Pasar al contenido principal

¿Diésel o gasolina? Decidimos entre estas 10 parejas que es mejor

Actualizado
Audi Q3 2020
La eterna pregunta, ¿ha cambiado en 2020?

Elegir entre diésel o gasolina es tremendamente complicado, especialmente en ciertas gamas, donde los coches con motor de gasolina han mejorado mucho su eficiencia. En los últimos tiempos hemos realizado diferentes estudios para intentar resolver vuestras dudas, como por ejemplo este: ¿qué sale más barato, diésel o gasolina? Sin duda, el precio resulta el factor determinante para elegir entre uno y otro.

Te interesa: estos coches tendrán problemas con la nueva gasolina E10

Y es que, hace unos años, la decisión entre gasolina y diésel también estaba marcada por el comportamiento y el refinamiento entre ambas mecánicas. Pero con el paso de los años, los motores de gasolina y diésel cada vez tienen menos diferencias. La incorporación de las mecánicas turbo alimentadas en los coches de gasolina han hecho que su comportamiento sea similar al de los motores turbo diésel. 

Por otro lado, la mejora en términos de refinamiento y agrado de conducción han hecho que los motores diésel sean tan refinados como los gasolina: si no tanto, ya no están tan lejos. Así pues: ¿qué nos hace decidirnos entre diésel o gasolina? Principalente es una cuestión de números y también del tipo de motor que tenemos detrás. En reglas generales se podría decir lo siguiente: en coches pequeños, los motores de gasolina turbo son más recomendables. En coches muy grandes, los diésel todavía tienen una oportunidad.

A continuación te dejo 10 parejas de coches, donde elijo si es mejor comprarlo con motor diésel o gasolina.

Renault Clio, diésel o gasolina

Nuevo Renault Clio 2019

El Renault Clio es un claro ejemplo de que en los coches pequeños los motores de gasolina son los amos y señores. Renault es una de las marcas que ofrece alguno de los mejores motores de gasolina del mercado, destacan por ejemplo el tricilindrico de 1 litro y el cuatro cilindros de 1.3 litros, ambos sobrealimentados. 

Por ejemplo, si comparamos un Renault Clio TCe de gasolina con 100 CV y un Renault Clio Dci con 85 CV, las decisiones parecen claras. Con el motor de gasolina, el coche es más barato y notablemente más veloz. Su respuesta es fulgurante y su consumo, muy ajustado, homologando un consumo medio real de 5,1 litros, apenas 0,9 litros más que el diésel. 

Solo será recomendable comprar la versión diésel si haces muchísimos kilómetros al año, más de 25.000 km al menos.

Seat León, diésel o gasolina

Seat León
El Seat León acaba de estrenar su nueva generación.

El Seat León es uno de los coches más interesantes del mercado, también uno de los más vendidos. La cuestión es: ¿el Seat León es mejor con motor diésel o gasolina? Por tamaño, hace unos años, los diésel se llevaban la palma. A día de hoy, la gran mayoría cuenta con motores de gasolina. ¿Por qué? Pues porque los nuevos motores de gasolina del Grupo Volkswagen son una maravilla. 

Ya sea el tres cilindros de 1 litro turbo y 115 CV o el cuatro cilindros de 1.5 litros y 150 CV, ambos motores ofrecen un algo grado de uso, una gran eficiencia y unas prestaciones más que interesantes. Por ejemplo, en la anterior generación, la diferencia de consumos y precio entre uno y otro la decisión estaba clara: el gasolina mejor.

Ahora bien, en el nuevo Seat León se han mejorado mucho los motores diésel. Te pongo un ejemplo: el Seat León 2.0 TDI de 150 CV de tercera generación homologaba un consumo medio WLTP de 5,1 litros. La nueva generación, con el renovado motor diésel de 150 CV, homologa un consumo medio de 4,3 litros. ¡La diferencia es importante!

Es decir, sobre el papel, el motor diésel de 150 CV en el Seat León consume 1,2 litros de combustible menos por cada 100 km/h, con unas prestaciones prácticamente calcadas. Si el precio del diésel no es mucho más alto, puede volver a recuperar terreno e interés respecto a la versión de gasolina. Sin embargo, en esta categoría, los motores de gasolina siguen siendo tremendamente recomendables.

