SandRacer 500 GT: el 'tuareg' más molón y lujoso del desierto

Menudo 'camello' de lujo para el desierto.

Imagen de perfil de Javier Prieto
El Zarooq SandRacer 500 GT

¿Un ultralujoso buga para hacer la cabra off-road sin renunciar a las prestaciones de un superdeportivo? Sí, el SandRacer 500 GT, una joya de los amigos de Zarooq Motors en los Emiratos Árabes Unidos. Tiene pinta de ser uno de los mejores SUV del  momento que deja a la altura del betún a los grandes todocamino presentados en en el Salón de Ginebra 2017

La bestia naranja cuenta con un chasis de competición muy ligero desarrollado por los chicos de Campos Racing, recubierto con una carrocería de fibra de carbono. En un pepino de este tipo no podía faltar la típica jaula de seguridad... por si el beduino del volante se pasa de temerario dando gas. 

Zarooq SandRacer 500 GT, el rey del desierto

 

En cuanto al corazón del bicho, puede montar un seis cilindros gasolina de 3.2 litros y 309 'camellos de potencia' o un brutal V8 con 507 'dromedarios' (660Nm) que mueven con soltura los 1200 kilos del Zarooq SandRacer 500 GT.

 

¡Cómo nos mola el Zarooq SandRacer 500 GT!

 

Carece de reductora y de cualquier sistema de 'ayuda campestre', algo lógico en este tipo de todocaminos. No obstante, sí dispone de dos niveles de rigidez de la suspensión, opción que lo convierte en una maravillosa para las dunas y la ciudad.

 

El Zarooq SandRacer 500 GT, a todo gas

 

O sea, que su polivalencia permite ser Lawrence de Arabia en el desierto y un Fittipaldi de la carretera. Lo que viene siendo un 2x1 bastante interesante.

Sobre sus acabados interiores, qué te vamos a contar. Lujo, lujo, y mucho más lujo, incluyendo la huella de los artesanos belgas de Mansory en algunos detallitos. Asientos y volante de cuero, climatizador, sistema de infoentretenimiento compatible con CarPlay y un equipo de sonido que le fliparía a los mismísimos Steve Aoki o David Guetta para pinchar en el ibicenco Ushuaia.

 

Zarooq SandRacer 500 GT, lujo y prestaciones

 

Aunque te sobren los 400.000 dólares que cuesta el juguetito, no podrás comprártelo. Las 35 unidades de su primera producción se las han quedado jeques y otros ilustres clientes del Golfo Pérsico que estrenarán  sus SandRacer 500 GT a principios del 2018.

 

Zarooq SandRacer 500 GT, rey del desierto y el asfalto

 

Por último, no podemos aclararte si sus multimillonarios propietarios competirán en una especie de carrera monomarca prevista en Dubai. De momento el circuito de todoterrenos en el que quizás se disputen las pruebas, está construyéndose. Seguiremos informando sobre las novedades del Zarooq SandRacer 500 GT. 

 

Lecturas recomendadas