Pasar al contenido principal

Así quiere evitar la DGT que los conductores avisen de los radares móviles y los controles

El objetivo es plantar batalla a aplicaciones como Coyote o Social Drive.

Control de policía lego juguete

Hoy en día hay un gran número de aplicaciones que avisan de controles de tráfico, bien para poder evitar controles de alcoholemia o drogas o también para conocer la posición de los radares. Empresas como Coyote, Social Drive, Radardroid y muchas otras se encargan, fundamentalmente, de avisar a los conductores de posibles controles de tráfico y su uso está permitido por la ley, por lo que son aplicaciones con un público que no deja de crecer día a día.

Te interesa: este radar que multa a 21 km/h está en España

Pero es de esperar que la DGT tome las medidas oportunas y ya han informado que van a cambiar su táctica para sorprender a los conductores: a partir de ahora los controles de tráfico serán más habituales y más dinámicos, estarán en constante movimiento y serán mucho más breves en el tiempo. El objetivo es que cuando los avisos de su presencia se hayan producido los agentes ya hayan cambiado de posición y, de esa manera, los conductores difícilmente podrán evitarlos.

Pero esta no es la única estrategia renovada de la DGT para combatir este tipo de aplicaciones: también se realizarán controles por sorpresa en marcha, deteniendo a aquellos conductores sospechosos y no tan sospechosos. Estos controles se realizarán de manera aleatoria y podrán producirse en cualquier tipo de vías, aunque es de esperar que la mayoría se produzcan en carreteras secundarias, donde se producen la mayor parte de accidentes mortales.

 

 

Con los radares móviles también es de esperar que se produzcan a una manera más dinámica, cambiando su posición de manera constante. No obstante, esto, comparado con la privatización de radares móviles, parece un mal menor. Los más osados siempre podrán seguir utilizando los avisadores de radar, aunque recuerda que el uso de estos puede conllevar sanciones de seis puntos del carné y multas de 6.000 euros para los inhibidores y 200 euros con retirada de tres puntos para los detectores. 

 

 

Lecturas recomendadas