Cuatro campeones de F1 que deberían haber vuelto (I)

¿Qué habría pasado si estos campeones hubieran vuelto a la pista?

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
Campeones F1

Texto: Craig Jamieson/Foto: Kosala Bandara

 

Para entrar en el club de los campeones de F1 hay que ser muy especial. Y también para abandonarlo. Que se lo digan a Nico Rosberg y a otros que apostaron por retirarse en lo más alto, como Joe DiMaggio (tras ganar las series mundiales de Béisbol), Rocky Marciano -después de defender su corona entre los pesos pesados y con un récord de 49 victorias y ninguna derrota- o Pete Sampras (con 14 grand slam de tenis a sus espaldas).

En la Fórmula 1, como en cualquier deporte, hay multitud de razones para dejarlo. Pero, al menos en nuestras cabezas, sólo unos cuantos pilotos de F1 tendrían el talento suficiente para regresar en condiciones de ganar. Algunos lo hicieron, con cierto éxito… pero pensamos que hay sitio para más. Hoy te enseñamos nuestros primeros cuatro elegidos.

 

Emerson Fittipaldi

Campeones F1: Emerson Fittipaldi

Lo dejó en 1980.

Debería haber regresado en 1982.

Posibilidades de éxito, en una palabra: Solidez.

Foto: Gerald Swan

Cuando llevó el Lotus 72D (dominador del campeonato) a la victoria en 1972, Emerson Fittipaldi, con 25 años, fue el piloto más joven que consiguió el triunfo en el certamen. Y ese récord permaneció imbatido durante más de 30 años, hasta que la actual ‘crème de la crème’ (Vettel, Hamilton y Alonso) lo superó.

También fue el participante de menor edad que logró dos títulos: el segundo llegó con 27 años. Y esa marca se mantuvo ahí a lo largo de dos décadas, hasta que Michael Schumacher en 1995 consiguió batirla en un Benetton-Renault con 26 primaveras.

Así que podemos decir, sin temor a equivocarnos, que Fittipaldi era un piloto bastante hábil.

Por desgracia, la familia se cruzó en su camino. Dejó McLaren para conducir en el equipo de su hermano, Fittipaldi Automotive, y no disfrutó del mismo éxito en las siguientes cinco temporadas.

Los pilotos con más poles en la F1: Schumacher, Senna y Hamilton.

Incluso con un coche claramente poco competitivo, Fittipaldi se las apañó para subir al podio, aunque la presión de llevar una escudería fue demasiado y se retiró en 1980, con 34 años.

Creemos que podría haber regresado en 1982, a McLaren, equipo con el que logró su segundo campeonato de F1. Desde luego, la política familiar sugiere que esto, probablemente, no habría sucedido nunca, pero habría sido genial ver a Fittipaldi luchando contra Keke Rosberg y Nelson Piquet.

Mika Hakkinen

Campeones F1: Mika Hakkinen

Lo dejó en 2001.

Debería haber regresado en 2003.

Posibilidades de éxito, en una palabra: Umm…

 

Foto: Martin Lee

 

No es un secreto que somos muy fans de Mika Hakkinen, un caballero que habla con tono suave. Por lo tanto, no es una sorpresa que sugiramos el regreso del bicampeón.   

Desde luego, si esto hubiera ocurrido, habría luchado contra los más grandes de la F1 reciente: el revitalizado equipo Ferrari con Michael Schumacher al frente.

Seamos honestos: ganaron en 2000, dominaron con autoridad las temporadas 2001 y 2002. Pero los márgenes se estrecharon en 2003 entre la escuadra italiana y la resurgida McLaren-Mercedes, lo que habría dado a Hakkinen una oportunidad real de lograr un tercer título.

¿Cómo lo sabemos? Bien, un dios de la conducción y amigo de Top Gear como el mismísimo Schumacher dijo que Hakkinen era su máximo rival. Y eso venía de un hombre que se partió la cara con Senna y Prost.

No nos olvidemos de que en el mismo coche (el McLaren MP4/8 de 1993), Hakkinen superó a Ayrton Senna en la carrera en la que debutó para la escudería.

La evolución de los coches de seguridad en la historia de la F1.

El finlandés siempre fue un caballero y lució una fuerza de voluntad que todo el mundo respetó. Su maniobra más famosa es un adelantamiento a Schumacher después de que éste le cerrase la puerta en Spa, en el año 2000. Tras la carrera, Hakkinen se dirigió hacia el alemán y le explicó su postura (de forma tranquila y en privado) y se negó a ser arrastrado a ninguna discusión sobre la prueba o sus secuelas.

Nos habría encantado haber visto a estos dos grandes luchando durante un par de temporadas más.

Jody Scheckter

Campeones F1: Jody Scheckter

Lo dejó en 1980.

Debería haber regresado inmediatamente.

Posibilidades de éxito, en una palabra: Kiff (para los que no dominen la jerga sudafricana, significa ‘buenas’).

 

Foto: Lothar Spurzem

 

Cuando se retiró de la F1 con sólo 30 años, Jody Scheckter había conseguido un título en Ferrari. No estaba mal para un tipo del que Emerson Fitipaldi dijo: “Está loco… es una amenaza para sí mismo y para cualquier otro; no pertenece a este deporte”. Por supuesto, Scheckter iba muy rápido y casi descontrolado; en una ocasión casi sacó una docena de coches de la pista en un golpe en Silverstone.

Los 10 peores accidentes de F1 en 2016: ¡menudos porrazos!

Sin embargo, tras ver el terrorífico accidente en el que perdió la vida su compañero de equipo Francois Cevert, el sudafricano se tomó las cosas con más calma. Eso, y el Ferrari 312T4, que era excelente, lo llevó a la victoria en 1979.

Por desgracia, el 312T5, el siguiente monoplaza, nunca fue tan competitivo como sus predecesores, lo que destruyó las posibilidades de triunfo de Scheckter y Villeneuve en 1980.

Si el piloto hubiera aguantado el tipo un año más en la escuadra italiana, habría accedido al 126C2, que ganó el campeonato de Constructores en 1982, y a los 126C2B y 126C3, que hicieron lo mismo en 1983. Desde luego, Keke Rosberg consiguió el título de Pilotos en un McLaren-Ford en 1982 y Nelson Piquet hizo lo mismo en un Brabham-BMW en 1983, pero un Ferrari con Scheckter al volante, luchando con Piquet y Prost, habría cambiado las cosas considerablemente.

Y, si el sudafricano se hubiera mantenido cerca de Villeneuve, en lugar de dejar su puesto vacante para Didier Peroni, quizá el excepcional Gilles no habría salido a la calificación en Zolder con tal enemistad hacia su compañero de equipo.

 

Alain Prost

Campeones F1: Alain Prost

Lo dejó en 1993.

Debería haber regresado en 1994.

Posibilidades de éxito, en una palabra: Bonne (también significa ‘buenas’. ¿Ves hacia dónde queremos ir?).

 

Foto: Stuart Seeger

 

Podrías argumentar que Prost pertenece a nuestra lista de los grandes pilotos que regresaron… porque él, de hecho, regresó. Pasó fuera de los circuitos la temporada de 1992 y volvió en 1993. Pero no se retiró por voluntad propia y estaba deseando reaparecer. A menos que su plan de jubilación incluyera un amargo divorcio de Ferrari.

Así es. Tras criticar públicamente el 643 y la incapacidad del equipo para solventar lo que él consideraba serias faltas en el monoplaza, Prost fue despedido a finales de 1991. Sin tiempo para encontrar otra escudería, el tricampeón comentó la siguiente temporada de F1 en la televisión francesa.

 

Tras volver de su año ‘sabático’ en 1993 con Williams, logrando un cuarto campeonato y, probablemente, soltando a Ferrari en su cara: “Te lo dije”, Prost estaba preparado para retirarse de verdad. Y eso hizo.

Desafortunadamente, su conversión a dueño de equipo no fue un éxito demoledor. Prost Grand Prix sufrió con los motores Peugeot, unos chasis poco manejables y el accidente de Olivier Panis. Apenas obtuvo puntos. Antes de 2002, PGP estaba en números rojos y Prost, fuera del negocio.

Honestamente, habría sido mejor que volviera a ser piloto. Pero, con Senna llegando a Williams en 1994, no habría encontrado un asiento que quisiera ocupar en la escuadra de Frank. Su mejor oportunidad habría estado en Benetton, lo que nos habría dado otra gran rivalidad en la misma escudería: Prost vs. Schumacher. Sólo podemos imaginarlo.

Lecturas recomendadas