Pasar al contenido principal

Este es el Ford Sierra Cosworth más caro. ¿Estamos locos?

Vale, es una joya, pero es mucho dinero. ¿Crees que los vale?

Yo doy mi punto de vista: dicen que algo vale lo que otros están dispuestos a pagar. Este Ford Sierra Cosworth es el más caro que hemos visto hasta la fecha, aunque hay que reconocer que es también un objeto realmente espectacular y uno de los mejores coches que puedes comprar sobre la faz de la tierra si Ford es tu marca favorita. 

Te interesa: esta es la historia del Ford Escort RS Cosworth

Se trata de un Ford Sierra Cosworth RS500, uno de los 500 ejemplares fabricados para Reino Unido y que se podría considerar como una evolución del Ford Sierra RS Cosworth. Las mejoras iban enfocadas al motor, donde se consiguió alcanzar la cifra de 225 CV gracias a un mayor turbo Garrett T04, un mayor intercooler, una nueva bomba de combustible, etc. En el exterior los cambios eran bastante discretos y la mejor pista para diferenciarlo es encontrar el nombre RS500 pintado en la parte trasera.

 

Así suena el espectacular Ford GT

 

El Ford Sierra Cosworth RS500 se desarrolló exclusivamente para el mercado británico y fue llevado a cabo por los especialistas en Aston Martin Tickford. Todos llevan el volante a la derecha y la mayoría están pintados en el color negro de nuestro protagonista, salvo 56 que fueron pintados en blanco y 52 en el color azul moonstone.

Ahora bien, el ejemplar que puedes ver en las imágenes es especial. ¡Y tanto! Se han pagado por el 122.400 libras en una subasta de Silverstone Auctions. Al cambio son 135.389 euros, pero tienes que tener en cuenta que en Reino Unido los coches son más baratos que aquí, por lo que por ese precio te puedes comprar un McLaren 570S. ¡Es mucho dinero! ¿Por qué es tan caro?

 

 

Pues principalmente por su excelente estado y su bajo kilometraje. El coche perteneció durante la mayor parte de su vida a uno de los hombres más ricos del mundo, que lo utilizó más bien poco. Ha llegado hasta nuestros días con algo más de 16.000 km en su haber, una cifra irrisoria para un coche de casi 30 años. Por supuesto, el vehículo cuenta con todos los papeles en regla, con las revisiones pasadas y con un detalle importante: se acaba de realizar una profunda restauración donde se le han cambiado todos los líquidos, filtros e incluso el depósito de combustible. Es lo que tiene llevar 26 años parado.

Eso sí, el dueño se ha llevado uno de los Ford más emocionantes, espectaculares, exclusivos y queridos en un estado que poco difiere con el que se lo podía encontrar un comprador en 1987. Ahora bien, es cierto que el coche está perfecto, que probablemente no exista un ejemplar en mejor estado, pero: ¿pagar esa fortuna por un Ford Sierra? ¿Lo ves sensato o una locura brutal?

Lecturas recomendadas