Volvo V70 R: por si no te llega para el nuevo BMW M3 Touring

Volvo deportivos V70 R

La dinastía wagon es larga y próspera. Y las versiones deportivas o 'sleepers' son el coche familiar que necesitas para divertirte. Que se lo digan al Volvo V70 R...

Volvo es sinónimo de seguridad y elegancia. Aunque otrora fue una marca que, en ciertos momentos, daba rienda suelta a sus ingenieros para invertir en coches deportivos. El Volvo V70 R es uno de esos ejemplos perfectos de lo que representa esta cultura de sleepers.

Estos son algunos de los mejores sleepers que se han fabricado

Conocidos en las calles como los coches troll, se trata de vehículos familiares sin una apariencia agresiva. El típico que manejaría un abuelo, con la rodilla mala, siempre garaje y nunca circuito. Aunque a la hora de la verdad, solo sabrás como se ve su parte trasera mientras se aleja hacia el horizonte para encontrarse con Gandalf al amanecer.

El icono que supone el Volvo V70 R

Volvo V70 R

Los wagon de Volvo son bien conocidos. Antes de finalizar la década de los 2000, estos coches eran muy populares. Luego llegaron los SUV y cambiaron el panorama internacional del mercado, así que simplemente recordamos esa época como tiempos curiosos y felices.

Aunque para felicidad, la que daba el motor de 5 cilindros en línea turboalimentado de 2,5 litros del V70 R. Con sistema de tracción integral mediante diferencial Haldex y una tecnología puntera durante su lanzamiento en el año 2004.

Suspensión activa, frenos con discos ventilados de 330 mm en ambos ejes y una potencia de 300 CV y 400 Nm de par máximo. Capacidades que le permitían acelerar de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos y alcanzar 250 km/h de velocidad.

Volvo V70 R

Presentaba modos de conducción, una rareza para la época. Confort, Sport y Advance, que repercutían en el comportamiento del sistema de tracción integral y las ayudas electrónicas de estabilidad (además del comportamiento del cambio automático en las versiones que lo equipaban). Porque en curvas, este vehículo desataba la fiesta.

Sin embargo, también era un coche cómodo. Con ajuste eléctrico de asientos, mucho espacio y un enorme maletero de 485 litros ampliable hasta 1.641 litros de capacidad. Incluso equipaban navegador de Garmin y multitud de controles físicos y multimedia. Elementos curiosos en aquellos años, pero hablamos de un coche de lujo.

Ahora va camino de convertirse en todo un clásico. Un icono que, si está bien cuidado, supera los 15.000 euros de precio con facilidad en el mercado de segunda mano. Si has visto alguno últimamente... ¡Que sepas que están al alza!