Pasar al contenido principal

Dodge Challenger R/T 'Black Ghost': una leyenda de las carreras callejeras con una historia de película

Dodge Challenger R/T 'Black Ghost' de 1970

Fue una leyenda en las calles de Detroit y tiene una historia de película, pero ahora busca un nuevo hogar. El Challenger 'Black Ghost' de 1970 está a la venta.

Hay coches que salen a subasta y que tienen historias interesantes a sus espaldas, pero la de este muscle car casi podría ser una película. Este es el Dodge Challenger R/T ‘Black Ghost’ de 1970, una auténtica leyenda de las calles de Detroit que ahora va a salir a la venta.

Puede que el apodo ‘Black Ghost’ os suene de algo y lo cierto es que Dodge lo utilizó recientemente en uno de sus coches de la serie ‘Last Call’. Se trata de un Dodge Challenger que hace referencia a este modelo en concreto, pero ¿a qué viene tanto revuelo? Bueno, lo cierto es que este clásico es todo un icono.

No te pierdas: Así es el Challenger Black Ghost 'Last Call'

Todo comenzó con Godfrey Qualls, un veterano de guerra que formó parte de la División 82º de paracaidistas del ejército de los Estados Unidos y llegó a ser condecorado con el Corazón Púrpura. Durante años formó parte de las tropas estadounidenses, pero decidió en torno a la década de 1970 regresar a su ciudad natal: Detroit.

Allí comenzó a trabajar como policía, concretamente en la división de tráfico, a bordo de una motocicleta. Sin embargo, ese era su cometido de día, mientras que por las noches se dedicaba a hacerse un nombre entre los corredores callejeros de la ciudad. No obstante, el nombre no se lo hizo tanto él, que permaneció en el anonimato, sino su coche.

Dodge Challenger R/T 'Black Ghost' de 1970
El Challenger de Qualls fue reparado para poder funcionar, pero no ha sido restaurado.

El modelo en cuestión era el que protagoniza este artículo. Se trata de un Dodge Challenger R/T de 1970 con el motor Hemi 426, la opción más potente en aquel momento, con unos 425 CV. Eso sí, las características de este modelo no acababan ahí, ya que también contaba con una serie de elementos opcionales que lo hacían realmente especial.

Por ejemplo, Qualls optó por el cambio manual HURST de 4 velocidades, así como por opciones como los seguros del capó y la tapa del combustible con cerradura. Asimismo, añadió el paquete SE, que incorporaba unos cromados para aportar un aire más lujoso. Finalmente, el coche debía estar acabado con un techo de vinilo y un capó ‘Shaker’ -en el que el motor sobresale-, pero no fue así.

Probablemente a causa de algún error, se montó el techo de caymán, algo que no convenció a su propietario. Asimismo, le comentó el vendedor del concesionario que solo podría contar con el capó ‘Shaker’ si se compraba un Plymouth ‘Cuda. Esto acabó en una demanda que falló a favor de Qualls, quien recibió su capó, pero no lo montó.

La razón fue que debía llevar el coche al concesionario para que le instalaran el nuevo capó, pero sentía que los encargados se iban a dedicar a divertirse con el coche en el proceso, así que decidió dejar el capó en su garaje. Lo importante es que, a raíz de aquello, los Dodge Challenger de 1970 pudieron contar con este elemento a finales de año.

La leyenda del 'Black Ghost'

Tras hacerse con el coche y quedar aclarado cualquier inconveniente con el capó, Godfrey Qualls sabía que tenía una imponente máquina entre manos. Sin duda, era una bestia para el momento y había que comprobar sus cualidades, de manera que se desplazó a la Avenida Woodward y a Telegraph Road, donde habitualmente se realizaban carreras callejeras.

Dado que estas carreteras no contaban con cruces ni casas, no había un gran peligro, de manera que la policía no solía impedir estas carreras. Así, Qualls empezó a aparecer en algunas noches a principios de los 70 con su Challenger R/T. La rutina era la siguiente: aparecía, corría contra otro corredor de semáforo a semáforo y se iba directo a casa.

Se dice que este muscle car no perdió ninguna carrera e incluso se enfrentó a un Chevrolet Corvette en alguna ocasión. Además, dado que su dueño nunca paraba tras las carreras, nadie salvo algunos amigos cercanos conocía su identidad. Fue así como nació la leyenda del llamado ‘Black Ghost’ -'Fantasma Negro', en español-, ya que el coche era como un fantasma que se aparecía algunas noches.

Sin duda, este Challenger dominó las calles de Detroit durante algunos años, pero dejó de ser visto alrededor de 1975. En torno a aquel año, Qualls dejó de correr y en los años 80 dejó el coche aparcado en su garaje. Así se mantuvo durante décadas, ya que el principal interés de su dueño ahora era su familia.

De esta forma, el deportivo permaneció inmóvil durante años y solo recibió una puesta a punto en los años 90, pero se mantuvo en el garaje como en los años anteriores. No obstante, todo cambió en 2014, cuando Godfrey Qualls llamó a su hijo Gregory para tomar una cerveza.

VIDEO

The Black Ghost: Street Racing Legend - 1970 Dodge Challenger 426 Hemi Documentary

Ambos fueron al garaje y, al ver el coche, Gregory propuso a su padre limpiarlo. Según mencionó él mismo en una entrevista a Hagerty Drivers Foundation -en el vídeo que acompaña a estas líneas-, está seguro de que su padre quería decirle que estaba enfermo. Allá por 2008 tuvo un cáncer de próstata que superó, pero regresó más tarde y llegó a los huesos.

De esta forma, en 2015, Godfrey Qualls estaba en el hospital y le encomendó una tarea a su hijo: le dibujó un mapa para que recogiese un sobre de su casa y se lo trajera. Gregory lo hizo y, al abrirlo en el hospital, se trataba de los papeles del Challenger. Allí mismo, el padre le dio el coche a su hijo y le dijo unas palabras muy claras: “No des mi puto coche”.

Para su dueño, ese muscle car era algo especial y jamás quiso venderlo. De hecho, un cercano amigo suyo recuerda que un hombre llegó a ofrecerle 85.000 dólares por él, pero no quiso venderlo. Finalmente, se lo dio a su hijo, quien lo reparó con la ayuda de algunos expertos y conoció su pasado -y el de su padre- en la escena de las carreras callejeras de Detroit, ya que nunca lo desveló.

Dodge Challenger R/T 'Black Ghost' de 1970
El coche se configuró completamente en color negro, salvo por la banda decorativa del maletero.

Así, Gregory Qualls pudo sentirse más cerca de su padre y durante unos años lo ha mantenido en propiedad, llevándolo a distintos eventos e incluso creando merchandising sobre él. En principio, la idea era entregarle el coche a su hijo en un futuro y que siempre se quedara en la familia, ya que en cierto modo le mantiene unido a su padre. Sin embargo, parece que no será así.

Por alguna razón, finalmente el actual dueño del Dodge Challenger ‘Black Ghost’ de 1970 ha decidido deshacerse de él y se pondrá a la venta junto a otros lotes de la subasta de Indianápolis de Mecum, que se celebrará en el próximo mes de mayo. Sin duda, podría alcanzar una alta cifra, si bien es una pena que el coche abandone la familia. Solo esperamos que acabe en un buen hogar...

Y además

Buscador de coches