Pasar al contenido principal

Los mejores diseñadores de coches italianos. ¡Gracias por tanto!

Lamborghini Miura
Sin ellos, la historia del automóvil no sería tan brillante.

Elegir los mejores diseñadores de coches italianos me ha provocado un buen quebradero de cabeza. Tanto es así que incluso me ha llevado a modificar mi habitual patrón de selección en los rankings, donde siempre suelo elegir 5 o 7 elementos. Hoy la duda era tan fuerte como la del otro día con los mejores coches italianos, así que he optado por romper la norma y añadir alguno más. ¡La ocasión lo merece!

Y es que hablar de diseño de coches es hablar de Italia. El país transalpino siempre tuvo una presencia importante en la fabricación de coches, pero fue a partir de la Segunda Guerra Mundial cuando su presencia fue alucinante. Te recomiendo que viajes al Salón del Automóvil de Turín, donde puedes ver un mapa donde se ven todas las empresas relacionadas con el diseño y la producción de vehículos en los años dorados de Italia. ¡Es alucinante!

Durante los años 50 y 60, Italia fue protagonista. También más adelante, especialmente en términos de diseño. No es cuestionable que los mejores diseñadores de coches italianos han aportado más a la historia del automóvil que ningún otro grupo de diseñadores de otro país, ni siquiera de potencias económicas mucho mayores como EEUU o Alemania.

A continuación te dejo con los mejores diseñadores de coches italianos. Lamentablemente muchos de ellos ya no están con nosotros pero lo que está claro es que su nombre siempre estará muy vivo en sus creaciones inmortales. Gracias por llevar al automóvil a un nuevo nivel, donde lo racional deja paso a lo pasional. 

Giorgetto Giugiaro

volkswagen golf

Para muchos, Giorgetto Giugiaro es el mejor diseñador de coches de la historia. Un genio del diseño capaz no solo de crear deportivos espectaculares sino también de dibujar algunos de los coches para masas más populares de todos los tiempos. Giorgetto Giugiaro nació en 1938 y no venía de una familiar relacionada con el automóvil. Todo se lo ganó a pulso.

En 1960 empezó a trabajar en Bertone, después en Ghía hasta que en 1969 fundó su propia empresa de diseño: Italdesign Giugiaro. De su talento han nacido coches tan poco importantes (nótese la ironía) como el Volkswagen Golf, el Seat León, el Fiat Panda, el Renault 19, el Lancia Delta o el Alfa Romeo 156, entre muchos otros. Un genio de las proporciones como probablemente nunca se vaya a volver a ver.

Sergio Pininfarina

Maserati lujo

Sergio Pininfarina nació una década antes que Giugiaro y en su caso sí que venía de una casa de diseñadores. Su padre, Battista Farina, había fundado Carrozzeria Pininfarina en 1930 y ya había creado alguno de los coches más bellos de la historia, como el Cisitalia 202. Superar a su padre era algo complicado, pero Sergio Farina pronto dio señales de su talento, se formó en la Universidad Politécnica de Turín, que en aquellos años era uno de los centros mundiales del desarrollo de automóviles, y desde el primer minuto destacó.

Una de las particularidades de Sergio Pininfarina es que era ingeniero mecánico, por lo que además de diseñar también ponía su granito de arena en soluciones técnicas innovadoras: por ejemplo, fue el primero en sugerir a Enzo Ferrari que debía crear un coche de calle con el motor colocado en posición central trasera.

Con Sergio Pininfarina al frente, la empresa se convirtió en un gigante del diseño industrial, llegando a fabricar todo tipo de vehículos. Fue el diseñador principal de Ferrari y trabajó activamente con marcas como Peugeot, Alfa Romeo, Ford o Fiat. En diciembre de 2015 Pininfarina fue adquirida por Mahindra Group por 168 millones de euros.

