Pasar al contenido principal

McLaren Elva: hemos podido probar el último deportivo de tus sueños

Prueba McLaren Elva
9 10

Nuestro veredicto

Una de mis primeras posesiones más preciadas fue una maqueta de un McLaren de la Can-Am. Era verde turquesa, plano como una caja de cerillas, con ruedas doradas y prácticamente no tenía parabrisas. 

Supongo que lo tiraría por circuitos imaginarios, lo rozaría con estanterías y lo lanzaría por el suelo de piedras desiguales de nuestra granja de Yorkshire en mi búsqueda por comprender más sobre este coche de carreras de aspecto extraño. ¿Cómo sería conducir uno de estos en la vida real?

Tenía cinco años y era consciente de que más que probablemente jamás lo iba a descubrir. Pero las imágenes en blanco y negro (no había televisores en color en nuestro pueblo) de los McLaren asaltando los podios a mediados de los sesenta se han quedado conmigo. Mirando a aquellos coches ahora, parecen increíblemente duros y fabulosamente peligrosos. Todo lo que debe ser un coche de carreras en condiciones. ¿Conducir uno? Probablemente eso nunca sucederá.

Aquí es donde entra en juego el nuevo McLaren Elva que he podido probar, un modelo hecho para 149 viejos idiotas nostálgicos obsesionados con la velocidad como yo y un par de inevitables influencers. Oficialmente es el quinto coche de la Ultimate Series de McLaren y tiene como hermanos a los P1, Senna y Speedtail (prueba). Pero, extraoficialmente y de manera importante para mí, es una reinvención moderna de un automóvil que permite una última oportunidad de vivir y conducir el sueño de un McLaren de la Can-Am.

En esencia, el Elva utiliza la mayoría de las partes mecánicas del Senna. El motor es el mismo V8 biturbo con 815 CV y los frenos utilizan los mismos elementos de carbono, solo que con pinzas de titanio aligerados que se ahorran un kilo cada uno. La suspensión es una versión reajustada del sistema electrohidráulico multimodo. 

Pero el resto entra a formar parte del territorio de la fantasía. Con las puertas abiertas casi en vertical, pasas sobre uno de los umbrales más anchos en la historia del automóvil

La vista al frente contempla un cuadro de instrumentos digital, con los modos de chasis y motor a los que se accede a través de una palanca basculante a cada lado del módulo. Hay una pequeña pantalla vertical, según la costumbre en McLaren, para controlar cosas como la climatización y, lo que es más importante, el control de drift de 15 niveles. También hay una fila de botones debajo del tablero para controlar la aerodinámica activa y la liberación del maletero. Pero eso es todo.

Toma nota: los coches con más downforce

En el McLaren Elva la carrocería se compone de tres enormes esculturas de fibra de carbono (no se pueden llamar simplemente paneles). Hay más que un parecido razonable con los Can-Am de antaño. Frontal afilado, grandes pasos de rueda delanteros, trasera con vastas rejillas de refrigeración. 

También hay unas jorobas tras el asiento que contienen protección antivuelco balística, un splitter trasero que parece una rejilla para hacer tostadas y una serie de ranuras horizontales en el capó donde solía estar la toma de aire en los coches de carreras.

Una de estas ranuras contiene una pieza clave de la magia de Elva. Conocido como McLaren Active Air Management System (AAMS). Cuando lo activas levanta un alerón de unos 15 cm que hace que al aire fluya sobre la parte delantera para reducir el impacto sobre los ocupantes. Cuando lo activas, aparece a unos 50 km/h y se mantiene hasta mucho más allá del límite de velocidad. 

La razón por la que AAMS está allí, por supuesto, es por la ausencia total, para la total incredulidad de cada persona que nos ve, de un parabrisas. 

Los compradores pueden pedir un pequeño derivabrisas para evitarse el comer insectos. Esto hará que el coche sea más utilizable, pero eliminará el AAMS. Así que será complicado encontrar alguno así.

No hay forma de escapar del viento: por encima de 120 km/h es sencillamente brutal. He llevado motos naked a alta velocidad que escupen menos aire. Incluso agachado lo máximo posible y con un casco puesto, sientes como si estuvieras pegado al morro de un avión de combate. En el asiento del pasajero es incluso peor.

En marcha con el Elva

Mientras freno en una curva después de una recta corta (el Elva de 1.148 kg acelera más rápido que el Senna), miro a través de mi visera a Jamie, el fotógrafo que está sentado a mi lado, con la cabeza descubierta. Es una especie de combinación entre un emoticono sonriente y el protagonista del videojuego Sonic. Asegura que el Elva es el coche más divertido en el que ha montado en años, y estoy de acuerdo.

McLaren Elva

Pero eso estuvo muy lejos de nuestras impresiones iniciales cuando nos dieron las llaves del coche. A pesar de que el sentido común nos gritaba que usáramos un casco en todo momento en este deportivo sin techo capaz de ir a 325 km/h, nos lanzamos al tráfico de Beverly Hills sin más protección que unas gafas de sol. Seguramente estaríamos bien incluso sin AAMS, ¿verdad? Incorrecto. Incluso a 40 el viento tira de nuestras gorras y hace que los ojos se llenen de lágrimas sin control.

Presionar el botón AAMS lo hace instantáneamente más cómodo, pero no el resquicio de calma total que nos habían hecho creer. Quizás, pensamos, si vamos un poco más rápido todo se suavizará. Pero después de una tirada de 30 km por la autopista 405 a velocidades normales, con las gorras y las gafas sujetas a nuestras cabezas con una mano, con los ojos llorosos, estaba claro: ¿Estábamos perdiendo el punto o McLaren acaba de fabricar el secador de pelo más rápido, potente y caro del mundo?

Mejor con un casco

Prueba McLaren Elva

Entonces, desconcertados, nos damos por vencidos. Cambiamos gorras por cascos y nos dirigimos a una carretera que va entre cañones. Y de repente, todo lo que ha sido un tostón en la autopista y en la ciudad se convierte en una ventaja. Con un casco que desvía una gran cantidad de golpes, podemos concentrarnos y explorar el increíble equilibrio, potencia y precisión del automóvil. He conducido esta carretera en particular cientos de veces, así que la conozco como la palma de la mano. Y el Elva simplemente la aniquila.

La sensación y la seguridad de la dirección son las mejores que he sentido, sí, incluso con neumáticos de carretera, lo que permite una colocación perfecta. La suspensión, en modo deportivo, traduce solo los datos de la carretera suficientes para hacerle saber lo que está sucediendo, suavizando las cosas, pero sin eliminar los detalles

Y el motor es inmenso. Tiene una respuesta majestuosa, potencia que nunca termina y cambios rápidos de marcha acompañados por el escape. Si tuviera que compararlo con algo, se siente como el hermano mayor de Lotus Elise.

Pero el Elva de esta prueba también es mucho más que eso. Sin una pantalla para mitigar el viento, todos tus sentidos están en alerta máxima. Puedes oler el campo, el olor a fresa del tipo de enfrente que está vapeando, los caballos, una cafetería, el mar. 

McLaren Elva

También puedes sentir las corrientes térmicas;  aire enfriándose y calentando mientras se sumerge y sube por la carretera de montaña. Simplemente hace que toda la experiencia sea más atractiva y divertida. No es nada que los moteros no hayan experimentado durante años, pero tener las mismas sensaciones en un automóvil que puede superar fácilmente a la mayoría de las motos es algo nuevo para mí.

Es por eso que el probar el McLaren Elva lo tomo como un triunfo. Y, después de un McLaren F1, sería mi primera opción. Especialmente si pudiera persuadir al departamento de MSO de McLaren para que lo pintara de verde turquesa desgastado, con algunas astillas y encontrara un juego de llantas doradas clásicas...

Una prueba de Pat Devereux con fotos de Jamie Lipman

  • Tipo de Motor

    Normal

  • Cilindrada

    3.994 cc

  • Par motor

    800 Nm / -

  • Potencia

    815 cv / -

  • Cambio

    Automático

  • Tracción

    Trasera

  • Capacidad maletero

    0 L

  • Aceleración 0-100

    2,9 s

  • Velocidad máxima

    - km/h

  • Consumo oficial

    0,00/0,00/0,00 l/100km

  • Precio

    1.658.934

  • Garantía

    -

  • Tipo de combustible

    -

Ver otros acabados de McLaren Elva Todo sobre McLaren Elva

Buscador de coches

Y además