Mercedes Clase A, diésel o gasolina

Mercedes Clase A

En el Mercedes Clase A prácticamente se puede decir algo muy parecido que en el Seat León. Los motores de gasolina son, a priori, la opción más recomendable. Pero vuelvo a las mismas: la eficiencia en los motores diésel cada vez es mejor y si la diferencia de precio no es abismal es como para tenerlo en cuenta. 

Por ejemplo: un Mercedes A200 de gasolina, con cambio automático, es capaz de acelerar de cero a cien en 8 segundos, con un consumo medio real de 6 litros a los 100. El Mercedes A200d diésel, con cambio automático, acelera de cero a cien en 8,1 segundos y homologa un consumo real de 4,8 litros. La diferencia de consumo es importante y la diferencia de precio es de entre 1.500 y 2.000 euros. 

Entonces, ¿el Mercedes Clase A es mejor diésel o gasolina? Depende mucho de la versión concreta: el diésel de 150 CV me parece un gran propulsor con un consumo muy ajustado y buenas prestaciones. El diésel de 116 CV se me antoja algo corto para un coche así y en ese caso optaría por el gasolina básico de 136 CV. Lo que sí tengo muy claro es que el diésel sigue siendo plentamente recomendable y los fabricantes le van a dar más importancia ya que necesitan rebajar su huella de CO2.

BMW Serie 5, diésel o gasolina

sedan premium alta gama lujo

Llegamos al segmento E, donde el lujo y refinamiento empiezan a ser clave. Hasta ahora, los coches de este segmento apostaban por el diésel, poco a poco las versiones de gasolina ganaron terreno pero la cosa está bastante igualada. Una vez más, las versiones y sus precios son los que marcan la diferencia, por lo que no se puede generalizar.

Lo primero que quiero decir es que los motores diésel actuales ofrecen un alto grado de refinamiento, por lo que son perfectamente válidos en coches de lujo como este. Por lo que cada comprador deberá determinar qué versión resulta más interesante para sus intereses.

Por ejemplo, si hablamos de versiones básicas, entre un BMW 520i de 184 CV por 54.300 euros o un BMW 520d de 190 CV por 55.800 euros, la decisión parece sensata: el diésel consume casi 2 litros menos, corre más y mejor y la diferencia de precio es mínima. Diésel claro ganador. 

Sin embargo, entre el BMW 530i y el BMW 530d la diferencia de precio es abismal: el diésel es casi 8.000 euros más caro, mientras que la diferencia de consumo apenas es de 1 litro exacto. En ese caso, el cuatro cilindros turbo de gasolina con 252 CV es la opción más recomendable: el BMW Serie 5 con ese motor creo que es la opción ideal.

Hyundai Kona, diésel o gasolina

Hyundai Kona híbrido

Los SUV son el segmento más vendido del mercado y seguro que mucha gente se hace la misma pregunta. ¿Diésel o gasolina? En este caso hay muchas dudas: los pequeños y eficientes motores de gasolina tradicionalmente son más que suficientes para mover el peso de los SUV del segmento B, los SUV más pequeños del mercado. En el caso del Hyundai Kona, como en muchos otros, el diésel sigue siendo una opción a tener muy en cuenta.

Por ejemplo, pongamos que tienes un presupuesto de unos 20.000 euros. Tienes dos opciones con potencias muy similares: un 1.0 T-GDI de tres cilindros, gasolina, de 120 CV o un diésel 1.6 CRDi de cuatro cilindros. La diferencia de precio, a igualdad de equipamiento, es de exactamente 1.600 euros. El consumo del diésel es de 5 litros, por los 6,3 litros del motor de gasolina. Además, el extra de par hace que las prestaciones del diésel sean mucho mejores. En este caso, yo apostaría por el diésel.

Volkswagen T-Roc, diésel o gasolina

Volkswagen T-Roc

Como veis, cada gama y cada fabricante es un mundo. En el caso del Hyundai me quedaría el diésel por su extra de par, sus mejores prestaciones y el consumo algo alto de la versión de gasolina. Sin embargo, el Volkswagen T-Roc me lo compraría claramente con el motor de gasolina. ¿Por qué? Fácil: misma potencia, un consumo de solo 0,6 litros más y un precio muy inferior: ¡3.700 euros de diferencia! Una cantidad absolutamente injustificable.