Nota curiosa: ¿Su apellido es Farina o Pininfarina? A su padre le apodaban Pinin, por ese motivo su empresa se llamó Pininfarina. Como todo el mundo llamaba así a los miembros de la familia, pidieron al Gobierno Italiano cambiar su apellido. Y les fue concedido. Por lo que nació como Sergio Farina y murió como Sergio Pininfarina

Leonardo Fioravanti

Ferrari F40

Pininfarina es famosa por sus diseños en Ferrari, pero si bien Sergio era el dueño de la empresa y el responsable final del trabajo, el diseño que estaba detrás de una de las mejores épocas de la marca de Maranello era Leonardo Fioravanti. Trabajó durante 24 años en Pininfarina y durante 18 años fue el director general. 

De su lápiz nacieron mitos como el Ferrari F40, el Ferrari Testarossa o el Ferrari 308 GTB entre muchos otros. En 1991 fundó su propio estudio de diseño aunque nunca llegó a triunfar como había esperado. Creo varios prototipos interesantes, incluyendo el Alfa Romeo Vola de 2001. Como curiosidad, Fioravanti también nació en 1938, al igual que Giugiaro...

Marcello Gandini

Lamborghini Miura

Y al igual que otro grande: Marcello Gandini. Sin duda, esa fue la generación que llevó a Italia a la cúspide del diseño. Si Fioravanti fue una figura clave en el éxito de Pininfarina, Gandini lo fue con Bertone. Curiosamente, en 1963 Gandini tocó a la puerta de Nuccio Bertone para entrar a trabajar, pero un tal Giugiaro, que era jefe de diseño de Bertone en ese momento se negó.

Cuando Giugiaro se fue a Ghia, Bertone llamó a Gandini para ser su jefe de diseño: estuvo en el cargo durante 14 años. Bajo mi punto de vista su creación más brillante es el Lamborghini Miura y el Lamborghini Countach, el primero representa el paso hacia el superdeportivo, el segundo la evolución del diseño hacia la agresividad pura. 

Gandini también fabricó coches espectaculares más allá de superdeportivos, como el Citroën BX o el BMW Serie 5 E12. También mitos de los rally como el Renault 5 Turbo o el Lancia Stratos pasaron por sus manos. ¡Uno de los mejores diseñadores de coches italianos sin lugar a dudas!

Nuccio Bertone

diseño deportivos

El caso de Nuccio Bertone fue muy similar al de Sergio Farina: hijo de padre diseñador y heredero de un negocio que lo llevó a un nuevo nivel. Nacio en 1914 y rápidamente se puso a trabajar para convertir a Bertone en una empresa clave en el diseño de automóviles. Captó la atención del mundo con el Abarth 1500 Coupé Biposto, presentado en el Salón de París de 1952. 

A partir de ese momento todo fue coser y cantar. Algo que no hay que olvidar es que estas empresas de diseño muchas veces no solo se encargaban de dibujar los vehículos, sino también se encargaban de producirlos en sus instalaciones: uno de los casos más famosos es el Peugeot 406 Coupé diseñado y fabricado por Pininfarina. Solo en 1960 fabricó 31.000 carrocerías de coches tan interesantes como el Fiat 850 Spider, el Simca 1.200S o el Alfa Romeo Montreal.

Alfredo Vignale

lujo diseñadores

No hay duda que Alfredo Vignale fue un diseñador clave en los años dorados de Italia. En algunos tiempos, los carroceros se especializaban en crear versiones concretas de vehículos diseñados por las diferentes marcas. Vignale destacó por crear alguno de los descapotables más interesantes de la época, sobretodo con marcas italianas como Lancia o Maserati.

Vignale finalmente tuvo problemas económicos y tuvo que vender la empresa a Ghia, otro de los grandes monstruos del diseño italiano donde trabajaron genios como Boano, Michelotti o el propio Giugiaro. Con el paso de los años Ghia terminó en manos de Ford y el nombre Vignale ha vuelto a estar de actualidad, al nombrar las versiones más lujosas de la marca americana en Europa.

