Pasar al contenido principal

Los f1 más feos de la historia

Los diseñadores, esos gurús que crean los monoplazas más avanzados por medio de las más vanguardistas tecnologías y soluciones imaginativas, no siempre han estado muy inspirados...

Imagen de perfil de Javier Prieto

En los últimos días te mostrábamos los mejores f1 de la historia y los f1 que podrían llegar en un futuro próximo. Hoy queremos repasar contigo los siete f1 más feos, esos engendros automovilísticos que han constituido un atentado estético y el hazmerreír del paddock. Monoplazas que, sin duda, no fueron un acierto estético por parte de los diseñadores.

No te pierdas: Las 9 'Raikkonadas' más auténticas

No ha resultado sencillo confeccionar la lista en cuestión por el exceso de candidatos. La competencia entre las bellezas cubistas del motor ha sido muy dura. Acompáñanos en este paseo por el museo del terror estético y pincha en la galería de fotos para ver los fórmula 1 más feos y conocer su historia. Entre los patitos están, muy a pesar de sus creadores, especímenes automovilísticos como el Vanwall VW57; el Brabham BT26, con sus alerones imposibles, y el Brabham BT34, llamado pinza de langosta; el March 711, equipado con una bandeja de té; el March 751 y su difusor trasero tipo maletero; el Ensign N179, con un radiador frontal con forma de escalera; y el Ligier JS5, conocido como la tetera. Sus innovaciones técnicas, además de constituir un atentado estético, por lo general tuvieron escaso resultado en la pista y nula aceptación por el público.Y es que en la F1 también hay espacio para los errores y las excentricidades en los diseños. Sin duda una buena muestra de los F1 más feos jamás conocidos.

Lecturas recomendadas