Ferrari 488 Challenge: ¡saluda a la nueva bestia de Maranello!

Tan solo su reformado aspecto ya intimida más que un Pitbull furioso.

El Ferrari 488 Challenge ha sido el gran protagonista de la fiesta de las finales mundiales de Ferrari, que por primera vez se han celebrado en EEUU, concretamente en Daytona. Durante este gran evento, donde se dan por terminadas los campeonatos de ‘carreras-cliente’, con los Ferrari FXX-K o antiguos Fórmula 1 dejando sordo al personal, el principal protagonista fue la versión Challenge del Ferrari 488 GTB, la esperada versión de carreras con la que tú o yo podríamos correr emulando a Senna, siempre que el Euromillón hubiese sido generoso con nosotros.

Y es que el Ferrari 488 Challenge es la versión destinada únicamente al circuito pero que cualquiera puede comprar, o al menos cualquiera que se lleve lo suficientemente bien con el comercial de Ferrari de su ciudad. El principal cometido del Ferrari 488 Challenge es la participación en las Challenge Series de Ferrari, el principal campeonato monomarca de la marca y que se lleva realizando desde los 90, en tiempos del Ferrari 348.

No te lo pierdas: Ferrari J50, diez ejemplares exclusivos para Japón

Desde entonces, muchos han sido los propietarios que han decidido participar en otros campeonatos en los que puede correr esta bestia, como el campeonato Grand-Am, el IMSA americano o incluso el WEC, con participación incluida en las 24h de Le Mans. Otros, simplemente, lo quieren para participar en track-days en sus circuitos favoritos. ¿Un Ferrari 458 Speciale no te parece suficiente? Entonces debes buscar una de estas bestias de circuito, aunque eso sí, lo tendrás difícil para ir a buscar el pan con él.

 

 

El Ferrari 488 Challenge es la sexta generación de este tipo de berlinettas y, cómo no, es la más potente y rápida. Al igual que con el Ferrari 488 GTB, es la primera de su clase en incorporar la sobrealimentación. Sus 670 CV es de lo poco que queda idéntico al modelo de calle, ya que las novedades son importantes en todos los apartados: por ejemplo, el motor es casi 20 kg más ligero y se ha modificado la gestión electrónica del motor así como unas relaciones del cambio más cortas.

En lo que a dinamismo se refiere, Ferrari ha recalibrado su sistema Side Slip Control (SSC) para mejorar la tracción en curva y la tracción al acelerar, apoyado también en unos neumáticos más pegajosos. La aerodinámica también es clave para conseguir las máximas prestaciones, optimizando el paso por curva y pegando el trasero a altas velocidades, gracias especialmente al nuevo alerón trasero. Pero las novedades en esta materia afectan a toda la carrocería, especialmente en el frontal, con un nuevo capó, nuevos aletines para mejorar el agarre del eje delantero. Sí, las luces también se modifican para que nos recuerde a su hermano mayor, el FXX-K.

 

 

En el interior, todo se ha eliminado en pro de mejorar el peso y de optimizar el puesto de mando para quien solamente necesita efectividad sobre la pista. Probablemente lo más importante en este interior sean los tres ‘manettinos’ que desde el salpicadero permiten al piloto modificar la respuesta de la frenada, del control de tracción y del diferencial electrónico.

Todos estos cambios, hacen que el Ferrari 488 Challenge sea más rápido que su antecesor, el 458 Challenge: consigue mejorar en un segundo la vuelta rápida en la pista de Fiorano. Con un tiempo de 1:15,5 es casi ocho segundos más rápido que la versión de calle y casi cinco segundos más rápido que el LaFerrari. Todo un mundo. Eso sí, ya te advierto que tus oídos deberán estar preparados para el nuevo sonido de esta mecánica sobrealimentada: no da tanto miedo como sus antecesores. Es más rápido, es más potente, es brutalmente rápido. ¿Lo querremos menos por sonar algo peor? Claro que no.

Lecturas recomendadas