Pasar al contenido principal

Los coches del Campeonato TCR: Peugeot 308 TCR, la bestia francesa

Por 109.000 euretes + impuestos puedes llevarte este león con 350 jacos

Imagen de perfil de Javier Prieto
308 TCR 2018

Para animarte este lunes gris, aquí tienes el segundo capítulo de los coches del Campeonato TCR. Se trata del misil francés que será presentado en el Salón de Ginebra que se celebra del 8 al 18 de marzo próximos. Sabes a cuál nos referimos, ¿verdad?

Así es el Audi RS3 LMS TCR

Exacto, el Peugeot 308 TCR con el que la marca del león quiere dar zarpazos en el ahora llamado WTCR, el Campeonato del Mundo de Turismos 2018, resultante de la fusión de WTCC y las TCR International Series que arranca en abril.

 

Hermano mayor del 308 Racing Cup

Para empezar queremos decirte que no se trata de un coche totalmente nuevo, aunque sí extraordinariamente agresivo y radical. El 308 TCR toma como base el Peugeot 308 Racing Cup, del que mantiene el bloque 1.6 Turbo, el chasis y la caja de cambios. Sin embargo, gracias a la optimización del propulsor y la aerodinámica, ahora desarrolla una potencia de 350 purasangre y 420 Nm de par motor a 3.000 revoluciones por minuto.

 

 

Dispone de una caja secuencial de seis marchas con las levas del cambio en el volante que ha sido reforzada. En cuanto al sistema de frenos, está compuesto por discos delanteros ventilados de 378 mm con pinzas de seis pistones y traseros con 270 mm y pinzas de dos pistones.

 

Un 'cachas' francés

Si hablamos de estética, los ojos se te irán a sus generosas llantacas de 18 pulgadas y al alerón trasero, más largo que un día en el trabajo. Este apéndice, unido al difusor, eleva al máximo la carga aerodinámica del coche. Sí, el ensanchado de los pasos de rueda resulta des-co-mu-nal.

Sobre la carrocería del Peugeot 308 TCR, los cerebritos franceses han conseguido grandes mejoras aerodinámicas gracias al programa de simulaciones CFD. Así por ejemplo, la parte delantera, ahora mucho más currada, envía la corriente de aire a los radiadores, incrementando la eficiencia del coche.

 

 

Las nuevas suspensiones están compuestas por unas barras estabilizadoras ajustables en sus dos ejes, incrementando la maniobrabilidad del misil en el paso por curva. Otro punto fuerte del 308 reside en las diversas configuraciones de su chasis, lo que le permite amoldarse a cada circuito.

 

Un misil multiusos

Como es natural todas estas innovaciones -y algunas otras que seguro se nos han olvidado- se ajustan a las homologaciones de la FIA para el WTCR... y otras categorías inferiores, como las nacionales. Desde luego que a versatilidad, no hay quién le gane.

Suponemos que se trata de una estrategia comercial para aumentar la cartera de posibles compradores. Otro aspecto destacable reside en su fiabilidad, unos 5.000 km, el doble de la distancia que recorrerán en el WTCR. Por cierto, si te molan las cifras del Peugeot 308 TCR, puedes hacerte con uno por 109.000 eurazos... más los impuestos, claro. 

 

Imagen principal: YouTube

 

 


 

Lecturas recomendadas