonios estaría pensando Dave Baldwin cuando se le ocurrió esa especie de escalera metálica para la parte delantera del coche.

 

1979 Ensign N179 - Ford (Derek Daly)

 

Se trata del radiador que gracias a su genial y revolucionaria ubicación permitía enviar todo su calor al piloto. Evidentemente el diabólico sistema de refrigeración del monoplaza acababa achicharrando al sufrido conductor. Por cierto fíjate en la flechita amarilla pintada en el casco del irlandés Derek Daly. Parece que te indica donde debes mirar para descubrir el elemento plateado. Ja, ja.

 

March 711 y su tabla de surf
 

En 1971 el zarrapastroso equipo March se subió a la cresta de la ola aerodinámica con el modelo 711. Dicho monoplaza disponía de un prominente alerón delantero conocido coloquialmente como la tabla de surf. Sus diseñadores, Robin Herd y Frank Costin no se daban por aludidos cuando alguien les preguntaba por su bandeja del té o tabla de planchar, otros apelativos que recibía ese apéndice delantero.

March 711

 

Pues a pesar de todo, el sueco Ronnie Peterson fue subcampeón del mundo en 1971 por detrás de Jackie Stewart. Como curiosidad te contaremos que Niki Lauda hizo sus primeros pinitos en el mundo de la F1 con esta mesa de estudio rodante.

 

Brabham BT26, alerones como toldos

No siempre se cumple ese dicho de que cualquier tiempo pasado fue mejor. En 1968, Jack Brabham, quizás tras una insolación, decidió instalar en las partes delantera y trasera de su monoplaza sendos alerones a modo de toldos. Ya se sabe que toda innovación está sujeta al principio del ensayo-error. Y en este caso, hubo bastante de ambos conceptos.

 

Brabham BT26

 

El australiano, buscando mejorar las prestaciones de sus monoplazas, entró en una nueva dimensión del esperpento automovilístico. Los prominentes elementos aerodinámicos del Brabham BT26 recordaban a las alas de los aviones de los hermanos Wright o, ahora que estamos en verano, a unas simples sombrillas de los chinos. Esta joyita sumó dos podios y dos poles. Sus víctimas fueron Jochen Rindt y Jack Brabham quienes después de retirarse de la competición seguían teniendo pesadillas con los desproporcionados 'flaps'.

 

Eifelland: un retrovisor muy molesto

La experiencia de Günther Hennerici, dueño del equipo Eifellan, en la F1 se reducía a su negocio de fabricación y venta de caravanas. Pero en 1972 por esas desgracias de la vida aterrizó en la competición. Para su fantástico proyecto contrató al 'gurú' del diseño Luigi Colani, cuya mayor aportación fue este insufrible retrovisor.

 

Rolf Stommelen in the Eifelland-Ford 21, Nürburgring 1972

 

Su ubicación en el centro del campo de visión del corredor (Rolf Stommelen) podía ser un estorbo casi tan insalvable como el Halo. Podríamos considerarle uno de los precursores de este tipo de molestas piezas. El Eifelland-Ford 21 disputó 9 carreras en la temporada de 1972 siendo el décimo lugar su mejor resultado. 

 

Eifelland E21

 

Jordan: un 'palo' vertical en los ojos

Posiblemente influido por el ambiente frívolo que se vive habitualmente en el GP de Mónaco, Eddie Jordan les dio libertad estética a sus chicos en la edición del 2001. El resultado fue el 'objeto' situado delante de las narices del piloto del EJ11. Pobre hombre.

Jordan EJ11 Mónaco 2001 Heinz

 

Lo más curioso es que ese artefacto se probó para mejorar no sé qué rendimiento del bólido. Los desastrosos resultados, como te puedes imaginar, hicieron que se desmontara inmediatamente. 

 

Jordan's EJ11 developed a mid-wing for the 2001 Monaco


Arrows A22: un alerón sobre otro

Los espabilaos de Arrows sabían que si mejoraban la carga aerodinámica en las calles del Principado elevarían las prestaciones de su A22. Por eso instalaron una especie de antena parabólica sobre el alerón delantero. Pues a pesar de que suponía un elemento de molestia Jos Verstappen, a los mandos del coche naranja y negro, quedó muy satisfecho.

 

Arrows A22 2001 MONACO

 

O sea que esta ñapa sí dio buenos resultados. Desgraciadamente, la FIA lo prohibió por peligroso y multó con 160.000 dólares a la innovadora escudería. Una pena. 

 

Arrows A22 2001 MONACO jos

 

BMW, maestros en obstáculos visuales

Posiblemente BMW-Sauber sea uno de los equipos que más talento hayan demostrado en el Gran Circo a la hora de crear 'barreras visuales' para sus pilotos. Aquí tienes dos ejemplos de ello. Uno es el BMW-Sauber F1 06 del 2006 que cuenta con unas alas verticales que debían incordiar mucho a Roberto Kubica el día de la imagen.

 

Sauber-BMW 06 2006 GP de Francia Kubica

 

Otro ejemplo de las habilidades de dicha formación es este BMW-Sauber F1 08 de la temporada 2008 que también sufrió Kubica. En este caso, los elementos verticales fueron sustituidos por ¡dos cuernos! sobre el morro del bólido y otr par más detrás del propio corredor.

 

2008 BMW Sauber F1 08

 

No queríamos finalizar, sin ofrecerte el que para nosotros es uno de 7 'inventos' de la F1 tan feos como el Halo. Se trata de una tabla de la plancha instalada en el Arrows-Ford A4 durante unas pruebas en el Circuito de Paul Ricard (Francia).

 

Arrows-Ford A4. Le Castellet, 1982

 

Por supuesto que se instaló delante de la cara del corredor, Marc Surer, para evitar su perspectiva de la pista. Lo peor de todo es que creó escuela y el A5 incorporó el esperpéntico elemento. 

Para complementar el post con los 7 'inventos' de la F1 tan feos como el Halo, te invitamos a que veas los coches de la Categoría Reina más horrendos que se diseñaron a lo largo de su historia. ¡Qué cosas!

 

Lecturas recomendadas