Los cascos de la F1: de gorros de tela a soportar impactos de varias toneladas

Los cascos de los pilotos de la F1 han experimentado una gran evolución en su diseño, composición y fabricación a lo largo de los 66 años de competición. Os presentamos un repaso desde los primeros de tela y de cuero, hasta los más modernos de hoy en día. No os lo perdáis.

Imagen de perfil de Javier Prieto

A lo largo de las últimas semanas hemos realizado un repaso a la historia de la F1 (aquí tienes los mejores pilotos de la F1, los mejores f1 de la historia y los mejores adelantamientos). Hoy queremos analizar la evolución de los cascos de la F1, un elemento al que en ocasiones no se presta tanta importancia y que sin embargo resulta de vital importancia para la seguridad de los pilotos. No te pierdas la galería superior con las imágenes y la historia de los diferentes cascos de los pilotos utilizados a lo largo de las últimas décadas.

No te pierdas: Los sueldos de los pilotos de F1

Los cascos de F1 constituyen uno de los elementos de seguridad más importantes de los ases del volante. Protegen su cabeza, una parte vital del cuerpo humano, que resulta especialmente vulnerable por estar expuesta a posibles colisiones. Además, cumplen otra función relacionada con la aerodinámica del monoplaza, puesto que su diseño trata de optimizarla.

Como puedes comprobar en este repaso a la historia de los cascos de la F1, este elemento de seguridad ha experimentado una impresionante evolución en el diseño, la funcionalidad, los compuestos y el proceso de fabricación. En los años 50, los cascos de los pilotos eran, en realidad, unos gorros de tela o de cuero, cuya función era poco más que proteger el peinado de los coquetos conductores. Más tarde, en la década de los 60 aparecen los primeros cascos de F1 desarrollados a partir de cartón prensado. A finales de esa década aparece el primer casco integral de fibra de vidrio, un gran salto en el diseño y la seguridad. Posteriormente, a mediados de los 80, comienzan a realizarse estudios aerodinámicos para fabricar unos cascos más eficientes y que ofrezcan menos resistencia al viento. Finalmente , con la llegada del siglo XXI se introducen nuevos compuestos, entre los que destacan diversos polímeros. Estos materiales incrementan la resistencia y la seguridad en caso de impacto.

 


 

Lecturas recomendadas