Giovanni Michelotti

BMW 2002 Turbo (delantera)

Giovanni Michelotti es sin duda el gran desconocido entre los mejores diseñadores de coches italianos y además, de una manera injusta. Nació en octubre de 1921 y trabajó prácticamente para todos los grandes estudios, por lo que estamos ante uno de los grandes diseñadores de la historia: solo hace falta echar un vistazo a sus creaciones.

Michelotti trabajó en sus inicios para Stablimenti Farina (de Giovanni Carlo Farina, hermano de Battista), Ghia o Vignale. De sus manos surgieron muchos de los primeros Ferrari de calle: ¡la lista es asombrosa! Trabajó también en el renacer de Maserati con los A6G y el 3500 GT, aunque destacó por ser el diseñador responsable de Triumph a finales de los 50, creando mitos como el Spitfire, el TR4 o el TR6. Otro de sus éxitos más importantes fue el desarrollo estético de los BMW New Class, con el BMW 2002 como mejor exponente y creando la base estética del futuro de BMW, que ha llegado hasta nuestros días. 

Andrea Zagato

disenador coches italia

No hay duda que los mejores diseñadores de coches italianos son todos nacidos en la primera mitad del Siglo XX, ¡y me he dejado a muchos! Pero quiero dar un salto e irme hacia nuestros días. Mi entrevista a Andrea Zagato es una de las cosas más interesantes que he hecho en mi vida, si no la que más. Toda la saga Zagato podría estar perfectamente en esta lista, desde el fundador Ugo Zagato pasando por su hijo Elio Zagato.

Sin duda, con este palmarés en su familia el papel de Zagato no era fácil. Su abuelo descubrió que la ligereza era clave en los coches de competición y triunfó por ello. Su padre hizo grande la empresa creado 'ediciones especiales' o 'fuoriserie' de modelos estándar, fundando una nueva de producción al norte de Milán. El papel de Andrea Zagato no era fácil pero consiguió algo que nadie más consiguió.

De las decenas y decenas de empresas que se dedicaban al diseño en Italia en 1950, ¿cuántas han llegado hasta nuestros días con el mismo espíritu? Pocas, muy pocas. Ni siquiera grandes monstruos como Pininfarina o Bertone. A día de hoy, 24 de abril de 2020, Zagato es una empresa que sigue haciendo lo que ha hecho siempre y con un éxito incuestionable. ¿Por qué?

Pues porque Andrea Zagato supo ver antes que nadie cuál era el futuro de las casas de diseño. Y no, no era seguir produciendo coches especiales, las líneas de producción flexibles mataron ese concepto. El futuro era la personalización, el lujo, la exclusividad, construir un nombre que sea emblema de calidad. Y así, Andrea Zagato ha conseguido que el nombre que fundó su abuelo siga siendo una realidad 100 años después.

Walter de Silva

Alfa Romeo 147
El Alfa Romeo 147 mantiene aún hoy una imagen muy atractiva.

El diseño italiano moderno no podría entenderse sin un personaje clave como Walter da Silva. La era de los estudios de diseño, con cierto halo romántico, forma ya parte del pasado: hoy son las marcas los que diseñan sus coches en sus centros de diseño. Walter da Silva es uno de los grandes, con un talento alucinante y una capacidad de crear coches atractivos fuera de toda duda.

Nació en 1951 y comenzó su carrera en Fiat, para terminar diseñando el Alfa Romeo 147 y el Alfa Romeo 156 (dos de los Alfa Romeo modernos más bonitos). En 1999 fue contratado por Seat para ser el responsable del cambio de estilo de la compañía, ya integrada en el Grupo Volkswagen. Creó prototipos tan interesantes como el Seat Salsa o el Tango, que derivaron en toda una generación de vehículos durante la primera década del Siglo XXI.

En 2002 pasó a Audi, de ahí a Lamborghini y terminó en Volkswagen, cerrando el círculo. Walter da Silva ha creado coches como el Audi R8, el Audi A5, el Volkswagen Golf de sexta generación o el Seat León de segunda generación. Todo un referente del diseño de coches en Europa.

Y además

Nuestros mejores vídeos