En la versión de 150 CV la diferencia de precio entre diésel y gasolina también es abrumadora, mientras que la diferencia en términos de consumo no es tan elevada. En el caso del T-Roc, gasolina claro ganador.

Opel Grandland X, diésel o gasolina

Opel Grandland X

En el Hyundai y en el Volkswagen la cosa estaba clara, pero hay coches en el que la decisión es más difícil. Por ejemplo: el Opel GrandlandX. Es un SUV de tamaño mediano que puede ser propulsado de manera ideal tanto por un diésel como por un gasolina. Además, los motores diésel de Opel me parecen que son muy interesantes, así como los gasolina derivados del Grupo PSA. ¡Difícil decisión!

Además, la diferencia de precio y de consumo tampoco ayuda: 2.300 euros de diferencia y un consumo 1 litro inferior para el caso del diésel. Aquí es cuestión de sacar la calculadora y hacer números: quizás en este caso yo me decantaría por el diésel. Es muy refinado y el tricilíndrico de gasolina quizás no lo sea tanto, especialmente al subir de vueltas. Este es un coche para viajar tranquilo y ahí, un diésel, gastando lo mínimo, creo que es más interesante.

Nissan Qashqai, diésel o gasolina

Nissan Qashqai Acenta

El Nissan Qashqai es uno de los coches más vendidos de España y quizás por eso, esta decisión entre Nissan Qashqai diésel o gasolina te pueda interesar. Los nuevos motores de gasolina de 140 y 160 CV son muy eficientes, consiguiendo consumos reales siempre por debajo de los 7 litros. Sin embargo, los diésel siguen siendo una opción muy recomendable por su bajo consumo y su buen refinamiento.

En lugar de ir a las versiones base, en el caso del Qashqai voy a optar por las más recomendables: el diésel de 150 CV y el gasolina de 160 CV. A igualdad de equipamiento (Acenta) la diferencia de precio es inexistente: ¡incluso el diésel de 150 CV es ligeramente más barato! Con un consumo de 1,4 litros inferior, creo que la decisión es más que obvia, ¿no te parece?

Audi Q3, diésel o gasolina

Audi Q3 2020

Bajo mi punto de vista el Audi Q3 es uno de los mejores SUV del mercado: su diseño, su calidad, su tecnología. ¡Lo tiene todo para ser un tipo muy atractivo! Y realmente es un producto espectacular. Ahora bien, elegir entre diésel o gasolina no será fácil. Hay que decir que salvo los motores de 150 CV, el resto de la gama sus motores son algo gastones.

Así pues, la opción racional para el 90% de las personas es optar por las versiones de 150 CV, bien en gasolina o bien en diésel. Consigue una aceleración por debajo de los 10 segundos y para la inmensa mayoría será suficiente. Además, gasta muy poco en ambos casos. ¿Qué haría yo? Me compraría el Audi Q3 2.0 TDI S Tronic. ¿Por qué? Mismo ejemplo que en el Opel: los dos con cambio automático, el diésel es 1.000 euros más barato con un consumo notablemente inferior. Blanco y en botella.

Range Rover Sport, diésel o gasolina

Range Rover Sport HST

Y terminamos con el segmento de los SUV de gran tamaño, de lujo, cuyos pesos rondan o superan las 2 toneladas. Aquí no tengo ninguna duda: 'diésel for the win'. Y esto se puede extrapolar a todos los SUV de gran tamaño, donde el diésel sigue cumpliendo un papel clave. Son motores con más par, con suficiente fuerza y consiguen unos consumos mucho más ajustados.

Las versiones de gasolina solo son una opción para los que busquen altísimas prestaciones o unas sensaciones más deportivas. Si lo que buscas es un SUV grande para viajar, el diésel es la mejor opción. La única duda que podría tener es la siguiente: si usas el coche a diario en un entorno urbano, quizás la mejor opción sea la híbrida enchufable, aunque ya te adelanto una cosa: cuando la electricidad diga adiós, ya te puedes preparar para unos consumos por las nubes. 

Y además

Nuestros mejores vídeos