5 motivos por los que la limitación de la velocidad de la DGT es un error

¿Nos estamos volviendo todos locos?

Enfado

Oh, la velocidad, el gran enemigo de Pere Navarro, director de la DGT, y la excusa perfecta sobre la cual culpar buena parte de los problemas de nuestra sociedad al volante y de su siniestralidad. Ayer leíamos horrorizados cómo la DGT planea instalar en los coches un sistema de control de velocidad mediante el cual será prácticamente imposible superar los límites de velocidad en cada vía. ¿Es esa la solución para reducir la mortalidad en nuestras carreteras? No: la única utilidad será reducir notablemente los ingresos del estado por las sanciones de velocidad (no te pierdas los radares en España en 2018). La limitación de la velocidad en los coches de la DGT es un error y aquí cinco motivos por los que su implantación no asegura una menor siniestralidad.

Lecturas recomendadas