Ford SVT Mustang Cobra Fox Body: el deportivo americano que inauguró la división SVT

Ford SVT Mustang Cobra 'Fox Body'

La generación Fox Body del Ford Mustang supuso una transición de este deportivo, desde la máxima eficiencia y las prestaciones comedidas, hacia el regreso de la deportividad. Todo ello culminó en el Ford SVT Mustang Cobra Fox Body, el primer coche de la división SVT.

SVT. Si te gusta Ford, seguro que conoces estas siglas. Se refieren a Special Vehicle Team, un departamento fundado en 1991 para el desarrollo de modelos más prestacionales de la marca del óvalo. Con esas interesantes tres letras en su apellido se han lanzado coches espectaculares con los años, pero hay uno muy especial: el Ford SVT Mustang Cobra Fox Body.

En 1979 llegó el primer Ford Mustang basado en la plataforma Fox, el cual venía para recuperar la deportividad que se había perdido con el Mustang II. Así regresaron variantes como la GT, que utilizaba un motor V8 de 160 CV, si bien más adelante llegó a contar con más de 200 CV.

Así era el Ford Mustang 'Fox Body'

Así, poco a poco volvieron las prestaciones al pony car de Detroit, después de unos años en los que el automovilismo estadounidense se centró especialmente en la eficiencia tras la crisis del petróleo. Por supuesto, este todavía era un rasgo importante en los nuevos modelos, pero también se podía combinar con el rendimiento. De esto se ocuparon divisiones como la SVO.

Denominada así por su nombre ‘Special Vehicle Operations’, fue un departamento creado en 1981 para la creación de piezas y accesorios deportivos, así como para colaborar en competición. De aquí salieron modelos como el Mustang SVO, una versión destinada a competir contra varios modelos europeos que estaban ganando popularidad en el país.

Ford Mustang SVO de 1986-1987
Ford Mustang SVO de 1986-1987

Para ello, se buscó crear un coche cómodo y práctico, pero también razonablemente veloz. ¿Cómo se logró esto último? Con un motor cuatro cilindros de 2,3 litros con turbo de 175 CV, pero que más adelante llegó a 200 CV. Apenas se vendió durante un par de años, pero más adelante llegó otra variante más radical y la protagonista de hoy.

Llegamos a 1991 y la división SVO evoluciona hacia el departamento Special Vehicle Team, conocido como SVT. Su enfoque era el mismo: la deportividad de los modelos de la marca. Así, en 1993 se lanzaron los dos primeros modelos en portar estas siglas. Uno de ellos fue la conocida pick-up Ford SVT F-150 Lightning, mientras el otro fue el Ford SVT Mustang Cobra.

Con la generación ‘Fox Body’ a punto de despedirse para dar paso al SN95, que llegaría en 1994, llegó a las carreteras la configuración más radical de este modelo y que supuso el inicio de SVT junto a la F-150 Lightning original. Ahora bien, ¿cómo era este modelo?

Ford SVT Mustang Cobra: el puñetazo sobre la mesa del Fox Body

Ford SVT Mustang Cobra 'Fox Body'

Se presentó en el Salón de Chicago de 1992 y contaba con varios detalles que podían identificar a esta variante. Por ejemplo, contaba con paragolpes y faldones de aspecto más deportivo, así como con unas llantas especiales de 17”. A simple vista, recordaba al Mustang GT, pero tenía diferencias y agregaba toques como las insignias ‘Cobra’ en las aletas.

Con esto y con una carrocería que se ofreció en dos tonos rojos, azul verdoso y negro, el exterior de este modelo ya dejaba entrever que se trataba de una configuración mucho más capaz. Sin embargo, esto solo se confirmaba con un amplio rango de mejoras técnicas que llevaron el rendimiento de este deportivo americano a otro nivel.

De entrada, el motor del SVT Mustang Cobra Fox Body era un V8 5.0 de 4,9 litros que rendía 235 CV a 4.600 rpm y 380 Nm de par máximo a 4.000 rpm. Esto le permitía pasar de 0 a 97 km/h (0-60 mph) en 5,6 segundos, lo que no estaba nada mal para la época. Sin embargo, llegar aquí requirió de importantes novedades firmadas por SVT en el motor.

Por ejemplo, esta división deportiva de Ford instaló nuevas culatas, así como un colector de admisión especial. Por otra parte, el árbol de levas fue ajustado para esta versión, así como se mejoró la admisión y se mejoró la unidad de control del motor, entre otros ajustes. No obstante, esto no fue todo.

Más allá del motor en sí, esta mecánica se acompañó de una caja de cambios manual de cinco velocidades también presente en otros modelos de la gama Mustang, pero aquí con una relación de marchas reajustada en las tres primeras. Además, se colocaron silenciadores del escape menos restrictivos, así como nuevos amortiguadores y muelles.

De esta forma, el Mustang Fox Body tuvo un gran final con esta versión Cobra, la cual partía de unos 18.505 dólares en aquel momento. Eso sí, antes de despedirse este modelo llegó otra versión, esta vez por unos 25.700 dólares, pero aún más especial.

Ford SVT Mustang Cobra R: listo para correr

Tres versiones del Cobra R: 1993, 1995 y 2000
Tres versiones del Cobra R: 1993, 1995 y 2000

Hablamos del Ford SVT Mustang Cobra R, cuya letra final hacía referencia a ‘Race’ o ‘Carrera’. Por supuesto, era una versión más enfocada a los circuitos y presentaba algunos detalles curiosos. Por ejemplo, montaba unas llantas de 17” especiales de color negro y toques cromados, así como unos frenos Kelsey Hayes que fueron los más caros montados en un Mustang hasta la fecha.

En lo referido al motor, todo seguía igual que en el Cobra normal, pero el radiador se cambió por otro más capaz. Mientras tanto, el resto de cambios no se centraban en añadir elementos, sino en prescindir de ellos. Así, se eliminó la radio, el aire acondicionado, aislamiento, elevalunas eléctricos, espejos eléctricos, asientos traseros, etc.

Junto a estos cambios, también se realizaron refuerzos en el chasis y la suspensión recibió muelles Eibach más rígidos y pensados para los circuitos. Así, se trataba de un modelo pensado para rendir al máximo en los circuitos y, de hecho, se pudo ver en eventos de la IMSA (International Motor Sports Association) y SSCA (Sports Car Club of America)

Sea como fuere, muchos ejemplares jamás pisaron los circuitos, ya que solo se fabricaron 107 unidades, todas ellas pintadas en color rojo. Del Ford SVT Mustang Cobra Fox Body convencional sí se concibieron más, con algo menos de 5.000 ejemplares. Una versión poco común, pero que despidió por todo lo alto a esta generación e inició la leyenda del Special Vehicle Team de Ford.