Pasar al contenido principal

Williams ha cumplido 40 años de su debut en la F1: ¡muchas felicidades!

Esta es la historia de una marchosa cuarentona llamada Williams.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Williams cumple hoy 40 palos

Williams ha cumplido el pasado 8 de mayo 40 años en la F1. Ese es el tiempo transcurrido desde su debut en la especialidad que se produjo en el GP de España 1977 en el madrileño Circuito del Jarama.

Pues, sí, fue en nuestro país donde arrancó la leyenda de una de las escuderías clásicas y más triunfadoras del Gran Circo.

Sus dieciséis coronas, nueve de constructores y siete de pilotos, la convierten en la tercera más laureada de todos los tiempos, solo superada por Ferrari y McLaren. 

A lo largo de estas cuatro décadas en la F1, por la formación de Grove han pasado algunos de los mejores pilotos de la F1 como Alan Jones, Ayrton Senna, Nigel Mansell o Alain Prost. 

 

 

En el ámbito técnico, Williams ha construido algunos de los mejores monoplazas de la historia y de los bólidos más sexys. Sus máquinas han jugado un papel esencial en las 114 victorias, 310 podios y 128 poles que el la formación de Grove ha firmado en un total de 661 carreras.

Analizando estos logros, resulta obvio decir que estamos ante una formación mítica del Motorsport.

Acompáñanos en este viaje por el tiempo en el que conoceremos los momentos más destacados de su aventura en la máxima categoría del automovilismo. 

 

 

Los primeros pasos 

Tras una amplia experiencia en otros conjuntos, como Politoys F1 o Walter Wolf Racing, Frank Williams fundó en 1977 junto a Patrick Head su propia estructura en la F1. El nombre originario fue Williams Grand Prix Engineering.

Como te decíamos antes, debutó en la Categoría Reina el 8 de mayo de 1977 en el GP de España disputado en el Circuito del Jarama. Dicho honor correspondió al novato belga Patrick Neve a los mandos de un March 761. Y en aquel entonces nadie se podía imaginar que Williams cumpliría 40 años en la F1 porque los inicios no fueron un camino de rosas con ese leño mecánico.

 

March 761

 

La unión entre la pasión y el talento de Williams y Head no tardó en dar sus frutos. En su segunda temporada completa (1979) lograron inaugurar su palmarés. Fue el suizo Clay Regazzoni con el FW07 (Ford-Cosworth) en el GP de Gran Bretaña 1979 disputado en Silverstone. 

 

 

Primeros títulos

Solo tuvieron que esperar hasta 1980 para conquistar, con una gran superioridad, su primer Mundial de Constructores y el de Pilotos con Alan Jones sentado en su FW07B (Ford-Cosworth). 

A partir de ese momento entraban en la élite de la máxima categoría, un club privado al que muy pocos han podido acceder. Comenzaba así a escribirse una de las páginas más brillantes y trascendentes de la especialidad, protagonizadas por un equipo pri-va-do.

 

 

En el curso siguiente (1981) repitieron corona por equipos con el FW07C (Ford-Cosworth). Sin embargo, la fuerte rivalidad entre los dos chicos de Williams (Alan Jones y Carlos Reutemann) hizo que Nelson Piquet (Brabham) se llevara la gloria por un solo punto en la última prueba del año, el GP de Las Vegas 1981.

 

 

Curiosamente, también en el GP de Las Vegas, pero en 1982, Williams se adjudicó el Campeonato de Pilotos, aunque se le escapó el de Fabricantes. El sueco Keke Rosberg, al volante del FW08 (Ford-Cosworth), se coronó con una sola victoria en todo el curso. ¡Alucinante! Aunque todavía estaba lejos de cumplir 40 años, Williams ya eran una escuadra puntera con varios entorchados en sus vitrinas.

 

 

1986: guerra civil

Pero como el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, durante 1986 se repitieron las luchas fratricidas en el seno de la escudería. En esta ocasión le tocó el turno a Nigel Mansell y Nelson Piquet. Mientras ellos dos se peleaban y sumaban 9 victorias, Alain Prost (McLaren) con cuatro, se llevó el gato al agua.

El francés aventajó en dos puntos al británico y en tres al brasileño. ¡Que listo anduvo el presunto profesor galo! Como consuelo, los de Grove se llevaron el Título de Constructores, gracias al notable rendimiento del FW11 (Honda).

 

 

1987: corona de marcas y pilotos

En el certamen de 1987 se sacaron la espinita clavada en el anterior año. Se llevaron la corona colectiva -gran superioridad en la tabla de Williams sobre McLaren- y la individual. Esta última a cargo de Nelson Piquet, que supo extraer el potencial del brillante FW11B (Honda). Mira el vídeo y disfruta con la batalla de los dos Williams, que eran unos verdaderos pepinos.

 

 

Años 90: sigue la racha triunfal

Tras el brillante periodo de McLaren (1988-1991), Williams volvió a la carga a principios de los 90. Y lo hizo por la puerta grande y arrasando a sus rivales.

La campaña de 1992 se convirtió en un monólogo de Williams. El FW14B (Renault) que se reveló intratable, les otorgó el Campeonato de Fabricantes. Ganando el doble de carreras que McLaren. Ah, y por fin se hizo justicia con Mansell, quien conquistó su ansiado Campeonato después de perseguirlo durante mucho tiempo.

 

 

Repitieron doblete -Marcas y Pilotos- en 1993. Pero el premio individual se lo quedó Prost, quien sacó tajada de las ayudas electrónicas del FW5C (Renault) . ¡Así cualquiera!

 

Muerte de Senna

Desgraciadamente el año 1994 y Williams serán siempre recordados por la muerte de Ayrton Senna de que la que se acaban de cumplir 23 años. La tragedia sobrevino en el GP de San Marino que se celebró en Ímola cuando el FW16B (Renault) del brasileño se encaminó hacia la leyenda.

Si es cierto o no aquello de la supuesta barra de la dirección soldada que se rompió, o los problemas de manejabilidad del bólido, mejor dejarlo ahí.

Lo que es seguro es que Frank Williams no olvidará, al igual que millones de aficionados, lo que sucedió en la maldita curva de Tamburello. Por cierto, el trofeo del Mundial por Equipos 1994 fue a parar a sus vitrinas. Sin embargo, ante tanto dolor, fue lo de menos.

 

Último títulos

No hay mejor manera de intentar sobreponerse a una tragedia que recuperar la senda del éxito. Y eso hicieron los afligidos chicos de Frank Williams en 1996.

Aquel año el británico Damon Hill logró, subido al FW18 (Renault), el Título de Pilotos y el de Constructores, por delante de su compañero Jacques Villeneuve.

 

Precisamente en el curso siguiente, Villeneuve y su FW19 (Renault) firmaron el último Mundial de Equipos y Corredores que posee Williams hasta la fecha.

 

 

La decadencia y la ayuda de BMW

Desde entonces, la escudería vivió un prolongado periodo de sequía. No se subió a lo más alto del podio ni una sola vez en las temporadas de 1998 y 1999 con sus respectivos FW20 (Mecachrome) y FW21 (Supertec).

Pero la llegada del Siglo XXI trajo el aterrizaje de BMW al equipo. Y la tendencia varió radicalmente. La escuadra reverdeció viejos laureles, siendo el mejor en diez Grandes Premios con los FW23, FW24, FW25, FW26, entre 2001 y 2004. Aun así, escaso botín.

 

La travesía del desierto

La marcha de BMW y sus brillantes motores supusieron el hundimiento deportivo de Williams. La sequía les llevó a ocupar solo una vez más el peldaño más alto del cajón.

Fue con el fogoso Pastor Maldonado en el GP de España 2012, algo sorprendente, teniendo en cuenta que aquel monoplaza, el FW34 (Renault), no era el mejor de la parrilla ni de lejos. 

 

 

Hablar de grandes logros,en aquellos tiempos, se convirtió en una quimera. Solo las piezas de caza menor -los podios- estaban ya a su alcance. 

No obstante, a partir de 2014 se abrió una nueva etapa de esperanza con los propulsores de Mercedes. Los resultados, aunque menores, comenzaron a regresar. El FW36 acumuló 9 podios en 2014, otros 4 el FW37 en 2015 y uno en 2016 gracias al FW38.

Desde Top Gear le deseamos muchas felicidades a Williams por cumplir 40 años en la F1 y esperamos y deseamos que remonten el vuelo.

 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear