GP Bélgica 2000: el mejor adelantamiento en la Historia de la F1

La maniobra de Mika Hakkinen en Spa fue una maniobra simplemente i-rre-pe-ti-ble. Jamás veremos nada igual.

Imagen de perfil de Javier Prieto
GP Bélgica 2000: El mejor adelantamiento de la historia

El 27 de agosto de 2000, Mika Hakkinen firmó el mejor adelantamiento de la historia de la F1 y uno de los momentos más memorables del GP Bélgica. Se presentó en Spa líder del mundial con dos puntos de ventaja sobre Michael Schumacher, uno de los mejores pilotos de la Historia. Su victoria dos semanas antes en Hungría, demostraba que el finlandés se encontraba en un gran estado de forma.

Alucina un rato con Eau Rouge, la curva más famosa del Mundial

La temporada estaba siendo un mano a mano entre los dos. Hasta esa cita, el escandinavo había ganado 3 carreras y el de Kerpen, 5. El Káiser, campeón con Bennetton en 1994 y 1995, llevaba cuatro años -desde 1996- persiguiendo sin éxito el título con Ferrari. La rivalidad entre el Barón Rojo y Hakkinen no paraba de creer. No en vano, este último le había cerrado el paso hacia la gloria en 1998 y 1999.

 

 

Envueltos en ese clima de máxima rivalidad llegaron a los bosques de las Ardenas. Allí librarían una batalla casi tan dura como las que protagonizaron los ejércitos aliados y alemán en la II Guerra Mundial. Y protagonizarían uno de los mejores adelantamientos de la Historia de la F1.

El Día D (domingo) y la Hora H ( Hakkinen) de la contiendia automovilística había llegado. Mika partía desde la pole y Schumacher el 4º. La salida tuvo lugar detrás del coche de seguridad debido a la lluvia y a la escasa visibilidad reinante en el asfalto belga.

Quizás ése fue uno de los pocos instantes de tregua, porque cuando el safety se marchó, comenzó la guerra. El imperio rojo de Ferrari contra el británico de McLaren, Alemania vs Inglaterra. 

 

 

Los espectadores iban a ser testigos del mejor adelantamiento de la historia de la F1 y una de más míticas carreras de la especialidad. Después de apagarse el semáforo, Mika inició las hostilidades poniéndose al frente del pelotón. Transcurridas unas vueltas, y gracias a una gran ofensiva germana (Michael Schumacher), el dominio de la situación pasó a manos del Káiser.

Sin embargo, Hakkinen, como un buen soldado -del volante-, no estaba dispuesto a rendirse y comenzó una persecución despiadada para capturar a su objetivo rojo. A falta de 5 vueltas ya le tenía en el punto de mira. Michael, que seguía primero, supo defenderse con mucho ardor y algunas malas artes -le cerró la puerta y le envió a la hierba a más de 300 km/h-. 

 

 

A pesar de ello, Hakkinen había estudiado las debilidades de su enemigo teutón. Conocía cuál era el flanco débil por el que rompen las defensas alemanas y tras Eau Rouge, su MP4-15 salió como una bala. 

Mika comprendió entonces que, después de varias escaramuzas, había llegado el momento de la verdad. Debía atacar con toda la artillería -mecánica- disponible. Entonces apareció un invitado inesperado en el horizonte, el brasileño Ricardo Zonta. Las banderas azules de los comisarios comenzaron a agitarse. Avisaban del zafarrancho de combate que se desataba  detrás del carioca.

 

 

Zonta vio aterrorizado como tras él, y en fila india, se situaban dos obuses, uno rosso y el otro, plateado. Michael aguantó el rebufo y en el último instante superó por el exterior al BAR-HONDA de Ricardo. Hakkinen, hizo lo propio por el interior. Tras esta pasada estratosférica, Michael y Mika se situaron en paralelo. La frenada a derechas de este último fue brutal.

Y así, entre el delirio del público y el pulso acelerado, Hakkinen le ganó la posición y la carrera a Schumi. La maniobra, perfecta en su ejecución y técnicamente inverosímil, se convirtió para muchos en el mejor adelantamiento de la historia de la F1.

Al igual que los aliados, el rubito de Vantaa (Helsinki) salió victorioso de la Batalla de las Ardenas, tras derrotar al enemigo teutón. Desde entonces su heroica hazaña permanece en nuestro recuerdo imborrable... y en el del propio Hakkinen, a quien todavía le brillan los ojos rememorando su gesta.

 

 

Lecturas recomendadas