Pasar al contenido principal

Cómo destrozar un coche: así es el Lamborghini Goku de Chris Brown

La madre que lo...

Imagen de perfil de Alex Aguilar

No, el protagonista de este artículo no es una versión especial al estilo del los one-off de Ferrari. Tampoco es un nuevo prototipo de la firma del toro como el Urus -el próximo SUV de lujo que llegará al mercado para rivalizar contra ejemplares como el Bentley Bentayga-. De lo que sí estoy seguro es de que se trata de una auténtica oda al mal gusto: así es el Lamborghini Goku de Chris Brown

Seguro que has oído hablar del estudio Ad Personam de Lamborghini: gracias a él cada propietario de un deportivo de la firma italiana puede llevarse a casa una auténtica joya con detalles personalizados que lo convierten en una pieza única... o al menos, menos corriente que una unidad salida de fábrica con todos los parámetros de serie. Podrías pensar que es lo que ha hecho Chris Brown con su Aventador... pero no. Ha hecho algo mucho peor. Y más hortera. 

Donald Trump + Lamborghini Aventador = Trumpventador

El Lamborghini Goku de Chris Brown que puedes ver en las imágenes superiores corresponde a la conjunción en un solo objeto de las dos grandes pasiones del cantante norteamericano: los vehículos de altas prestaciones y Bola de Dragón. Con un sentido estético menos acertado que el del creador del Fiat Multipla el rapero estadounidense ha querido rendir un sentido homenaje -sentido porque nosotros sentimos que energúmenos así puedan conducir este tipo de coches- a su héroe de la televisión favorito. ¿Qué podríamos esperar de alguien que lanza temas junto a Justin Bieber -cuya colección de coches también es para echarse a llorar-?

Lo sé, acabo de quemar tus retinas con las imágenes de la galería. Perdóname. Te dejo una pieza mucho más atractiva que el Lamborghini Goku de Chris Brown y que seguro que te hará recuperar la fe en el mundo del automóvil... y de la música: se vende el Ferrari F40 de Eric Clapton. El mundo es tremendamente injusto a veces, ¿verdad?

Lecturas recomendadas