Pasar al contenido principal

Los 5 riesgos que Alonso afronta para ganar las 24 Horas de Le Mans

La mítica carrera de resistencia tiene más trampas que una peli de chinos. Vamos a conocerlas.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Actualizado
Alonso líder test Le Mans 2018

Nos gustaría analizar contigo los peligros que Fernando Alonso afronta en las 24 Horas de Le Mans 2018, cuya 86ª edición se disputa los 16 y 17 de junio en el Circuito de La Sarthe.

Cómo ver las 24 Horas de Le Mans

La prueba de resistencia, que supondrá el debut del asturiano, resulta famosa por su dureza y riesgo extremos. A estos factores se une el hecho de que nunca había rodado con el prototipo TS050 Hybrid del Toyota Gazoo Racing en este gigantesco trazado francés.

Fernando Alonso se ha embarcado en esta historia con el objetivo de conquistar la Triple Corona del Automovilismo. Recuerda que se trata de un título honorífico compuesta por las 24 Horas de Mans, el GP de Mónaco F1 y las 500 Millas de Indianápolis, que solo posee el corredor británico Graham Hill.

Será el primer paso de El Nano hacia el Olimpo del Motorsport... o eso esperamos. Quiere entrar en la Historia de las 24 Horas de Mans. Veamos qué obstáculos debe superar para lograrlo.

 

El circuito, un gigante cruel

Sin ninguna duda, uno de los principales peligros que afronta Fernando Alonso en las 24 Horas de Le Mans lo representa el escenario de la prueba. Con sus ¡13,6 km!, el gigantesco trazado francés supone un desafío constante para los corredores.

 

 

Y no solo por su monstruosa extensión, el doble del circuito más largo de la Fórmula 1Spa-Francorchamps (Bélgica), sino por otras cuestiones adicionales. Para empezar, parte de él discurre por ¡carreteras locales convencionales! de la zona, abiertas al tráfico durante el resto del año.

 

 

Y claro, ya te puedes imaginar que las medidas de protección en ese tipo de vías no van más allá de los árboles que pueblan los arcenes o algunos 'quitamiedos' (¡menudo nombrecito!) Afortunadamente, una parte de la prueba se celebra por el Autódromo de Bugatti. Algo es algo.

 

 

Si a esto le sumas que en algunos tramos se rozan los ¡330 km/h! y medias de unos 216 km/h, comprenderás que rodar allí resulta muy peligroso. No es por acongojarte, pero un valiente llamado Roger Dorchy estableció allí un récord de 407,88 km/h en 1988, aunque fue con la configuración antigua, más rápida que la actual. 

24 récords de las 24 Horas de Le Mans

En cuanto a sus características, La Sarthe tiene más trampas que una peli de chinos. Endiabladas secciones muy veloces combinadas con otras lentas, rectas eternas, curvas traicioneras, frenadas bestiales y variantes muuuuuy delicadas.

En definitiva, una sucesión de sectores cuya complejidad técnica constituye un reto extremo para los competidores y sus máquinas. A pesar de todo esto peligros que afronta Fernando Alonso en las 24 Horas de Le Mans 2018, demostrará su talento y capacidad de adaptación.

 

La noche y el cansancio acechan

Fernando Alonso tienes que estar muuuuuy despierto en Le Mans. A ver si nos explicamos. Si has visto la iluminación artificial de las 24 Horas de Daytona, te diremos que es un lujazo comparada con la francesa. Cuando se marcha el sol en el circuito galo, llega uno de los momentos más determinantes e inseguros.

 

 

Aquí los focos resultan mucho menos potentes y numerosos que los americanos. Esto hace que bastantes tramos se encuentran en penumbra...por no decir directamente a oscuras.

 

 

Ya sabemos que los coches están equipados con faros, pero amigo, cuando se rueda a más de 300 km/h en la penumbra, y se te planta delante un vehículo mucho más lento, verle y sortearle, no se convierte en una tarea sencilla. 

 

 

Al mismo tiempo, conducir de noche fatiga mucho más a los pilotos, proclives a cometer algunos errores de concentración. Estos forman parte de los peligros que afronta Alonso en las 24 Horas de Le Mans.

 

Tráfico denso y miles de adelantamientos

Además de enfrentarse a los rivales directos por la victoria, Fernando Alonso tendrá otros 'obstáculos deportivos' sobre el asfalto. Allí le espera, repartidos por los casi 14 km del circuito, una procesión de coches de otras categorías mucho más lentos que él. 

 

 

Sí, deberá estar muy atento a esas tortugas que se encontrará constantemente y que pueden arruinarle la carrera. Adelantar continuamente a esta sucesión de automóviles puede resultar extenuante... y arriesgado. Aquello parecerá el peor día de la Operación Salida de Semana Santa en las autopistas españolas.

 

El peligro llega del cielo

Si a todos los condicionantes anteriores (circuito, noche, tráfico denso, etc.) le sumamos la lluvia, esto parece un thriller cinematográfico. Y dada la climatología de la zona, no es descartable que caigan cuatro gotas de agua... o un diluvio repentino. La climatología cambiante forma parte de la región del Loira. Si eso sucede la pista de carreras (casi) se convertiría en una de hielo. 

 

 

Al mismo tiempo, la visibilidad a través del parabrisas se reducirá aún más, complicando, y mucho, la vida a los corredores. Como ves, el ovetense aborda un reto mayúsculo. Seguro que tras leer los peligros que afronta Fernando Alonso en las 24 Horas de Le Mans 2018, ya no piensas que será pan comido. Le deseamos suerte y le felicitamos por su valentía.

Imagen principal: Twitter Oficial Toyota Gazoo Racing.

 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear