Así es como pilotan en las 24 horas de Nürburgring por la noche

Las 24 Horas de Nürburgring es una de las carreras más duras del planeta y probablemente, en el circuito más difícil del mundo. Pero todo se vuelve aún más aterrador por la noche...

El Nürburgring es frecuentemente descrito como el circuito más largo, técnico y peligroso del mundo. Este temible trazado de 20.8 kilómetros serpentea a través de densos bosques y vegetación, con 154 curvas que desafían  incluso a los pilotos más experimentados. 

Sin embargo, conducir en Nürburgring de noche lleva la dificultad a un nivel completamente nuevo. El desafío se vuelve mucho más complejo cuando la luz del día desaparece, dejando a los conductores en la oscuridad, dependiendo únicamente de los faros de sus coches deportivos y de su habilidad para navegar por el circuito. 

El infierno verde, completamente a oscuras

Nicholas Otto, integrante del equipo Max Kruse Racing, sabe bien lo que implica esta experiencia. Su equipo lideró su categoría en las 24 Horas de Nürburgring de 2024, compitiendo en un Volkswagen Golf. Durante el fin de semana de la carrera, Otto compartió sus impresiones con nosotros sobre las dificultades de correr en el Infierno Verde bajo las estrellas.

"En el coche hace 60 grados, conduces durante tres horas seguidas en la oscuridad y tienes que mantener tu ritmo al máximo. Al final de tu turno, estás empapado en sudor, deshidratado, hambriento y tus ojos se vuelven borrosos por haber estado concentrado durante tanto tiempo", explica Otto. 

"Es difícil durante el día, pero de noche es aún peor porque te concentras mucho más. Mentalmente es otra cosa. Siempre tienes que mantener tu mente al 110% si quieres salir de la noche intacto", aseguró, poniendo énfasis en el factor mental.

Nürburgring 24 Horas 2024

Además de la conducción en sí, la preparación para el siguiente turno es otro desafío significativo. "Otro problema es que, entre turnos, solo puedes tener tres o cuatro horas para prepararte antes de volver a la pista. No es fácil hacer eso, especialmente durante la noche si estás haciendo una doble salida". 

"Podría estar en el coche entre la 01:00 AM y las 04:00 AM, y luego volver a entrar a las 8 de la mañana. En ese pequeño intervalo entre ambos stints, necesitas comer, dormir, prepararte mental y físicamente. Hay mucho que hacer y muy poco tiempo para hacerlo. Y como esto es de noche, tu reloj biológico se siente completamente fuera de lugar".

Las pruebas de resistencia, como las 24 Horas de Nürburgring organizadas por el ADAC, son el escenario perfecto para experimentar la verdadera magnitud de estos desafíos. Durante estas carreras, los pilotos deben enfrentar no solo la fatiga física y mental, sino también las condiciones cambiantes de la pista y la presión constante de mantener un rendimiento óptimo.

A pesar de los peligros evidentes, Otto cree que la magia del Ring hace que todo el esfuerzo valga la pena. "Vamos a alcanzar a más de 300.000 aficionados alrededor de la pista este año, y esto no es usual. La gente está acampando por todas partes, hay atascos por todos lados, fiestas hasta donde alcanza la vista". 

"Hasta las primeras horas de la mañana, la gente está animando y bailando, y los fuegos artificiales no paran. Es verdaderamente mágico, y solo se intensifica cuando el sol se pone", dijo sobre el sensacional ambiente que crece año tras año en la prueba alemana.

Una capa adicional a la experiencia de conducción nocturna en Nürburgring. La presencia de miles de fans, las luces de las fogatas y los fuegos artificiales iluminando el cielo crean una atmósfera única que, a pesar de las dificultades, motiva a los pilotos de carreras a seguir adelante. 

Conducir de noche en Nürburgring no es solo una prueba de habilidad y resistencia, sino también una celebración de la pasión por el motorsport que une a pilotos y aficionados en una experiencia absolutamente inolvidable.