Pasar al contenido principal

Marchionne duda del alma Ferrari del California y pone en peligro su futuro

Al menos tal y como lo conocemos a día de hoy.

La historia del Ferrari California es curiosa. Su desarrollo empezó destinado a ser un Maserati, pero los grandes costes que estaba suponiendo obligó al grupo FCA a un cambio de planes. Finalmente se decidió que se vendiera bajo la marca Ferrari, como acceso a la gama, como un coche polivalente para todos los clientes millonarios de la marca, más utilizable, más confortable y combinando lo mejor de los dos mundos. 

Con todos los genes: este es el Ferrari 812 Superfast

Sobre el papel, el Ferrari California parece la compra sensata, pero aunque es un coche muy interesante, sigue provocando muchas dudas acerca de su alma Ferrari. ¿Debería ser un Ferrari? ¿O debería ser mejor un Maserati? ¿Debe ser un Ferrari polivalente? ¿Debe gustar a todo el mundo? La verdad es que las declaraciones de Sergio Marchionne sobre el Ferrari California en el Salón de Ginebra 2017 han sido contundentes.

“El coche que veo más complicado es el California. Yo he comprado dos y debo decir que es un coche sensacional, pero es el único coche que desde un punto de vista de identidad, tengo más problemas para considerarlo como un auténtico Ferrari.” Según estas declaraciones a nuestros compañeros de Motoring, Marchionne ha asegurado que hay un espacio en Ferrari para un coche como el California, pero la interpretación de ese hueco parece no haber sido nunca el correcto.

 

 

En estas declaraciones, Marchionne afirma que el futuro del Ferrari California es el tema más discutido hoy en día en Maranello y no parece haber una posición clara ni decidida a estas alturas. Una opción es, simplemente, dejarlo sin sustituto y regresar a la gama clásica: V8 berlinetta, V12 Gran Turismo y la opción más práctica, el 2+2, que en este momento ocupa el fantástico Ferrari GTC4Lusso, con un gran éxito de ventas. Otra opción es transformar este modelo en algún otro concepto que todavía está por ver o conocer: ¿quizás un deportivo ligero, sencillo y divertido para resucitar al mítico Dino 246 GT? Yo me quedaría con esta última opción.

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear