Pasar al contenido principal

Un motor monocilíndrico: el origen del desastre de McLaren-Honda

Los de Honda probaron un motor prototipo con un cilindro y como los resultados fueron positivos, tiraron para adelante. ¡Con un par!

Imagen de perfil de Javier Prieto
El desastre de Honda

A las 7 razones del desastre de McLaren-Honda se suma una nueva, y desde luego, la más grave e increíble. Nos referimos al famoso motor monocilíndrico.

No te pierdas: cómo ver la Fórmula 1 gratis o pagando

Seguro que en los últimos días has oído hablar de él. Pues a ver si el cabreo que tenemos nos permite explicarte esta metedura de pata gloriosa.

Según ha reconocido el ínclito jefe de Honda F1, Yasuke Hasegawa, realizaron una serie de pruebas con un propulsor compuesto por un solo cilindro.

Y como éstas arrojaron unos resultados prometedores, creyeron que ya estaba todo hecho y que había sido ¡pan comido! El drama llegó cuando trasladaron esa tecnología al propulsor real, el V6.

Los fallos comenzaron a salir de todas partes. Pero esto sucedió a finales del pasado mes de diciembre, sin tiempo para dar marcha atrás. Y en esas estamos.

A lo largo de la historia del Motorsport ese error conceptual se ha repetido en mil ocasiones. Parece increíble que ellos también picaran.

Se nos han acabado las palabras para expresar el ridículo que están haciendo en su funesto regreso a la F1. Cómo estarán viendo de negra la situación, que ¡por fin! han aceptado la ayuda de consejeros externos para que dejen de ser el peor equipo y el hazmerreír de la parrilla de F1 2017.

Y lo peor de todo es que los nipones han anunciado que probablemente hasta el GP de España en mayo no habrá mejoras en su penosa unidad de potencia.

Así las cosas, aguardan unas cuantas fechas en el calendario de F1 2017 bastante dolorosas para la formación de Woking y sus amiguetes de Sakura. 

A continuación, analizamos las otras 7 razones del desastre de McLaren-Honda en este proyecto que arrancó como un sueño de F1 y se ha convertido en una pesadilla.

 

Falta de potencia y fiabilidad

Junto a la fragilidad, las pobres prestaciones del motor Honda son una de las principales razones del desastre de McLaren-Honda.

Así quedó patente en las rectas del Circuito de Melbourne, donde el McLata de Fernando Alonso fue unos 30-35 km/h más lento que el resto de competidores. Un déficit de potencia de entre 50 y 100 caballos tendría la culpa de ese ritmo de tortuga. 

 

Las claves del fracaso de McLaren

 

Con dichas cifras es evidente que tienen mucho que mejorar. Y no para luchar por podios, sino simplemente para cumplir con un papel digno que les aleje del fondo del pelotón.

Pero, ¿por qué el MCL32 tiene (mucha) menos potencia de la esperada?

Según parece, los datos obtenidos en el banco de pruebas no se han correspondido con los resultados en la pista. O al menos eso han asegurado los ¿responsables? 

A nosotros ese argumento nos suena a excusa porque cualquier estudiante de Primer Curso de Mecánica sabe que una cosa es la teoría y otra, la práctica en la pista. 

 

Los híbridos: el Talón de Aquiles 

El retraso (y la escasa pericia) de Honda con la tecnología híbrida es otra de las principales razones del desastre de McLaren-Honda.

Hay que tener en cuenta que el regreso de los japos a la F1 se produjo en 2015, cuando las otras escuderías ya acumulaban un año de experiencia compitiendo con esos nuevos coches.

 

McLaren 2017

 

Sin embargo, también es verdad que desde entonces han tenido tiempo suficiente para haberse puesto al día, algo que no han hecho.

La cosa tiene mala pinta porque los sistemas de recuperación de energía (ERS) son los encargados de generar una parte fundamental de la potencia que poseen los coches de F1 2017. Y ahí es donde están más pez los de Sakura. Lo pillas, ¿no? 

 

Nuevos y frágiles materiales 

Otro de los quebraderos de cabeza llega desde las tripas del coche. Nos referimos a unos nuevos compuestos muy ligeros e innovadores, empleados en la fabricación de diversos elementos del propulsor.

¿Y qué les pasa? Pues que no soportan el estrés en el asfalto y acaban generando vibraciones y rompiéndose. ¡Menudo destrozo!

 

Vibraciones y problemas eléctricos

Y por si todo lo anterior fuera poco, las mencionadas vibraciones que padece el McLata habrían afectado a los aislamientos eléctricos de la unidad de potencia, lo que que supuestamente derivó en un fallo eléctrico. 

Es decir, que un problema genera otro. ¡Genial! Como puedes ver, sobran las razones del desastre de McLaren-Honda y faltan soluciones.

 

De la talla cero a copiar a Mercedes

Espera, espera, que aún hay más.

Con su revolucionario motor de 2015, Honda creía haber inventado la rueda. Estos incautos se pensaron que iban a arrasar en el campeonato.

Construyeron un propulsor de diseño agresivo y mucho más ligero que el de la competencia. Sin embargo, el tamaño del turbo, más pequeño de lo habitual, hacía que el MP4-30 no anduviera ni para atrás. Y ya conoces sus hazañas.

 

 Tracción humana propulsando el MP4-30

 

En 2016, poco pudieron hacer para remediar el desaguisado y tiraron hacia delante con el invento.

Y claro, cuando le estaban cogiendo un poco el aire al asunto, llegó la nueva reglamentación técnica de 2017, echando por tierra todo lo anterior.  A empezar de nuevo. 

 

Choque cultural: oriente vs occidente

Para poner la guinda al pastel, entran en escena las diferencias culturales (insalvables) entre los asiáticos de Honda y los hasta ayer europeos de McLaren. Los primeros, apoyados en un arcaico sentido del honor -no sabemos si más propio de los samuráis o de los kamikazes-, no admiten ninguna ayuda externa.

Según sus principios es casi una deshonra admitir cualquier colaboración de otros países, por lo que practican la filosofía de Juan Palomo. 

Tanto es así que los chicos de Woking se han ofrecido en varias ocasiones para echarles una mano y los orientales se han negado en rotundo.

 

HASEGAWA-BOULLIER

 

Eso por no hablar de su método basado en el ensayo/error, tarden lo que tarden. O de su escasa o nula capacidad de reacción y de reflejos, que les hace siempre ir por detrás de los rivales. Van a su bola y se toman su tiempo para hacer las cosas a su manera.

Esperamos no haberte deprimido mucho con las razones del desastre de McLaren-Honda. Pero es cierto que esto tiene una solución entre dificilísima y casi imposible.

 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear