Pasar al contenido principal

Las 5 mejores maneras de aparcar tu coche… si buscas enemigos

El consejo de sabios vuelve a hablar.

aparcamiento solitario parking

Estos consejos para aparcar tu coche pueden ser realmente valiosos para ser el más odiado del barrio. Saber aparcar es fundamental, casi tanto como saber conducir bien. Una vez más, como en el tema de los consejos para conducir en la niebla, lo más importante es respetarte a ti mismo, pero también casi tan importante es respetar a los demás. Saca papel y boli y aprende a ser el más cabr** aparcando.

 

Bien pegado

Aparcar en batería puede costar al principio, pero una vez que le pilles el tranquillo, no es para tanto. Lo más sencillo es aparcar marcha atrás, pero si te gustan los retos, aparcar de frente puede ser una buena manera de rizar el rizo, especialmente si eres novato. Aunque lo imprescindible es aparcar lo más pegado posible al coche de tu derecha, de esta manera conseguirás que el dueño del coche contiguo necesite llamar a los bomberos para que le abran el techo y pueda, de esa manera, entrar al interior del coche. Te querrá para siempre.

 

El sensor de parking es para pringados

Te interesa: los nueve trucos para que tu coche esté seguro en un parking

Di que sí, tu eres un tío de la vieja escuela, un auténtico apasionado de lo clásico, de las tardes de Cine de Barrio, de los SMS, de los V8 atmosféricos de ocho litros. Bien. ¿Para qué necesitas un sensor de parking? Para nada, no hay nada más eficaz que el método del toque: tira, tira, tira, ¡pum! Hasta ahí puedes llegar: al final la física es el mejor método para saber donde están los límites. Este método es especialmente eficaz si cuentas con una bola de remolque. Te querrán para siempre.

 

Abre las puertas con contundencia

¿Has aparcado en batería pero los coches contiguos están demasiado lejos? No te preocupes: para dar por terminada apropiadamente la maniobra de aparcamiento debes abrir las puertas con todas tus fuerzas, como si el coche de al lado no fuese más que un espejismo. Ya sabes, el límite lo pone la física. Salvo que tengan un Citroën C4 Cactus, te querrán para siempre.

 

 

Saca provecho del ‘park assist’

¿Te has gastado 1.000 euros en tu flamante sistema inteligente de asistencia al aparcamiento? ¿Tienes que mostrar a tu cuñado que no te han timado? Esta es la tuya. Busca un hueco en un aparcamiento en línea e intenta aparcarlo lo mejor posible. No obstante, antes de bajarte, activa el sensor de parking trasero y saca a relucir toda su magia. El objetivo es dejar el coche a un picómetro del coche de detrás. ¿Un picómetro? Sí, una billonésima parte de un metro. Te querrán para siempre.

 

El rey del parking

Llegas a un parking en batería con numerosos huecos. Piensas donde dejarlo y de repente ves tu momento: cuatro plazas enormes y completamente vacías. ¿Qué es lo mejor que puedes hacer? Colocar el coche milimétricamente en medio de las cuatro plazas: si tienes un Bentley Mulsanne será mucho más sencillo. ¿Qué consigues con esto? Muchas cosas y todas buenas: la principal es que nadie podrá aparcar a tu lado, consiguiendo que el riesgo de que alguien te arañe el coche se minimice notablemente. Salvo que la gente que tanto te quiere, se harte y tu coche sufra las consecuencias.

Y es que como ya te conté con la niebla, lo principal que debes hacer es respetar al resto de conductores y utilizar el sentido común, ese gran olvidado en nuestro país. Aparcar bien no cuesta tanto y para ello debes evitar a toda costa algunas costumbres que parecen estar intrínsecamente ligadas a la cultura española. Y por favor, encarecidamente te lo pido: abre las puertas con cuidado. Gracias.

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear