El brutal adelantamiento de Piquet a Senna en el GP de Hungría 1986, ¡qué pasada!

Nelson Piquet superó a su compatriota Ayrton Senna con un exterior imposible y su coche derrapando en el GP de Hungría 1986. La memorable maniobra fue considerada el adelantamiento del Siglo.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Adelantamiento de Piquet a Senna en el GP de Hungría 1986

Recientemente en Top Gear te hemos presentado los mejores adelantamientos de la Historia de la F1. Pero se nos había quedado uno en el tintero. Y hoy hemos querido recordarlo.

Durante la carrera inaugural del GP de Hungría 1986, disputada en el Circuito de Hungaroring tuvo lugar una de las batallas más memorables de todos los tiempos. Nelson Piquet perseguía de forma inmisericorde a su paisano Ayrton Senna. Trató de ganarle la posición en varios lances sin conseguirlo. Pero finalmente, encontró una trazada imposible en la primera curva, tras la recta de meta, que sorprendió al propio Senna. La acción de Piquet, con el Williams derrapando delante del Lotus de Senna fue considerada por muchos el mejor adelantamiento del Siglo XX. 

El 3 de agosto de 1986, Hungría se unió al Gran Circo de la F1, tradición que 30 años después continúa muy viva. Al estreno en lo que se consideró un signo de apertura hacia la Europa Occidental por parte del país magiar, acudió una gran multitud de espectadores. El público congregado quería disfrutar del que entonces podía considerarse el mayor espectáculo deportivo. ¡Y claro que lo fue! Las expectativas fueron superadas por la realidad que allí se vivió.

La historia y la leyenda esperaban en el asfalto de Mogyoród para festejar el debut cíngaro en el Mundial. A la prueba, considerada un evento capitalista por la URSS, asistieron miembros de su servicio secreto. Todavía la Guerra Fría y el Telón de Acero protagonizaban la política internacional. Pero vamos al deporte que es lo nuestro.
Ayrton Senna que había conseguido la pole el día anterior, lideraba la carrera. A escasos centímetros de él, rodaba el Williams Honda de Nelson Piquet. En algunos sectores del Hungaroring ambos monoplazas, debido a su proximidad, parecían un solo bólido.

En una vibrante persecución, el de Río de Janeiro había tratado infructuosamente de ganarle la posición al paulista. Y quiso conseguirlo en la curva posterior a la recta de meta. Pero Senna se defendió como un jabato. Piquet, cuando restaban 22 vueltas para el final, volvió a la carga en el mismo punto. Y esta vez sí rebasó a su colega por el exterior en una maniobra al límite, con el Williams cruzado y derrapando delante del Lotus negro de Senna. ¡Parecía un kart! Y todo ello en mitad del giro. Se inventó una trazada y un espacio donde no existían. Simplemente, increíble. La acción fue considerada uno de los mejores adelantamientos de todos los tiempos. Jackie Stewart, tricampeón mundial, la describió así: “es como realizar un looping con un Boeing 767”.  

Lecturas recomendadas