Pasar al contenido principal

El arma definitiva para evitar los atascos es tuyo por 1,4 millones

Las fiestas de Navidad se acercan, el Black Friday y el Cyber Monday ya han pasado y no te has comprado nada. Pues los coches submarinos son tu solución.

Señores y señoras, lo que tienen en la galería de imágenes de arriba es ni más ni menos que los últimos ejemplos de coches submarinos del mercado. Aún mejores que el Super Yacht Sub 3.

Empezamos por el submarino Aquahoverer. El regalo perfecto para estas navidades. Tiene capacidad para dos personas y se mueve con facilidad debajo del agua gracias a sus seis propulsores y a su batería de 15 kWH.

El autobús túnel es la solución a los atascos en China

Por supuesto, las bóvedas resistentes a la presión acristaladas, le permiten una visión de 360 grados mientras usted está sentado en un cómodo asiento de fibra de carbono. Además desde cualquiera de las dos posiciones, ya sea la delantera o la trasera, se puede controlar el submarino.

Lo malo es el precio, 1,4 millones de euros, así como si nada… Aunque si te parece caro, los coches submarino son más comunes de lo que piensas. Como ejemplo, también tienes el Lotus Esprit de James Bond que se hizo famoso en la película ‘La espía que me amó’. Ese vehículo era de efectos especiales, pero sí existe uno que funciona de verdad.

Te hablo del Rinspeed sQuba. Un coche submarino que lleva baterías de ion-litio y tres motores eléctricos (uno de ellos se utiliza para la propulsión terrestre y los otros dos para la marítima). Además, incorpora todo tipo de sistemas de ahorro de energía, como por ejemplo, un sistema de alumbrado compuesto únicamente por LEDs e incluso un sistema mediante láser que permite al coche conducirse de forma autónoma.

En tierra es capaz de alcanzar los 120 km/h. Sobre el agua es capaz de navegar hasta los 6 km/h y bajo ella 'bucea' a 3 km/h. Eso sí, sus inmersiones no son muy profundas, ya que no puede superar los 10 metros. ¡Ah! y el precio… pues 1,8 millones de euros.

Lecturas recomendadas