Pasar al contenido principal

Brasil, la tierra prometida que coronó a Alonso en 2005 y 2006

Ay, ¡qué recuerdos!

Imagen de perfil de Javier Prieto
Trofeo Campeón del Mundo 2005-2006

Sin duda alguna que como Fernando Alonso reconoce, cada vez que participa en el GP de Brasil de Fórmula 1 es una cita muy especial para él. No en vano, Interlagos fue el escenario donde conquistó sus dos coronas mundiales (2005 y 2006) que hoy vamos a repasar. 

El asturiano y (casi) toda España, que se había enganchado a un deporte casi desconocido hasta entonces, tocaron el cielo un 25 de septiembre de 2005. Llegó a la carrera del Autódromo José Carlos Pace, decimoséptima y antepenúltima de la temporada, con 111 puntos, 25 más que Kimi Raikkonen, su adversario por el éxito final. El español no desaprovechó su oportunidad y cruzó la meta tercero, por detrás de los McLaren de Juan Pablo Montoya y Kimi Raikkonen, suficiente renta para alzarse con la corona.

 

 

El Nano escribía así su nombre con letras de oro en el automovilismo nacional donde ningún compatriota jamás había soñado con una gesta similar. Por derecho propio, Fernando Alonso había entrado en el Olimpo de la Categoría Reina. Y lo hizo quebrando la dictadura de 5 títulos seguidos (2000-2004) del heptacampeón Michael Schumacher con Ferrari.

Para ser el mejor del 2005, el ovetense obtuvo siete victorias (Malasia, Baréin, San Marino, Europa, Francia, Alemania y China), cinco segundas posiciones (España, Inglaterra, Turquía, Italia, Bélgica), tres terceras (Australia, Brasil y Japón). Además redondeó sus magníficos números con seis poles (Malasia, Baréin, Francia, Inglaterra, Brasil y China) y dos vueltas rápidas. (Australia y Europa). En definitiva, un curso casi impecable donde solo se bajó del cajón en 4 citas. Im-pre-sio-nan-te.

 

 

Un año después se repitió la historia pero con el Káiser como rival por el cetro. Al duelo en Sao Paulo, decimoctava y última carrera del certamen, se presentó Alonso líder de la tabla con 10 más (126-116) que Schumi. Terminó segundo, dos puestos por delante del alemán de Ferrari, conquistando ese inolvidable 22 de octubre su segundo entorchado consecutivo.

 

 

 

Su maravillosa hoja de servicios estuvo compuesta por 6 triunfos (Baréin, Australia, España, Mónaco, Inglaterra, Canadá y Japón ), 7 segundos puestos (Malasia, San Marino, Europa, Francia, Turquía, China y Brasil), 6 poles ( Europa, España, Mónaco, Inglaterra, Canadá y China) y 5 vueltas rápidas (Malasia, San Marino, Inglaterra, China, y Japón). Y lo más importante, se convirtió en bicampeón del mundo ante el corredor más laureado de todos los tiempos, Michael Schumacher.

Foto portada: Sitomon vía Wikipedia

 

 

 

Lecturas recomendadas