Los coches de Bernie Ecclestone: el jubilado forzoso de la F1

En su primer día de jubilación forzosa, repasamos la impresionante colección de coches de Bernie Ecclestone. Ahora el magnate inglés tendrá tiempo de pasarlos la bayeta y de comprobar su nivel de aceite.

Imagen de perfil de Javier Prieto

Desde ayer Berni Ecclestone ya ni es dueño ni es señor de la F1. Se acabó. Los nuevos propietarios del negocio, la corporación de medios estadounidense Liberty Media, le han puesto de patitas en la calle o como dirían los finolis, le han desposeído de sus funciones ejecutivas en la cúpula de la dirección de la compañía. Chase Carey, el americano del prominente mostacho, ha heredado su silla.

El caso es que el hasta ahora monarca de la F1 se ha quedado sin reino en menos que canta un gallo. Fue el propio afectado el encargado de confirmar la noticia. Como si de un simple trabajador se tratara, declaró a la revista alemana Auto Motor und Sport: "me han echado, estoy fuera, es oficial. No sigo en la empresa".

De esta forma, se ha puesto fin a una era de ¡40 años!, en la que el clon físico de Andy Wharhol, hizo de este (presunto) deporte un espectáculo planetario. Y de paso, también se forró, que para eso trabajaba y mucho. 

Hablando de pasta, el magnate de 86 años está entre los más ricos del Reino Unido con una fortuna estimada de 2.850 millones de euros. Y claro, con tanto dinerito, ¿qué ha hecho hasta ahora? Pues acumular una lista interminable de propiedades compuesta por mansiones, yates, aviones y, sobre todo, vehículos increíbles.

Las joyas de la corona

De hecho los coches de Bernie Ecclestone son una de las colecciones privadas de vehículos de carreras y de calle más importantes del mundo. Auténticas obras de arte que resumen la historia del automovilismo.

Hasta hace un tiempo, poco o nada se sabía de esas joyas que podían formar parte de su garaje. Siempre hubo rumores sobre los coches de Ecclestone, pero sin confirmar nada al respecto. 

Entre otras cosas, porque su carácter huraño le llevó a ocultar la realidad y sus caprichos bajo llave. Por si eres de esos cotillas como nosotros en Top Gear, te diremos que los automóviles existen y que se encuentran en una nave en el Aeropuerto de Biggin Hill (Londres). Ahora va a tener tiempo libre para pasarlos la bayeta y de comprobar su nivel de aceite.

Entre la lista de los vehículos de Bernie Ecclestone destacan dos modelos relacionados con los albores de la competición del motor. Son un Auto Union C Type y un Mercedes-Benz W125. Estas dos maravillas de 1937 se disputaban en aquella época las victorias en los circuitos. 

Su actual valor en el mercado resulta incalculable. Probablemente sean unas de las piezas más exclusivas entre los coches de Ecclestone. El Mercedes-Benz W125 de Bernie Ecclestone cuenta con más de 700 caballos y fue, hasta la llegada de los motores turbo a mediados de los 80, el bólido más potente.

Más piezas únicas de carreras

Siguiendo con los vehículos únicos nos topamos con un Connaught B-Type. Este bólido saltó a la fama con su victoria obtenida en la carrera de Siracusa en 1955. La formación inglesa estuvo presente en los asfaltos entre 1952 y 1959, aunque no obtuvo ningún resultado destacable. Un paso efímero.

Aunque al que fuera dueño de ese pequeño equipo -Connaught- y del Gran Circo seguro que le trae recuerdos amargos. Bernie trató de clasificarse para el GP de Mónaco 1958. Pero no lo logró, porque como piloto era muy malo. Después del chasco cosechado, retiró al equipo de los asfaltos.  

Otro rara avis, el Vanwall, perteneciente a la escudería homónima, y también tiene un significado especial para el inglés. No en vano, su amigo Stewart Lewis-Evans murió tras sufrir un accidente a los mandos de dicho vehículo en el GP de Marruecos en 1958.

Otro piloto inglés, Stirling Moss, se apuntó al volante del monoplaza verde 2 victorias y 4 poles en esa temporada. El VW10 se llevó el título mundial de constructores en ese año, mientras que Moss perdió el de corredores por un solo punto.

Otras delicatessen sobre ruedas

La lista gourmet de los coches de Bernie Ecclestone se completa con los Ferrari 125 Thinwall Special, 375, 1512, 555 Supersqualo, 312 y 312 T3 ; los Brabham BT46B, BT44B; los Brabham-Ford BT49; los Brabham-BMW BT50, BT52 y BT56. Y junto a ellos, los Maserati 4CLT y 250F, el Talbot Lago T26C, el BRM V16 Mk.II, el Lancia D50, Lancia-Ferrari D50A y el McLaren M23.

Por si este auténtico museo no te parece suficiente, Bernie también se ha dejado seducir por los coches clásicos de calle más exclusivos. Así, un Rolls-Royce Phantom II de 1933, un Ferrari 250 Europa de 1954, un Mercedes-Benz 540K Special Roadster -valorado en más de 4 millones de euros- de 1937 y un Ferrari 246 Dino son su ojito derecho. Otra de las piezas más polémicas que han pasado por sus manos es el Lancia Astura Convertible Sedan cedido por Benito Mussolini a Adolf Hitler.

Lo más friki de todo es que Bernie ha manifestado que jamás conduce estos tesoros. Simplemente le gusta ser su propietario para echarlos un vistazo de vez en cuando. Caprichos de millonario... No te pierdas en la galería superior algunos de los más destacados coches de Bernie Ecclestone.

Y hablando de bellezas sobre ruedas, no te pierdas nuestro post de los 5 monoplazas más sexys de la Historia de la F1 o los f1 más feos jamás creados.

Lecturas recomendadas