Pasar al contenido principal

Prueba: Mercedes-AMG CLA 45 Shooting Brake

Es por la forma

Imagen de perfil de Luis Guisado

La prueba del Mercedes-AMG CLA 45 4Matic Shooting Brake es un tanto complicada. No solo por el nombre, que es más largo que su el S600 Pullman, sino porque uno no sabe a qué enfrentarse. Lo digo en plan bien. Es decir, se trata de un dos litros con una potencia específica digna de los mejores deportivos. Porque 381 CV, no son poca cosa. Suena como los mejores y corre como el rayo. Peeeeero se trata de un familiar, ¿no?

Pues mira, no. El CLA Shooting Brake es un poco diferente. A diferencia de otros coches compactos que sí tienen una variante familiar, station wagon o como quieras llamarle, en este caso podríamos decir que es un 'coupé familiar'. No busques practicidad, porque no es lo suyo. El AMG 45 Shooting Brake es una especie de estado de ánimo. O una declaraciónd e intenciones: "mira, tengo un deportivo con todas las letras, pero meto la sillita del bebé, el carro y la trona. Y voy tirando a cómodo".

Vayamos por partes. Empiezo por la zona delantera. El interior del CLA 45 Shooting Brake es idéntico al del Mercedes Clase A. Con respecto a otros modelos deportivos de este estilo, la postura de conducción es elevada. Además, si esperas un modelo duro y áspero, te quedarás con las ganas. No deja de tener el tacto Mercedes: dirección suave, volante de buen diámetro...

Es cierto que de los materiales no se puede decir que sean el no va más: cualquier compacto premium bien rematado, como un Audi A3, puede estar por delante en materiales y ajustes. Pero es verdad que todo funciona perfectamente: si presionas un botón, funciona sin demora. Los mandos giratorios son superprecisos, aunque su tacto se podría definir de 'no-refinado'.

Donde no tengo ninguna queja es cuando me acomodo en los buenos asientos deportivos. Son cómodos y permiten una muy buena posición al volante. También es buena la legibilidad de los relojes, aunque la aguja del velocímetro es difícil de encontrar: como está tarado a 320, las velocidades legales empiezan muy abajo, por lo que la aguja está como muy hundida. Al menos, eso sí, puedes seleccionar el velocímetro digital (a costa de perder información como la del ordenador de viaje).

En marcha con el AMG 45 Shooting Brake

Lo que te decía antes al empezar la prueba de este Mercedes-AMG 45 Shooting Brake: estás ante un deportivo peculiar. Si conduces en modo Comfort, no debes temer por sus riñones o tus empastes. La suspensión (es convencional) es suave y la dirección, tres cuartos de lo mismo. Solo los neumáticos, unos 235/40 R18, te pasan al interior alguna que otra irregularidad, pero se puede decir que en general el tarado del conjunto muelle-amortiguador está mejor que bien.

Fotos del exterior

En autopista ruedas a 120 km/h a poco más de 2.000 rpm, por lo que el nivel sonoro no es molesto. Eso sí, activa el modo Sport+ y automáticamente los escapes se pondrán en modo "quiero guerra". El sonido se vuelve más grave, la dirección más dura y, en general te entrarán ganas de pasarlo bien. También tienes un escalón intermedio, Sport, que me gusta por su usabilidad en ciudad (cambia antes), y por la inmediatez del tacto del acelerador.

Si te apetece subir el ritmo en una zona de curvas, tienes el plus de seguridad del sistema 4Matic. Gestiona el reparto de par bastante bien; notas que si el eje delantero pierde 'grip', el trasero entra rápido a echar una mano. La precisión de la suspensión te da un plus de seguridad y la puesta a punto general termina de rematar la faena.

En cuanto a los frenos, me gusta cómo se dosifican. Su aguante es más que aceptable para un uso normal (no creo que te metas en algún track-day) y se defienden en un puerto de montaña largo, ya sea cuesta arriba... o cuesta abajo.

Tras la prueba del Mercedes-AMG CLA 45 4Matic Shooting Brake no puedo decir que se trate de un modelo radical; sin embargo si que es un deportivo de los buenos. De reacciones ágiles, con un tren de rodaje que se adapta bastante bien a casi cualquier tipo de conducción y que no decepciona ni en carreteras reviradas ni en viajes largos por autopista.

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear