Pasar al contenido principal

5 cosas que hemos aprendido del nuevo Porsche 718 Cayman

No sabemos cómo lo hacen. Pero en cada generación se siguen superando. Bravo, Porsche.

Imagen de perfil de Alex Aguilar

Probamos el nuevo Porsche 718 Cayman S

La llegada de la nueva generación de los deportivos más pequeños de la firma de Stuttgart no ha estado exenta de polémica. El cambio del tradicional motor seis cilindros por uno de cuatro asociado a un turbocompresor no ha dejado a nadie indiferente, y por eso aquí te contamos las cinco cosas que hemos aprendido del nuevo Porsche Cayman. 

Al ser humano, por normal general, no le gustan los cambios. Y es que si algo funciona, ¿para qué tocar nada? Por eso cuando supimos que Porsche pretendía arrancarle dos cilindros a los motores de sus nuevos modelos 718 -Boxster y Cayman- palidecimos al instante. ¿Por qué, Señor?¡¿Por qué?! La respuesta es bien sencilla: ecología. Pero quizá nos alarmamos antes de tiempo, y el cambio no sea tan horrible como todos imaginamos en un principio... Porque sobre el papel las cifras prestacionales son mejores y, lo que es mejor, las paradas para repostar estarán más alejadas entre sí. 

No podemos pasar por alto que Porsche sabe lo que hace: de cada charco en que se mete -al menos en la época actual- ha sabido salir airosa siempre. Yo mismo reconozco que puse el grito en el cielo cuando vi las imágenes del Cayenne. Hasta que probé uno. Me pasó lo mismo con el Panamera. Hasta que probé uno. ¿Adivinas qué ocurrió con el Porsche Macan? Puedes imaginarlo. Así que ahora, habiendo tenido que engullir mis palabras tantas veces, prefiero ser paciente y, mientras llega mi turno para ponerme al volante de uno, leer e interiorizar las cinco cosas que en Top Gear hemos aprendido del nuevo Porsche Cayman

No te pierdas: Comienza la producción del Porsche 718 Cayman

Vale, un motor turbo no funciona igual que uno atmosférico. Pero no todo en un coche es el motor -bueno, si sólo lo quieres para acelerar en una carrera de un cuarto de milla, sí-, y lo que hay que mirar a fondo es si la experiencia Cayman -o Boxster- ha cambiado por culpa de los nuevos motores. En la prueba que nosotros hicimos del 718 Cayman S llegamos a la conclusión de que, aunque el nuevo corazón no late con la misma pasión que antes, el resto del conjunto sigue siendo de sobresaliente... 

¿Eres muy purista? Pues nada, aquí tienes la prueba del Porsche 911 R, un coche para auténticos fanáticos Porsche a los que las cifras no les importan tanto como las sensaciones... 

No pierdas más tiempo y mira la galería donde te desgrano las cinco cosas que hemos aprendido del nuevo Porsche Cayman. ¡Adelante!

 

 

Lecturas recomendadas