Pasar al contenido principal

Cuatro campeones de F1 que deberían haber vuelto (II)

No va a pasar, pero… ¿y si volvieran?

Imagen de perfil de Noemí Alonso
Campeones F1

Cuatro campeones de F1 que deberían haber vuelto (I).

Emerson Fittipaldi, Mika Hakkinen, Jody Scheckter y Alain Prost fueron los campeones de F1 que deberían haber vuelto de los que hablábamos ayer. Pero resulta que se nos quedaron otros cuatro en el tintero y no queríamos dejar pasar la oportunidad de incluirlos en la lista, así que… aquí están. Si tienes otras opciones, dínoslo en los comentarios.

Graham Hill

Graham Hill

Lo dejó en 1975.

Su mejor momento fuera de la F1: ganar Le Mans en 1972 y conseguir la triple corona.

Clasificación de su trayectoria, en una palabra: inigualable.

Foto: Anefo/Joost Evers.

Un dato rápido: Graham Hill fue uno de los mejores pilotos de todos los tiempos. Ahora que hemos aclarado esto, expliquémoslo un poco. Verás, Hill ha sido el único que ha ganado las 24 horas de Le Mans, las 500 millas de Indianápolis, el GP de Mónaco y un campeonato de F1.

Es algo que no ha sido igualado, en parte debido a que se incrementa la naturaleza aislada de los diferentes certámenes y a que lleva mucho tiempo competir en unos calendarios que cada vez son más cerrados.

Desde luego, otra parte de la ecuación es que Hill era excepcionalmente rápido tras el volante de cualquier cosa con motor.

Después de hacerse con dos certámenes de F1, Hill se enroló en Le Mans y también triunfó. Se convirtió en estrella de cine en Grand Prix (el original), con Steve McQueen, y en un presentador de televisión de renombre.

Creemos que se retiró de la Fórmula 1 en el momento adecuado. Pero son sus logros más allá de este deporte lo que hicieron correcta su decisión, al igual que ocurre con los siguientes tres pilotos de la lista.

James Hunt

James Hunt

Lo dejó en 1979.

Su mejor momento fuera de la F1: compartir cabina con Murray Walker y realizar una de las mejores coberturas de la F1 de todos los tiempos.

Clasificación de su trayectoria, en una palabra: entretenida.

Foto: Anefo/RC Croes.

40 años del Título Mundial de James Hunt en el GP de Japón 1976.

Asociado siempre a la definición de playboy de la F1, Hunt era mucho más que el tipo que querías ser… o, al menos el que querías tener como amigo. Su trayectoria es de las que hacen leyenda, incluso antes de que Ron Howard la plasmara en la película Rush con diosas cinematográficas y Olivia Wilde.

Hunt siempre fue a su rollo, completamente despreocupado a la hora de hacer, decir o clamar contra lo que le parecía. Así que su victoria para McLaren en la década gloriosa de los 70, antes de que este deporte se convirtiera en una empresa gigantesca, fue una de ésas en las que el talento y la tenacidad triunfan sobre los patrocinios y las maniobras políticas.

Incluso después de que su carrera terminara tras una temporada en el desesperante Wolf WR7, continuó emocionando y deleitando a los fans de la F1 en todo el mundo con sus comentarios descarados, agudos y brillantes en el programa de televisión Grand Prix de la BBC.

Jacky Ickx

Jacky Ickx

Lo dejó en 1979.

Su mejor momento fuera de la F1: ganar Le Mans en seis ocasiones.

Clasificación de su trayectoria, en una palabra: duradera.

Foto: Anefo/Joost Evers.

Antes de los 21, Jacky Ickx ya era campeón. No en la F1: se había hecho con la victoria en las 24 horas de Spa en un BMW 2000. Y, durante su segunda carrera en Nürburgring, llevó su Fórmula 2, más lento (las categorías F1 y F2 corrían a la vez en la variante larga del circuito), tan deprisa en la vuelta de calificación que sólo los F1 de las leyendas Denny Hulme y Jim Clark fueron más rápidos.

Esto, como habrás imaginado, es lo que llamamos ‘una buena señal’. El Infierno Verde fue el campo de juegos de Ickx durante toda su trayectoria en la F1. Aun así, nunca se llevó un título en esta disciplina, debido al dominio de James Hunt, Jackie Stewart o Niki Lauda. Y, tras participar en pruebas cada vez con menor frecuencia a finales de los años 70, se retiró de este certamen.

Pero su verdadero éxito lo encontró en otro sitio: superando al increíble Porsche 917 y ganando sus primeras 24 horas de Le Mans en un Ford GT. Y eso, después de evitar la tradicional salida en Le Mans, pasear hasta su coche y abrocharse tranquilamente el cinturón. Esa victoria supuso el principio del fin de esta forma de empezar la carrera tan peligrosa, ya que los pilotos salían sin ponerse correctamente los arneses, algunas veces con trágicas consecuencias.

El mejor adelantamiento del Dakar: un camión a 200 km/h por el desierto.

Ickx triunfó en Le Mans seis veces, en un Ford GT40, un Porsche 935 y un 956. También subió a lo más alto del podio en su debut en la Bathurst 1000, conquistó el Dakar en 1983 y logró el campeonato CanAm en 1979.

Juan Pablo Montoya

Juan Pablo Montoya

Lo dejó en 2006.

Su mejor momento fuera de la F1: ganar las 24 horas de Daytona.

Clasificación de su trayectoria, en una palabra: amplia.

Foto: Rafa Castillo.

Es justo decir que Montoya es un piloto muy hábil. Y quizá es más justo apuntar que es uno excelente, uno de los que puede hacerlo bien en cualquier cosa con un volante.

¿No te convence? Bien, ha sido el único desde el legendario Graham Hill que ha ganado en las 500 millas de Indianápolis y en el GP de Mónaco. Cierto, Hill llegó al primer escalón del podio en las 24 horas de Le Mans, logrando la mítica triple corona de los deportes del motor, pero Montoya ha vencido en las 24 horas de Daytona en tres ocasiones, así que podemos trazar ciertos paralelismos.

La trayectoria del colombiano en la F1 estuvo velada por la coalición Ferrari-Schumacher, que ganó cinco veces seguidas. Frecuentemente ‘el mejor del resto’, Montoya se las apañó para triunfar en Mónaco, Monza, Silverstone y Hockenheim. Cuando terminó el dominio de Ferrari -al resurgir Renault con Fernando Alonso- el colombiano anunció que dejaría McLaren-Mercedes y la F1 a finales de 2006.

Por supuesto, puedes argumentar que si el piloto colombiano se hubiera quedado un par de años más, podría haber vencido en 2008, pero eso es especular. Y además, Hamilton ya estaba en la lucha.

En lugar de eso, Montoya se fue a la NASCAR, la IndyCar y las carreras de resistencia. Ah, y se proclamó ‘Campeón de Campeones’ en la Carrera de Campeones. ¡Es un campeón!

Lecturas recomendadas